Inicio NOTICIAS Día de Recordación del Holocausto
Pensamientos de Daniel Carmon*
Representante Permanente Alterno de la Misión Permanente de Israel ante las Naciones Unidas

Día de Recordación del Holocausto
Pensamientos de Daniel Carmon*
Representante Permanente Alterno de la Misión Permanente de Israel ante las Naciones Unidas

Por
0 Comentario

En el 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó por consenso la resolución 60/7 designando al 27 de enero (el día que el campo de concentración Auschwitz-Birkenau fue liberado por los aliados en 1945) como el Día Internacional para la Conmemoración de las Víctimas del Holocausto. Aunque tardía, mediante esta resolución iniciada por Israel y aquellas naciones responsables por liberar los campos de exterminio, la comunidad internacional estableció un consenso global para honrar la memoria de aquellos que lucharon, aquellos que murieron y aquellos que sobrevivieron.  

Desde la adopción de estas resoluciones se han generado innumerables programas, exhibiciones y monumentos conmemorativos relacionados con el Holocausto. A través del Programa de las Naciones Unidas y el Holocausto, más países están participando en esfuerzos para conmemorar el pasado y enseñar a las generaciones futuras la importancia de la lección de “nunca jamás.”  Como resultado, alrededor del mundo, en escuelas y museos, en bibliotecas y centros comunitarios, se pueden ver mayores esfuerzos por recordar el Holocausto y aprender sobre el peligro causado por el antisemitismo, la xenofobia y el odio generalizado. 

El trabajo comenzado por la ONU en el 2005 refleja la noble realidad de que podemos aprender de los episodios más obscuros de la humanidad para que ningún otro pueblo, en ningún lugar del planeta, vuelva a enfrentar un genocidio.  Mientras no podemos cambiar el pasado, tampoco somos prisioneros de la historia.  A través de la educación y la memoria, nuestras acciones pueden encaminar el futuro hacia una dirección de justicia y paz. 

Sin embargo, a medida que el tiempo pasa y nos alejamos de los horrores del nazismo, se ha visto un resurgimiento de antisemitismo, de la negación del Holocausto y del uso indebido de la shoá como un arma política. Cuando el Holocausto es usado para promover odio, en lugar de ser utilizado como un instrumento para fomentar la tolerancia y el respeto, es una mala señal de que algo peligroso está ocurriendo. Esta tendencia se vuelve aún más alarmante cuando los mismos países que promueven esta intolerancia abusan de la estructura de las Naciones Unidas para proteger a déspotas y dictadores que violan los derechos humanos de sus pueblos. El hecho de que la ONU fue creada para defender la democracia, y como una respuesta al Holocausto, parece no crearle ningún conflicto moral a aquellos países que promueven estas acciones. 

A pesar de estos esfuerzos por negar la verdad, desafiar nuestra memoria colectiva y retar a nuestra consciencia, debemos pasar la antorcha del recuerdo a las siguientes generaciones. No sólo es nuestro deber con el pasado, sino también nuestra responsabilidad con el futuro. 
 

*Embajador Daniel Carmón, Representante Permanente Alterno de la Misión Permanente de Israel ante las Naciones Unidas

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat