Inicio NOTICIAS Un argentino violó la seguridad del jefe del Estado Mayor israelí

Un argentino violó la seguridad del jefe del Estado Mayor israelí

Por
0 Comentario

Por: Shlomo Slutzky.- Desde ayer, el argentino más famoso en Israel ya no es el director de orquesta Daniel Barenboim ni el psiquiatra e historiador José Itzigsohn sino este soldado cuyo nombre no trascendió y que puso en jaque a la extrema seguridad del jefe de las Fuerzas armadas israelíes.

Recién este domingo se informó que el Jefe del Estado Mayor, el Teniente General Gabi Ashkenazi, es el "alto oficial militar" cuya tarjeta de crédito fue robada por un guardia de seguridad en el cuartel central militar de Tel Aviv. La investigación también reveló que había desaparecido de la oficina del general una pistola. En un primer momento, el general Ashkenazi no se había dado cuenta de las compras extras por un valor menor a 400 dólares.

Como guardia de seguridad, el soldado argentino-israelí vigilaba de vez en cuando el piso 14 del cuartel general, donde están ubicadas las oficinas de Ashkenazi y de su subjefe. Aunque todas las oficinas están cerradas por la noche, el guardia -que debe permanecer sentado en el pasillo cerca de los ascensores- tiene una clave para el vestíbulo principal que debía usar en caso de incendio para evacuar a dos soldados que duermen en una habitación cercana. El soldado habría utilizado la clave para entrar en la oficina de Ashkenazi y robar los datos de la tarjeta de crédito.

"Cuando se presente la acusación formal contra R., podremos demostrar que la historia está lejos de las fantasías que se crearon alrededor del hecho", declaró ayer a Clarín Idan Pesaj, el abogado del soldado, que elevó una queja ante la justicia porque no le leyeron a su cliente las acusaciones en castellano, su idioma materno.

Según Pesaj, el soldado llegó hace 4 años a Israel desde la Argentina junto a su familia, integrada por 12 personas. "Lamentablemente la familia sufrió problemas económicos, agravados por la enfermedad del hermano menor de R. Entonces recurrieron a prestamistas para conseguir dinero. Los acreedores comenzaron a presionarlos violentamente para que paguen, en especial a R."

Pesaj contó a Clarín que durante un año R. consiguió el dinero, pero que "en el último tiempo todo se complicó por lo que habría buscado una solución equivocada para intentar pagar su deuda y salvar su vida". El abogado no descartó la posibilidad de acudir a la embajada argentina para que interceda a favor del soldado. clarin
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat