Inicio NOTICIAS Arrestan en EE.UU. a un célebre rabino de Brasil

Arrestan en EE.UU. a un célebre rabino de Brasil

Por
0 Comentario

El hecho ocurrió el viernes de la semana pasada, pero recién trascendió a través del portal policial de Florida, Estados Unidos.

Este líder de la comunidad judía brasileña, reconocido en el mundo por su prédica tolerante y su labor de aproximación entre las distintas religiones, acababa de ser invitado por Benedicto XVI para el encuentro ecuménico que se realizará en el monasterio de Sao Bento de San Pablo, en la visita papal del 9 de mayo.

Sobel, de 63 años, pasó entre rejas el shabat (el sábado 23 de marzo). Y eso despertó las iras del judaísmo de Brasil, que vive el episodio como un maltrato. Ahora el rabinato quiere llevar el caso al Consejo Mundial de Rabinos de Israel. A los 63 años, este hombre carismático, fue protagonista de un hecho que sólo puede ser explicado a partir de su enfermedad. Ayer, precisamente, el rabino quedó internado en el hospital Albert Einstein de la capital paulista. Allegados a la familia indicaron que Sobel tendría disturbios propios de una senilidad prematura, que le provocó disturbios psiquiátricos (más precisamente, la cleptomanía).

Descendiente de polacos, nacido en Lisboa y criado en Nueva York, Sobel llegó a Brasil en 1970. El 31 de octubre de 1975, condujo junto con el obispo Arns un gigantesco acto ecuménico en la Catedral de San Pablo en homenaje al periodista Vladmir Herzog que acababa de ser asesinado en prisión por el régimen militar. Fue la primera gran manifestación antidictatorial. «Nos sobrevolaban, amenazantes, los helicópteros de las Fuerzas Armadas. Creímos que iban a bombardear la catedral» le contó a Clarín en una entrevista de 1996.

La prisión de Sobel en EE.UU. fue informada por la policía de Palm Beach, que actuó luego de que un empleado de la tienda Louis Vouitton pidiera auxilio de los agentes ante la «actividad sospechosa» de un cliente.

Una cámara de seguridad registró el momento en el que el rabino tomaba una corbata, la doblaba, la guardaba y se iba sin pagar. Al ser abordado por un policía en Worth Avenue, Sobel ofreció dinero para pagar la mercadería. Finalmente confesó que las había llevado sin abonar en la caja. En su auto tenía cuatro corbatas más, también hurtadas, de las marcas Giorgio’s, Gucci y Giorgio Armani.
Clarin

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat