Inicio NOTICIAS «La guerra se ha parado antes de que hubiera vencedores o vencidos»

«La guerra se ha parado antes de que hubiera vencedores o vencidos»

Por
0 Comentario

Javier Solana, de 64 años, Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, ha desplegado en estas cuatro semanas de guerra una intensa actividad diplomática que le ha llevado a viajar en tres ocasiones a la zona. La última, mientras se negociaba a contrarreloj en el Consejo de Seguridad la resolución 1701 que, entre otros aspectos clave, exige un alto el fuego, el desarme de los combatientes de Hezbolá y el despliegue de hasta 15.000 soldados para reforzar la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL). Solana expresa en esta entrevista su deseo deque los primeros militares de dicha fuerza empiecen a desplegarse la próxima semana para reducir al máximo los riesgos de una ruptura del alto el fuego.

Pregunta. Usted ha dicho que la UE tendrá un papel muy importante en la fuerza internacional.

Respuesta. Creo que la UE tiene una cierta obligación de formar parte de la fuerza internacional que se va a desplegar. Por el compromiso general de la UE con Oriente Próximo y por la relación especial que tiene con Líbano. Espero que haya una contribución importante en esta fuerza, que no será europea sino de Naciones Unidas.

P. ¿Cuándo empezará el despliegue?

R. El lunes [por ayer] se prevé constituir un equipo de planificación de la UE para trabajar conjuntamente con el equipo encargado de las operaciones de paz de la ONU. La aplicación tiene que ser urgente. Me gustaría que los primeros elementos estuvieran desplegados no después del inicio de la próxima semana.

P. ¿Irá ocupando terreno a medida que lo abandone Israel?

R. El mandato de la resolución de Naciones Unidas dice que es una fuerza que cooperará con el Ejército de Líbano, que tiene un cierto grado de debilitamiento. Hay que ayudar al Ejército libanés no sólo desde el punto de vista material y logístico sino también para que pueda responder a los problemas del sur y de la frontera con Siria.

P. ¿Qué países se han ofrecido para participar?

R. Francia, España, Italia, Grecia, los países nórdicos y algunos de los nuevos Estados miembros. Estos lo han hecho sin saber aún cuál era el mandato. En estos momentos FINUL -que es la fuerza sobre la cual se va a construir el despliegue- está mandada por un general francés.

P. ¿Tendrá entonces Francia un papel relevante?

R. Sin duda. La relación histórica de Francia con Líbano es conocida, aunque tiene una limitación porque fue un poco el patrocinador de la resolución 1559 del Consejo de Seguridad, que se adoptó después del asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri.

P. ¿Cuánto tiempo durará el proceso de despliegue?

R. Será cuestión de semanas. Hay países asiáticos -Australia, Indonesia o Malaisia- dos islámicos, que quieren participar, incluso latinoamericanos que han mostrado su interés. Es decir, será una fuerza multinacional.

P. Este domingo, Saad Hariri, hijo del presidente libanés asesinado, le dijo que ahora lo importante era desarmar a Hezbolá. ¿Cuál es el futuro de esta milicia?

R. Hezbolá tiene un mandato de Naciones Unidas de desarme a través de la resolución 1559. Lo que se desea es que este desarme se produzca de la manera lo más política posible, de manera que Hezbolá se vaya convirtiendo en una fuerza política en la vida normalizada de un Líbano normalizado. Es verdad que las relaciones que tiene Hezbolá con Irán van a hacer este proceso más difícil. Por tanto, Hezbolá tendrá que elegir entre ser una fuerza política responsable libanesa o ser una avanzadilla de Irán.

P. Además de la participación en la futura fuerza internacional. ¿ha tenido la UE un papel relevante en la solución de la crisis?

R. En la redacción del acuerdo de resolución Europa ha jugado un papel muy importante. Hay cinco miembros en este momento en el Consejo de Seguridad que son europeos y especialmente Francia, que ha sido un patrocinador de la resolución.

P. ¿Y en las negociaciones?

R. Sí. Ha habido que convencer a Israel y a Líbano de los límites del texto para que hubiera consenso. No se quería una resolución que no fuera aceptada por ellos y al final han aceptado. Nadie está satisfecho al 100%, pero es la mejor que se podía alcanzar.

P. La prensa israelí dice que esta guerra la ha ganado Hezbolá.

R. Creo que esta guerra no la ha ganado nadie porque no se ha acabado, ha llegado una resolución del Consejo de Seguridad antes de que hubiera vencedor. Las percepciones siempre son personales, pero la suma de percepciones personales indican que Israel, que nunca había mantenido una guerra con ningún país de la región que hubiera durado más de seis días, ha estado peleando contra Líbano y concretamente contra Hezbolá durante un mes. No ha habido derrota de ninguna de las partes. Pero es verdad la percepción de que Israel no ha ganado porque la guerra se ha parado antes de que hubiera vencedores o vencidos y esta es una situación histórica en la que Israel no se había encontrado hasta ahora. De ahí que haya una percepción desde el punto de vista del mundo árabe de que Hezbolá no ha perdido y que por tanto ha ganado.

P. ¿Cómo afecta la solución de esta crisis al conflicto de fondo entre Israel y Palestina?

R. Quisiera que quedara muy claro que ya no se pueden alcanzar acuerdos parciales que intenten medio resolver el problema de Oriente Próximo. El problema tiene una causa que es el conflicto entre Palestina e Israel. O tomamos la decisión de enfrentarnos a este problema y resolverlo o seguiremos con pequeñas guerras y grandes guerras que seguirán destruyendo y haciendo enorme daño en Oriente Próximo.

P. ¿Tiene la resolución aprobada sobre Líbano los mimbres de una solución definitiva?

R. Esta resolución, si todo sale bien, arreglará el problema entre Israel y Líbano. Pero el conflicto latente, el conflicto fundamental que no se ha resuelto es el conflicto entre Israel y Palestina y todos los demás conflictos son una consecuencia de una falta de solución del problema fundamental.

P. Sobre ese conflicto ¿qué posición tiene la Unión Europea?

R. Hay que resolverlo con un acuerdo que reconozca que las fronteras de antes de la guerra de 1967 son las fronteras del futuro Estado Palestino. Es una solución con dos Estados, Israel y Palestina, que pueden convivir juntos. A Palestina hay que decirle no solamente que va a tener un Estado sino cuales pueden a ser las fronteras de este Estado. Y creo honestamente que no hay otras fronteras que las anteriores a la guerra de 1967, con posibles intercambios de territorio entre Israel y Palestina acordados por las dos partes. Sin esto no habrá paz.
El Pais

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat