Inicio NOTICIAS Elecciones 2019: Los números cuentan la historia

Elecciones 2019: Los números cuentan la historia

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Cerca de 9 millones de personas viven en Israel y aproximadamente dos tercios de la población tiene la edad suficiente para votar, más de 18 años, es decir que en las próximas elecciones de abril unas 6 millones de personas estarán en condiciones de concurrir a las urnas.

 

Una encuesta difundida por The Jerusalem Post reveló que casi el 70% de los votantes concurrirá a sufragar,  es decir 4,2 millones de personas, una cifra importante si se compara con el 56% de los votantes en las elecciones presidenciales de los EE. UU. de 2016 aunque aún está lejos del promedio de participación del 95% en Australia y Bélgica, donde la votación es obligatoria.

 

Alrededor del 10% de la población de Israel tiene entre 18 y 24 años; unos 892,000 jóvenes, que en general evitan en gran medida la televisión y obtienen su información de las redes sociales. El porcentaje de los que votan es inferior al promedio.

 

Para influir en ellos, el Likud invierte fuertemente en los llamados «nuevos medios». A nivel mundial, y en Israel, las personas mayores votan mucho más que los jóvenes.

 

En las elecciones de la Knesset, los partidos deben obtener al menos el 3.25% del total de los votos emitidos, aproximadamente 140,000 votos, para obtener la representación en el parlamento.

 

En las últimas elecciones nacionales, en 2015, 10 partidos políticos pasaron este umbral mínimo y tuvieron acceso a las bancas. Otros 15 partidos se presentaron en las elecciones pero cayeron por debajo del umbral. De estos, el más grande fue el partido Yachad de Eli Yishai, quien anteriormente había presidido el  Shas, que obtuvo 125,158 votos.

 

Ocho partidos obtuvieron menos de 1.000 votos cada uno. El total de votos emitidos para estos 15 partidos pequeños fue de 233,371, lo que representó el 5% del total de votos emitidos. También hubo 43.854 votos en blanco o inválidos. Es probable que de nuevo en 2019 haya una docena o más de pequeños partidos que se postulen para un cargo.

 

En las elecciones de 2015, el 46% del total de los votos emitidos se destinó a los cinco partidos de derecha (Likud, Hogar Judío, Shas, Yisrael Beiteinu, Judaísmo de la Torá Unida), y el 49% se destinó a los partidos de centro-izquierda (Unión Sionista Lista conjunta (árabe), Yesh Atid, Kulanu y Meretz). Algunas encuestas indican un cambio a la derecha entre los votantes desde 2015. Pero la división entre la derecha y el centro-izquierda sigue siendo aproximadamente 50/50.

 

En teoría, los partidos de centro-izquierda, si cooperaran, podrían formar una «coalición de bloqueo», una agrupación política opuesta a un gobierno liderado por el Likud. Pero esto implicaría un grado de cooperación sin precedentes entre partidos como Meretz (izquierda) y la Lista Conjunta (árabe), y parece altamente improbable.

 

Un estudio realizado por la encuestadora Camille Fuchs y Shmuel Rozner, patrocinado por el Instituto de Política del Pueblo Judío, mostró que el 55% de los judíos israelíes defienden una identidad «judío-israelí», mezclando una «fuerte afinidad por las tradiciones judías y una cultura nacional».

 

Según el estudio, este grupo comparte algunas creencias fundamentales sobre la política y «es un grupo que todos los partidos deben ganar si quieren controlar el gobierno». Por lo tanto, “un partido político exitoso hoy tiene que ofrecer un patriotismo israelí de sabor judío «.

 

¿Es antirreligioso el centroizquierda? Quizás esto es lo que temía el asediado líder laborista Avi Gabbay cuando dijo: «La izquierda judía ha olvidado lo que significa ser judío».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat