Inicio NOTICIAS Hatzad Hasheni – Las elecciones estadounidenses de mitad de periodo del 2018 junto a las presidenciales del 2020: Implicaciones para Israel

Hatzad Hasheni – Las elecciones estadounidenses de mitad de periodo del 2018 junto a las presidenciales del 2020: Implicaciones para Israel

Por
0 Comentario

 RESUMEN: El pasado mes, Alexandria Ocasio-Cortez de 28 años, le ganó las primarias demócratas del Congreso estadounidense en el distrito Queens de Nueva York al muy respetado demócrata Joe Crowley, considerado el número 4 en el Partido Demócrata y acérrimo defensor de Israel. Esta sorprendente victoria muestra la creciente fuerza del ala izquierdista socialista-progresista del Partido Demócrata, un ala que apoya las posturas anti-israelíes y aboga por la eliminación de miembros del ala liberal moderada del partido. Israel debe prepararse para el día en que el ala socialista-progresista izquierdista obtenga hegemonía, primero en el Partido Demócrata (que ahora parece casi seguro obtener) y luego quizás dentro del Congreso de los Estados Unidos y la presidencia.

La crisis interna de las elecciones presidenciales estadounidenses del 2016, que muchos creen comenzó durante la presidencia de Barack Obama continúa empeorando, ya que el Partido Demócrata, los medios de comunicación y las instituciones académicas impugnan diariamente la legitimidad del Presidente Donald Trump. La intensificación de las disputas y de rivalidades políticas dentro de la sociedad estadounidense, específicamente entre el ala conservadora de derecha y sus seguidores y el ala socialista progresista izquierdista, está socavando el sistema democrático estadounidense y debilitando la postura del país como superpotencia, e incluso puede arrastrar a los Estados Unidos hacia otro conflicto civil (muy probablemente sin armas).

Los signos acumulativos de este conflicto incluyen lo siguiente:

La política de eliminar estatuas y monumentos de soldados y héroes confederados
La manifestación supremacista blanca en Charlottesville en julio, 2017 en la que un contra-manifestante fue asesinado
El intento de asesinato en masa por parte del activista izquierdista James Hodgkinson de todo el equipo republicano de béisbol del Congreso, lo que resultó en heridas graves al congresista republicano Steve Scalise
La negativa de las principales ciudades a cumplir con la ley federal sobre inmigración ilegal en su territorio municipal
Estos eventos son contrarios al contexto de las recientes encuestas de opinión pública que muestran que el Presidente Trump disfruta actualmente su más alto nivel de apoyo desde el comienzo de su mandato (42-45%) y cuando a la economía estadounidense se le ve creciendo de manera impresionante. El PIB estadounidense registró una tasa de crecimiento del 4,1% al final del segundo trimestre del 2018 y una tasa de desempleo de poco menos del 4%, la más baja en décadas. La tasa de desempleo entre los afroamericanos en particular, es la más baja registrada en la historia.

Dada la creciente polarización de la sociedad estadounidense y a pesar de las impresionantes cifras y logros de la administración Trump tanto en el ámbito nacional como internacional, mantener la pírrica mayoría del Partido Republicano en las elecciones legislativas de mitad de período el 6 de noviembre de 2018 será una tarea desafiante para el partido, sus miembros y para el presidente. Es razonable suponer que las tensiones sociales en los Estados Unidos se incrementarán a medida que se aproximen los períodos intermedios y que la retórica de ambas partes aumentará en consecuencia (como fue el caso en el período previo a las elecciones presidenciales del 2016).

Si el Partido Demócrata gana una mayoría en el Congreso, ciertamente intentará imponer restricciones a la política presidencial y a los patrones de distribución de poder dentro del sistema político estadounidense. Más allá de tales esfuerzos, esto pudiera muy bien intensificar las presiones de sacar por completo a Trump de la Casa Blanca, lo que algunos demócratas ven como una posibilidad dentro del contexto de las continuas investigaciones sobre la participación rusa en las elecciones del 2016.

El Presidente Trump lidera una política exterior inequívocamente pro-israelí y la pérdida de un Congreso dominado por los republicanos pudiera perjudicar su capacidad de mantener tales políticas. Esto pudiera tener implicaciones muy claras para una posible resolución del conflicto palestino-israelí. Incluso antes de las elecciones de mitad de período, la administración ha tenido que retrasar la publicación del plan de paz de Trump que tiene como destino poner fin al conflicto.

Mientras Trump tenga que lidiar con los desafíos internos de su legitimidad como presidente, la capacidad de su administración para hacer realidad sus intereses y los de sus aliados en los temas externos y de seguridad se verá socavada. Si el Partido Demócrata gana una mayoría en las elecciones al Congreso y efectivamente intenta acusar a Trump, se producirá una profunda crisis en la sociedad y en la política estadounidenses que puede perjudicar significativamente la capacidad estadounidense de tratar con los temas en política exterior.

Ante esto, los encargados de tomar decisiones en Israel deben reconocer lo que está sucediendo en la sociedad y política estadounidense y prepararse estratégicamente para el peor resultado posible. Si los demócratas logran rebasar a la mayoría republicana en el Congreso como resultado de las elecciones de mitad del período, Washington podría reducir significativamente su participación militar y diplomática en el Medio Oriente, tal vez incluso hasta el punto de dejar de funcionar como una superpotencia en la región y en el mundo, una situación que beneficiaría a Rusia y a China. A largo plazo, los responsables de tomar decisiones en Israel deben considerar y prepararse para la posibilidad de que los períodos intermedios sean presagio de las elecciones presidenciales del 2020.

Varios individuos del ala izquierdista-socialista-progresista del Partido Demócrata están considerando postularse a la presidencia en el 2020. Estos incluyen a Bernie Sanders, quien obtuvo el 43.1% de los votos en las primarias demócratas del 2016 y Elizabeth Warren, quien de manera dudosa dice ser de descendencia indígena. Ambos candidatos han expresado posturas anti-Israel. Si son electos, puede esperarse cumplan con estas posturas, no solo en términos de la política estadounidense sino también en la ONU.

Si el partido opta en su lugar por nominar a un demócrata que sea mucho más de la vieja escuela en la persona de Joe Biden o Hillary Clinton, también puede esperarse que ejerzan presión directa sobre Israel sobre el tema palestino. Lo más probable es que lo hagan para que se vea que el espíritu de la administración Obama continúa y también para mostrar su receptividad a los miembros más jóvenes y a menudo más estridentes del partido en sus diatribas anti-Israel.

Esta tensión dentro del Partido Demócrata refleja la más amplia volatilidad y radicalización de la sociedad estadounidense. La mayoría de los grupos minoritarios en los Estados Unidos incluyendo la mayoría de los judíos estadounidenses no-ortodoxos, así como también los residentes de estados mayormente azules como California y Nueva York, tienden a votar por figuras extremistas dentro del Partido Demócrata, tales como Alexandria Ocasio-Cortez. Dichos candidatos apoyan agendas progresistas socialistas dirigidas a crear un nuevo orden en los Estados Unidos. Estas agendas incluyen la protección del medio ambiente, así como también el corregir las injusticias percibidas y el apoyo incondicional a las comunidades LGBT, feministas, de color, hispanas y nativo-americanas. Estas agendas representan una apoteosis a la tendencia de políticas de identidad agresivas que han consumido en gran medida a la academia estadounidense. Y si también se consumen a la política estadounidense, provocará una verdadera revolución en la sociedad estadounidense.

Israel debe prestarle mucha atención a estas tendencias. En los Estados Unidos, sigue existiendo faltas perpetuas a serias y sustantivas discusiones sobre el tema de Israel basada en hechos. Las percepciones estadounidenses sobre Israel a menudo no están basadas en evidencias o en la realidad sino en sentimientos ideológicos alimentados por un discurso cada vez más hostil dentro de las premisas universitarias estadounidenses.

Como resultado, el conflicto palestino-israelí se está convirtiendo en una plaza para las rivalidades internas norteamericanas. Este es uno de los principales problemas que distinguen a los seguidores del Presidente Trump de sus más vociferantes oponentes. Los palestinos son percibidos cada vez más como un pueblo débil y oprimido en comparación con Israel, lo cual es percibido como la fuente no solo de los problemas palestinos, sino de todos los problemas en el Medio Oriente. Al mismo tiempo, el Partido Republicano cuenta con el apoyo de los enemigos de los progresistas, la comunidad cristiana evangélica, que comprende hasta un cuarto de la población del país. Los evangélicos simpatizan con Israel, principalmente por motivos religiosos y contribuyeron de manera significativa a la decisión de Trump de trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén en el mes de mayo.

Desde mediados del siglo XX, la tendencia de los judíos estadounidenses ha sido votar por el Partido Demócrata y su candidato presidencial. Israel ha considerado tradicionalmente a la antecámara judía-estadounidense como una fuerza política significativa (aunque ha tendido a evitar apoyar explícitamente a alguna de las partes). Pero esta percepción está cambiando. Muchos judíos estadounidenses están retirándole por completo su apoyo a Israel. Aquellos que apoyan la agenda progresista a veces respaldan la narrativa palestina, así como también los candidatos que la apoyan. Esta tendencia está erosionando la postura política de la antecámara judía tradicional ante el Estado de Israel y aumenta la importancia de la conexión de Israel con la comunidad cristiana evangélica. Esto no es nada menos que un cambio tectónico que tiene lugar dentro del contexto de las relaciones Estados Unidos-Israel.

Si bien la administración Trump es claramente pro-Israel, Jerusalén no debería descansar sobre sus laureles. Esta debe prepararse para la posibilidad de que eventualmente un presidente que pertenece al ala extrema del Partido Demócrata sirva en la Casa Blanca y muy probablemente posea posturas anti-Israel.

Si la sociedad estadounidense alcanza un punto de quiebre, algunos miembros de la facción moderada del Partido Demócrata pudieran separarse del partido y presentarse a las elecciones como candidatos independientes. Incluso pudieran establecer un tercer partido que trataría de bloquear las políticas extremas anti-Israel del Partido Demócrata. Pero si el ala moderada del Partido Demócrata elige permanecer y luchar por su lugar en el partido, este pudiera ser absorbido por el ala extrema del partido.

Este sería un escenario temeroso para Israel. En tal situación, Israel pudiera verse forzado a enfrentar fuertes presiones políticas, resoluciones unilaterales de la ONU sobre el establecimiento de un estado palestino dentro de las líneas de 1967, demandas por el derecho de retorno palestino y tal vez incluso leyes y decretos presidenciales anti-israelíes que obliguen a Israel a aceptar las demandas palestinas. No se requeriría ningún compromiso por parte de los palestinos y no se esperará que renuncien a ninguno de sus reclamos sobre el conflicto.

Es importante recordar que a pesar de su derrota en las elecciones del 2016, la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton obtuvo casi 3 millones de votos más que Donald Trump. Una victoria republicana en las elecciones de mitad de periodo en el 2018 y las elecciones presidenciales del 2020 de ninguna manera está garantizada. En vista de esto, Israel debe tomar estas acciones detalladas a continuación:

-Fortalecer lazos con las comunidades judías conservadoras y reformistas en los Estados Unidos. Es muy posible que algún día estos estadounidenses tengan que elegir entre apoyar a Israel o apoyar a un Partido Demócrata con puntos de vista extremistas hostiles a Israel al punto de poner en peligro su existencia. Israel debe actuar para garantizar que gran parte de la comunidad conservadora estadounidense y también la comunidad reformista tome decisiones políticas que respalden y apoyen a Israel.
-Fortalecer la conexión con el ala moderada del Partido Demócrata.
-Continuar fortaleciendo la alianza estratégica con la comunidad cristiana evangélica en los Estados Unidos y con el Partido Republicano.
-Continuar estableciendo estratégicamente alianzas y vínculos con países de todo el mundo para reducir la dependencia estadounidense sin erosionar las relaciones Estados Unidos-Israel y menoscabar el estatus de la relación especial.

*Doron Feldman es estudiante de doctorado en la Facultad de Ciencias Políticas, Gobierno y Asuntos Internacionales en la Universidad de Tel Aviv.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat