Inicio NOTICIAS Avances. Científicos israelíes descubren por qué las dietas fracasan y dan una solución

Avances. Científicos israelíes descubren por qué las dietas fracasan y dan una solución

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.-La flora del estómago causa aumento de peso después de las dietas. Investigadores del Instituto Weizmann investigaron el fenómeno del aumento de peso después de la dieta, el "efecto rebote" y descubrieron una posible cura.

Investigadores del instituto Weizmann investigaron el fenómeno del aumento de peso después de la dieta, también conocido como el "efecto rebote". Las personas a dieta encuentran que además de recuperan el peso perdido, tienden a agregar más peso del que perdieron. También, con cada aumento de peso adicional, el nivel de grasa en el cuerpo aumenta, causando un aumento en el riesgo de enfermedades relacionadas con la grasa como la diabetes tipo 2, el hígado graso y otras características de los síndromes metabólicos.

Los investigadores descubrieron que el efecto de rebote está significativamente influenciado por la flora del estómago, tal como fue publicado recientemente en la revista Nature, y puede ser mitigado por la intervención en la función y la estructura de esta flora. La investigación fue realizada por el Dr. Eran Elinav del departamento de Inmunología. Y el Prof. Eran Segal, del Departamento de Informática y Matemáticas Aplicadas en el Instituto Weizman.

El Dr. Elinav explicó que "la investigación realizada en ratones demostró que la flora de su estómago ‘recordaba’ el peso anterior y esto precipitaba la ganancia de peso mientras comían alimentos calóricos altos o cantidades más grandes de alimentos regulares. Analizando las diversas funciones de la flora del estómago, pudimos entender la contribución de estas flora al aumento de peso y desarrollar métodos diagnósticos para tratar el fenómeno".

La investigación de la estructura y las funciones de la flora del estómago reveló que cuando los ratones ganaban peso y luego volvían a su peso anterior, todas sus funciones corporales regresaron a sus niveles previos excepto la flora del estómago, que durante medio año después de la pérdida de peso exitoso conservaba las características de la flora estomacal malsana de los ratones gordos.

El estudiante de doctorado Christhoff Theiss, investigador del laboratorio del Dr. Elinav, colaboró con el estudiante de investigación Shlomik Yitav y la investigadora doctoral Dafna Rothchild del laboratorio del Prof. Segal, así como con otros científicos de diversas instituciones de todo el país. En una serie de experimentos, los científicos demostraron que la “flora del estómago graso” en los ratones que ganaron y perdieron peso causó el efecto rebote en estos ratones. Cuando los investigadores eliminaron la flora, del estómago de los ratones que habían sufrido el efecto rebote, mediante el uso de antibióticos, se evitó el efecto. Cuando esta misma flora se inyectó en ratones regulares, estos comenzaron a ganar niveles exagerados de peso en comparación con otros ratones a los que se les inyectó una flora estomacal regular.

Utilizando el software que habían desarrollado, los científicos fueron capaces de predecir con precisión, sobre la base de cientos de características de la flora del estómago, la cantidad exacta de aumento de peso que cada ratón ganaría en condiciones de dietas altas en calorías. Usando enfoques genómicos y metabólicos, fueron capaces de identificar un mecanismo que hace que la flora del estómago influya en el nivel de aumento de peso después de la dieta. Este mecanismo se basa en dos moléculas encontradas en los alimentos a base de plantas de los flavonoides. Los ratones con una historia de ganancia de peso después de la dieta, eliminaron estas moléculas más rápidamente que otras. Los científicos descubrieron que estas moléculas son responsables de descomponer el tejido graso, y los bajos niveles de moléculas en estos ratones impidieron la producción de energía a partir de estas grasas que luego se almacenaron en los cuerpos de los ratones.

Al cambiar la estructura de la flora del estómago y sus funciones, los científicos fueron capaces de prevenir el efecto rebote en estos ratones, cuando se les dio una dieta alta en calorías. En un caso, los científicos añadieron las dos moléculas que faltaban a la dieta de los ratones, y las moléculas adicionales instigaron la producción de energía a partir de la grasa y, por lo tanto, evitaron que el efecto del rebote se repitiera. Este método podría ser más adecuado para los seres humanos que la intervención en su flora del estómago. "

El profesor Elinav afirmó que el efecto rebote es un problema enorme que afecta a grandes porciones de la población mundial. "La obesidad caracteriza a la mitad de la población del mundo y sus complicaciones causan la muerte y enfermedades como la diabetes, el hígado graso y las enfermedades del corazón. Si los resultados de nuestra investigación sobre ratones se aplican a los seres humanos podemos utilizarlos para tratar los problemas de la obesidad humana.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat