Inicio MUNDO JUDIO Polonia: Varsovia presenta monumento a archivo secreto que documenta el horror de la Shoá

Polonia: Varsovia presenta monumento a archivo secreto que documenta el horror de la Shoá

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- Un grupo de organizaciones judías ha develado un monumento que marca el área donde un grupo de escritores y activistas judíos enterraron un archivo de material que documenta sus experiencias en la Shoá.

La conmemoración del Archivo Ringelblum se programó para el 78° aniversario del Levantamiento del Gueto de Varsovia el lunes.

Un grupo de historiadores, periodistas, escritores y activistas sociales liderados por Emanuel Ringelblum y conocido como Oneg Shabbat recopilaron el material, desde informes y diarios hasta carteles, dibujos e incluso envoltorios de dulces, documentando las horribles condiciones del gueto y escondiendo el escondite subterráneo bajo cajas de metal y latas de leche. Se han encontrado la mayoría de los documentos.

El monumento en la calle Nowolipki 28, diseñado por Łukasz Mieszkowski y Marcin Urbanek, se centra en un cubo transparente que contiene una copia de un documento de archivo.

Debido a la pandemia, no se organizó ninguna ceremonia oficial. Pero los grupos involucrados en el proyecto, entre ellos la Asociación Stacja Muranow, que educa a los lugareños sobre la historia del gueto de Varsovia, y la Asociación del Instituto Histórico Judío de la ciudad, dedicada a la investigación del Archivo Ringelblum, publicaron un video de ocho minutos al respecto en YouTube.

«Esto es importante para Polonia, importante para los residentes de Varsovia y esto es importante para toda la comunidad judía, donde sea que esté», dijo Piotr Wiślicki, presidente de la Asociación del Instituto Histórico Judío. “Durante la construcción de esta conmemoración, descubrimos artefactos antiguos de la época del gueto de Varsovia. Se depositarán en una vitrina especial en el Instituto Histórico Judío».

Poco después de que los nazis invadieran Polonia en 1939, obligaron a casi 500.000 judíos a vivir en barrios insalubres en lo que llegó a conocerse como el gueto de Varsovia. La mayoría fueron asesinados o murieron de hambre o enfermedad.

También hay planes para honrar al grupo Oneg Shabat con un monumento en el cementerio judío de Varsovia.

Por el contrario, un político de derecha polaco fue nombrado miembro de una junta del museo estatal de Auschwitz, lo que provocó la renuncia de un miembro judío el miércoles pasado en medio de reclamos de politización.

Stanisław Krajewski dijo que dejaría el Consejo Internacional de Auschwitz por la nominación de Beata Szydlo, del partido Ley y Justicia, informó Onet.

El ministro de Cultura, Piotr Gliński, miembro del mismo partido de derecha, anunció el martes la nominación de Szydło, quien se desempeñó como primer ministro durante casi dos años hasta 2017.

Bajo Ley y Justicia, Polonia ha sido acusada de manipular el registro histórico de la Shoá, una acusación que el partido ha rechazado, argumentando que está preservando al país de tal abuso. En 2019, Ley y Justicia aprobó una controvertida ley que prohíbe culpar a Polonia por la Shoá.

El museo estatal de Auschwitz se ha mantenido en gran medida al margen de ese debate y ha mantenido su estatus internacionalmente como un sitio importante de preservación e investigación.

Sin embargo, se consideró en gran medida que el museo había politizado su capacidad como lugar para las ceremonias de conmemoración de la Shoá, en las que el gobierno de Polonia, bajo Ley y Justicia, desmintió efectivamente la asistencia del presidente ruso Vladimir Putin.

Las tropas rusas liberaron el campo de Auschwitz, que la Alemania nazi construyó en la Polonia ocupada.

Por otra parte, a mediados del año pasado, Alemania duplicó su participación en un fondo para preservar el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau al aportar unos 135 millones de dólares, según anunció el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas.

El campo de exterminio, ubicado en Polonia, fue donde los nazis asesinaron a 1,1 millones de personas, un millón de los cuales eran judíos, de 1940 a 1945.

Alrededor de 80.000 polacos, 25.000 romaníes y 20.000 soldados soviéticos también perecieron allí antes de que el Ejército Rojo llegara en enero de 1945.

Hace más de una década, Polonia buscó contribuciones para establecer un fondo permanente para preservar el sitio, según informó el Congreso Judío Europeo (EJC, por sus siglas en inglés).

Maas fue citado en un comunicado emitido por el museo de Auschwitz diciendo que Alemania seguirá haciendo lo que «ha hecho durante años en el contexto de su responsabilidad histórica».

«Queremos apoyar este trabajo y preservar la memoria porque la responsabilidad alemana por el Holocausto nunca terminará», subrayó el ministro.

Cada año, más de dos millones de personas visitan el sitio, que cubre más de 200 hectáreas.

«El período de la pandemia muestra que en cada situación difícil y de crisis se despiertan temores, tensiones, reticencias y fantasmas del pasado. En este momento, todos debemos escuchar con prudencia las advertencias del pasado para que las dificultades económicas que estamos experimentando y pronosticando no conduzcan a una crisis moral, una crisis de humanidad», dijo el director del museo, Piotr Cywiński.

El directivo indicó que se sufrió «mucho» la falta de visitantes al sitio. «Muchos programas e inversiones tuvieron que cancelarse o posponerse para años posteriores. Muchas personas han preguntado en el pasado si no sería posible introducir boletos de entrada pagados ya que los fondos recaudados de esta manera ayudarían a lograr la gran misión del museo», añadió.

Los recorridos con un educador para visitantes individuales se realizarán en grupos más pequeños de hasta 15 personas. La cantidad de personas en el sitio también se minimizará. Los visitantes deberán observar una distancia interpersonal segura, tanto antes de ingresar al Museo como durante el recorrido.

Las mismas regulaciones que rigen la cobertura de la boca y la nariz se aplican en las instalaciones como en toda Polonia (en este momento la cara debe estar cubierta en el interior). Varios lugares en los terrenos del Museo también se han equipado con dispositivos para el saneamiento de manos sin contacto, y se ha colocado una puerta especial de saneamiento frente a la entrada.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat