Inicio MUNDO JUDIO Coronavirus: Testimonio de un miembro de Jabad desde Brooklyn

Coronavirus: Testimonio de un miembro de Jabad desde Brooklyn

Por Iton Gadol
0 Comentario

Un argentino radicado en Nueva York dialogó con la Agencia AJN sobre las recientes manifestaciones de la comunidad jasídica en contra del cierre de escuelas por la propagación del coronavirus: “La realidad es que ya no hay tantos casos, porque ya nos contagiamos todos. Las autoridades tienen a la comunidad un poco en la mira y no condenaron otras reuniones masivas de la misma manera que lo hicieron con nosotros”.

Agencia AJN.- Chochi Tawid es argentino y un personaje muy conocido en el ámbito de la comunidad jasídica de Nueva York, sobre todo en el “770”, como se conoce a la sede de Jabad Lubavitch. Últimamente, la comunidad de Brooklyn ha estado en las noticias de todo el mundo, supuestamente por no cumplir las medidas de prevención del coronavirus. Sin embargo, Tawid tiene otra mirada al respecto y dialogó con la Agencia AJN sobre lo que estuvo pasando en los últimos días.

“Creo que el alcalde de la ciudad (Bill de Blasio) tiene un poco en la mira a los judíos, porque criticó fuertemente a los judíos que asistieron al funeral de un rabino, pero apoyó las manifestaciones masivas de ‘Black lives matter’ (por el asesinato de George Floyd)”, opinó Tawid.

Además, respecto a las manifestaciones que hubo en los últimos días por el cierre de escuelas de la comunidad judía, consideró: “Quieren hacer los cierres porque hay un porcentaje de positividad de los test de un 3 por ciento y creen que es una zona de muchos contagios. Pero al mismo tiempo se hicieron testeos masivos dentro de la comunidad, y en uno donde se testearon a 2000 personas, solo dieron positivo 4. De esa manera, se está demostrando al gobierno que la realidad es que ya no estamos tan contagiados, porque ya nos contagiamos todos, y que ese 3 por ciento es porque sólo se está testeando a la gente con síntomas”.

Puerta del “770”, como se conoce a la sede de Jabad Lubavitch en Nueva York

En cuanto a si los ortodoxos cumplen o no las normas de prevención, destacó que “en las escuelas se están tomando los recaudos necesarios para mantener la distancia. Pero como la mayoría de la gente ya tuvo coronavirus, en muchos ámbitos siente que ya no tiene sentido tomar las medidas de prevención. Quizás en los templos no se utilizan las medidas, pero cuando entran a un comercio, sí usan el barbijo. Además, los doctores dentro de la comunidad hicieron los testeos correspondientes y recomendaron a los ancianos que no salieran de sus casas”.

-¿Cómo están viviendo en este momento en Nueva York?
-Se ven bastantes avances, cada vez se vuelve más a la normalidad. Quizás Manhattan no volvió al ritmo anterior a la pandemia, pero igualmente se ve bastante movimiento. Muchas empresas aún tienen miedo de convocar de manera presencial a todos sus empleados. Lo que menos se ve es turismo. Pero en Brooklyn el movimiento es bastante normal. La única diferencia es que la gente entra a los locales con barbijo.

-¿Cómo impactó el hecho de que Trump se haya contagiado de coronavirus?
-Desde mi punto de vista, hoy en día hay mucha más información sobre el virus y es menos peligroso, por lo cual no impactó tanto. De hecho hoy en día en EEUU hay más casos, pero menos muertes.

-¿Cómo se sufrieron los contagios dentro de la comunidad judía de Brooklyn?
-En nuestra comunidad fue uno de los primeros lugares donde se sufrió el virus, a principios de marzo, con las fiestas, los templos y los casamientos que se llevaron a cabo cuando todavía no había mucha información sobre el coronavirus. Estuvimos más reunidos que otros sectores de la población. Al principio lamentablemente tuvimos muchos casos, pero después de eso ya no se escuchan más casos de muertes. Los rumores dentro de la comunidad son que la mayoría de las muertes fue por problemas de los hospitales. Mucha gente anciana que no fue a los hospitales, sobrevivió. En los hospitales no conocían los tratamientos adecuados y se escuchan rumores de que a la gente anciana la dejaban de lado, porque estaban desbordados. Incluso la Hatzalah (servicio médico de emergencia) cuando vio que pasaba eso, trataron de monitorear que los ancianos se quedaran en sus casas e iban a chequearles el oxígeno, para que se recuperaran en sus hogares y no tuvieran que ir a un hospital.

Así están las calles de Brooklyn ahora

-¿Hay un desacato a las medidas de prevención del coronavirus por parte de la comunidades ortodoxas en Brooklyn?
-Decir que hay un desacato sería generalizar mucho. En las escuelas se están tomando los recaudos necesarios. Mis hijos tienen acrílicos en el pupitre para que puedan mantener la distancia. Esas medidas son controladas por el gobierno. Pero como la mayoría de la gente ya tuvo coronavirus, en muchos ámbitos siente que ya no tiene sentido tomar las medidas de prevención. Quizás en los templos no se utilizan las medidas, pero cuando entran a un comercio, sí usan el barbijo. Además, los doctores dentro de la comunidad hicieron los testeos correspondientes y recomendaron a los ancianos que no salieran de sus casas.

-¿Entonces por qué se escucha tanto en los medios de comunicación que los judíos ortodoxos no están respetando las reglas?
-Siempre depende de qué medio escuches. No es lo mismo Fox News que la CNN. Además, creo que el alcalde de la ciudad tiene un poco en la mira a los judíos, porque en plena pandemia, cuando falleció un rabino famoso, salieron todos los judíos a la levaiá (velatorio) y se vino el alcalde mismo para ver lo que estaba pasando. Entonces al otro día, hizo muchas críticas sobre eso. Pero unos días después empezó lo de “Black lives matter”, se juntaban diez veces más que en el funeral de ese rabino, y el alcalde apoyó esas manifestaciones. Por eso creo que hay un poco de hipocresía.
Hace unos días, el gobernador de Nueva York puso dos fotos de templos religiosos que estaban llenos, a pesar de que oficialmente los templos fueron reabiertos, pero después se dieron cuenta de que esas fotos eran de hace 14 años atrás.

-Dentro de la vida de la comunidad judía, ¿qué es lo que está permitido y qué no?
-En general ya se abrió todo. Escuelas, templos, cementerios. Sólo cierran alguna institución cuando se conoce algún contagio.

-¿Y las manifestaciones que hay por parte de los religiosos por qué se producen?
-Las manifestaciones son porque hubo un caso y quisieron cerrar unas escuelas. Pero lo que está pasando es que como hay un porcentaje de positividad de los test de un 3 por ciento, creen que es una zona de muchos contagios. Pero al mismo tiempo se hicieron testeos masivos dentro de la comunidad, y en uno donde se testearon a 2000 personas, solo dieron positivo 4. De esa manera, se está demostrando al gobierno que la realidad es que ya no estamos tan contagiados, porque ya nos contagiamos todos, y que ese 3 por ciento es porque sólo se está testeando a la gente con síntomas.

-¿Se sienten discriminados? ¿Hay una obsesión con los ortodoxos?
-Existe un poco. Quizás porque ven los templos abiertos…pero las iglesias también están abiertas. Pero vuelvo a repetir: en las manifestaciones de “Black lives matter” había miles de personas en las calles y ahí nadie se quejaba. Hay mucha hipocresía y creo que estamos un poco “target” (en la mira).

-¿Está abierto el intercambio de chicos que llegan del exterior a Nueva York?
-Los rabinos pidieron que no vinieran. Los que vienen a estudiar si pueden venir, pero los que vienen sólo a pasar los «jaguim» (festividades), no.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat