Inicio ISRAEL Las fuerzas de seguridad evacuan a los israelíes de Turquía tras una amenaza

Las fuerzas de seguridad evacuan a los israelíes de Turquía tras una amenaza

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Las fuerzas de seguridad israelíes evacuaron a ciudadanos israelíes de su hotel en Estambul la semana pasada, supuestamente antes de que un escuadrón de asalto iraní intentara secuestrarlos o matarlos.

El drama de la vida real se desarrolló en medio de informes de que los iraníes tenían como objetivo a los turistas israelíes en Estambul como represalia por el asesinato el mes pasado de Hassan Sayyad Khodaei, un coronel de la Guardia Revolucionaria, del que Irán ha culpado a Israel.

Pero lejos de sembrar el pánico, la orden de evacuación y las advertencias posteriores fueron recibidas con confusión, y cierta apatía, sobre el terreno en Turquía, tanto entre los judíos locales como entre los israelíes que visitan el país. Las advertencias llegan en un momento en que las relaciones turco-israelíes son más cálidas -o al menos frías- de lo que han sido en más de una década. A principios de este año, el presidente israelí Isaac Herzog se reunió con su homólogo, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, y el mes pasado, el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía viajó a Jerusalén para reunirse con su homólogo israelí, Yair Lapid.

(Lapid había anunciado el domingo que viajaría a Ankara para otra reunión esta semana, pero no está claro si la disolución del gobierno israelí y el ascenso de Lapid a primer ministro interino afectarán a esos planes).

Al parecer, Israel pospuso la advertencia durante algún tiempo para dar a las autoridades turcas la oportunidad de resolver la amenaza internamente. Finalmente, la evacuación se hizo en cooperación entre el Mossad y las autoridades turcas, a las que el primer ministro Bennett elogió esta semana.

«Los esfuerzos operativos junto a las fuerzas de seguridad turcas han dado sus frutos», dijo Bennett.

El Consejo de Seguridad Nacional de Israel también emitió su advertencia de viaje más severa para Turquía, poniéndola al mismo nivel que los estados devastados por la guerra como Afganistán y Yemen – así como Irán.

«Si ya está en Estambul, regrese a Israel lo antes posible», dijo el 13 de junio el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid. «Si han planeado un viaje a Estambul, cancélenlo. No vale la pena arriesgar la vida por unas vacaciones».

«Las fuerzas de seguridad del Estado de Israel están haciendo todo [en su poder] para frustrar estos ataques y neutralizar a los atacantes y sus operadores», dijo el primer ministro Bennett al día siguiente. «No dudaremos en utilizar el poder del Estado de Israel en cualquier parte del mundo, para la protección de nuestros ciudadanos».

A medida que avanzaba la semana, las advertencias de Israel se hacían más graves, aunque se informó de que varias de las células iraníes fueron neutralizadas por las fuerzas israelíes y turcas.

El viernes, Israel pidió a sus nacionales en Turquía que se encerraran en las habitaciones de los hoteles y tuvieran cuidado de abrir las puertas incluso al personal de servicio y a los repartidores.

«Pido a todos los israelíes en Turquía que obedezcan las instrucciones de las fuerzas de seguridad», dijo el ministro de Defensa, Benny Gantz, en un comunicado el sábado por la noche. «Israel está trabajando para frustrar los intentos iraníes de llevar a cabo un ataque, y se está preparando para responder con fuerza a cualquier ataque contra ciudadanos israelíes – en cualquier lugar».

Para los israelíes sobre el terreno, sin embargo, la advertencia ha suscitado una respuesta más discreta.

«Sinceramente, me he enterado por las noticias», dijo Itay, un israelí que vive en Turquía, a la Agencia Telegráfica Judía. Pidió que no se compartiera su apellido por razones de seguridad y privacidad.

Dice que no ha sentido ninguna razón para cambiar sus rutinas y que tampoco conoce a ningún otro israelí que lo haya hecho.

«No estoy gritando en hebreo o algo así, por supuesto. Pero si alguien me pregunta de dónde soy, siempre diré que de Tel Aviv», dijo.

El rabino Mendy Chitrik, emisario del movimiento Jabad-Lubavitch que trata semanalmente con decenas de turistas israelíes, dijo que la semana pasada se vio inundado de mensajes de expatriados y viajeros israelíes que le pedían consejo.

«Cuando la gente me llama y me pregunta si debe venir, les digo que deben consultar las instrucciones de seguridad de su gobierno y tratar de cumplirlas», dijo.

Sin embargo, ha visto pocos cambios: «Camino por las calles de Nisantasi [uno de los barrios comerciales más modernos de Estambul] y todavía oigo hablar a los israelíes», dijo.

Chitrik dijo que no tenía conocimiento directo de cuántas personas han decidido cambiar sus planes de viajar a Estambul basándose en las advertencias. Sin embargo, como director de las operaciones de supervisión kosher en Turquía para los rabinatos israelí y turco, así como para la Unión Ortodoxa con sede en Estados Unidos, Chitrik señaló que el número de comidas kosher encargadas para los vuelos de las aerolíneas con destino a Turquía no ha experimentado ningún descenso.

Según el sitio de noticias israelí Walla, unas 3.750 personas en 21 vuelos partieron de Israel a Turquía el 13 de junio, a pesar de las advertencias. Sin embargo, eso también incluye a los que pasan por el aeropuerto de Estambul, el segundo más concurrido de Europa, que no estaba incluido en la advertencia.

En general, Chitrik tampoco prevé muchos cambios en su rutina habitual.

«Como rabino, como persona de fe, confiamos, en primer lugar, en Dios, y luego también confiamos en las autoridades de Turquía para que protejan a sus ciudadanos y a la comunidad judía y también a los millones y millones de turistas que vienen a Turquía», dijo.

En su cobertura del asunto la semana pasada, los medios de comunicación israelíes parecían tener dificultades para encontrar a alguien que realmente hiciera caso de la advertencia de abandonar el país, aunque The Times of Israel informó de que muchos se refugiaron en sus habitaciones de hotel tras la advertencia del viernes.

Los expatriados israelíes no son, ni mucho menos, los únicos judíos en Estambul, que alberga una comunidad turco-judía de 15.000 miembros.

La comunidad también ha sido un objetivo antes por las tensiones con Israel, especialmente en 1986, cuando un pistolero palestino abrió fuego contra la emblemática sinagoga Neve Salom de Estambul, matando a 22 personas. En 2003, dos coches bomba explotaron frente a Neve Salom y otra sinagoga de la ciudad, matando a 28 personas. Se cree que los atentados de 2003 fueron obra de Al Qaeda.

No obstante, el rabino jefe de Turquía, Ishak Haleva, instó públicamente a los israelíes a seguir visitando Turquía, a pesar de las advertencias del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel.

«Hubo un asunto que ocurrió, [y] el Estado de Israel se puso de pie – y con razón», dijo Haleva en una entrevista con The Jerusalem Post. «De lo contrario, serían responsables si ocurriera algo y no lo advirtieran de antemano».

No obstante, se refirió al supuesto complot como «mucho más ruido que amenazas reales».

«Creo que los israelíes deben seguir viniendo y visitando. Turquía es un país muy bonito. Pueden venir y disfrutar de él sin montar un escándalo», dijo Haleva. «Turquía es hermosa en verano, así que por favor, sean nuestros huéspedes».

Aunque también dijo que «cuando hablen en la calle, no deberían hablar tan alto como suelen hacerlo».

Bennett subrayó el lunes que, a pesar de las detenciones, la amenaza seguía activa.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat