Inicio ISRAEL Jerusalem se consolida como la capital de la pobreza de Israel

Jerusalem se consolida como la capital de la pobreza de Israel

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El descenso de Jerusalem al segundo nivel socioeconómico más bajo de Israel no es ninguna sorpresa. La ciudad lleva décadas descendiendo rápidamente en la clasificación socioeconómica del país y el gobierno se ha dedicado principalmente a disimular los problemas y a buscar fuentes de financiación para proyectos que encubran la amarga verdad.

Pero los datos no se pueden tapar. La capital de Israel es la capital de la pobreza y el hecho es que los haredi (ultraortodoxos) están entre los más pobres del país en términos económicos.

La magnitud de la brecha entre la imagen deseada y la cruda realidad de lo que ocurre en la capital se vio la semana pasada cuando se abrieron los sobres (para ser más exactos el sobre) de una de las licitaciones emblemáticas de los terrenos del Estado: tres lotes para la construcción de tres torres frente al Centro Internacional de Conferencias Binyanei Ha’ooma de Jerusalem. Se trata del núcleo de lo que se convertirá en el nuevo distrito de negocios en la entrada occidental de la ciudad, con oficinas, comercio y viviendas apoyadas por el empleo, la hostelería y el turismo, la cultura del ocio, el entretenimiento y el recreo, en cientos de miles de metros cuadrados de nuevos edificios de gran altura.

Había grandes expectativas para la licitación y, en consecuencia, una gran decepción. Sólo se recibió una oferta de un consorcio formado por JLTV Fund, BSR Engineering and Development y Yehuda Rahamim Building Co. Esa fue la primera decepción. La segunda decepción fue que el precio ofertado de 120 millones de NIS era sólo 7 millones de NIS por encima del precio mínimo de las ofertas y la mitad de la evaluación de los tasadores, que estimaban que los lotes valían 249,4 millones de NIS.

Se pueden dar muchas explicaciones a los resultados de la licitación. La situación económica disuadió a los promotores de embarcarse en proyectos aventureros. Los bancos y las instituciones de inversión son cada vez más cautelosos con los proyectos que financian. Pero incluso teniendo en cuenta todas las circunstancias atenuantes, es difícil creer que una licitación tan emblemática en Tel Aviv haya atraído a un solo postor y a la mitad de la valoración del tasador.

De un modo u otro, la licitación terminó como lo hizo porque así es como el mercado privado ve la viabilidad de invertir en Jerusalem a finales de 2022.

Si hay una sorpresa en cuanto al índice socioeconómico es la rapidez y la potencia del declive de Jerusalem. En 1995, la Oficina Central de Estadística situó a la ciudad en el quinto nivel socioeconómico del país (diez es el más alto y uno el más bajo). Jerusalem cayó al cuarto nivel después de 2000 y al tercero en 2013. En 2015, la ciudad cayó aún más al segundo nivel, pero en 2017 consiguió volver a escalar hasta el tercer nivel. En 2019, (la última cifra publicada la semana pasada por la Oficina Central de Estadística), Jerusalem volvió a caer al segundo nivel socioeconómico más bajo. La Oficina Central de Estadística cambia de vez en cuando la metodología de sus cálculos, pero independientemente de ello, Jerusalem está en constante declive socioeconómico.

La Oficina Central de Estadística mide no sólo el nivel socioeconómico de las ciudades, sino también los barrios individuales dentro de las ciudades. Según esta medición, resulta que de unos 1.630 barrios medidos en todo Israel, 115 estaban clasificados en el nivel más bajo, de los cuales 54 estaban en Jerusalem (en 1995 sólo cinco barrios estaban en el nivel más bajo), seguido de Bnei Brak con 16 barrios, y Rahat y Modi’in Illit con 9 barrios cada uno en el nivel más bajo.

De los seis barrios más pobres de Israel, tres de ellos están en Jerusalem (el sur de Geula y dos barrios cerca de Mea Shearim), dos barrios están en Beit Shemesh y uno en Bnei Brak).

«Lo que realmente me choca de los datos es el hecho de que la mitad de los habitantes de Jerusalem viven en barrios de nivel 1», observa el jefe de análisis de datos y servicios del Instituto de Investigación Política de Jerusalem, Yair Assaf-Shapira. De hecho, 491.000 jerosolimitanos viven en el nivel socioeconómico más bajo.

Assaf-Shapira explica: «Una de las razones por las que los barrios de Jerusalén Este (los barrios árabes) se sitúan por encima de algunos de los barrios haredíes es el número de niños. Vemos una tendencia en la sociedad árabe, tanto en Israel como en Jerusalén Este, a tener un menor número de hijos».

La razón de la caída de Jerusalem en el índice socioeconómico desde 1995, añade Assaf-Shapira, es que las estadísticas de hace 27 años incluían la inmigración a la ciudad desde la década de 1970, que era una población fuerte.

En muchos lugares, la población árabe se encuentra en mejor situación económica que la población haredí, algo que también se refleja en el índice de la Oficina Central de Estadística. Seis barrios de Bnei Brak, Jerusalén y Beit Shemesh son más pobres que los consejos locales beduinos más débiles, que son Neve Midbar, Arara, Tel Sheva y Kaspia, mientras que ciudades y consejos árabes como Baka al-Gharbia, Sakhnin, Deir Hana, Kafr Bara, Devoriya y Jish han ascendido a niveles socioeconómicos superiores.

La población árabe, incluso en Jerusalén Este, ha reducido su tasa de natalidad, lo que, según Assaf-Shapira, mejora la clasificación de los barrios árabes de Jerusalén. «Una de las razones por las que los barrios de Jerusalén Este se sitúan por encima de algunos de los barrios haredíes es el número de niños. Vemos una tendencia en el sector árabe, tanto en Israel como en Jerusalén Este, a reducir el número de niños. Así, la media de hijos en un hogar de Jerusalén Este es de tres niños, mientras que en las familias ultraortodoxas es el doble».

Otra cuestión que menciona, aunque subraya que aún no se han recogido datos al respecto, es la educación superior entre la población árabe, que progresa más rápidamente que la población haredi.

Otro factor que contribuye a la mejora de la situación de las comunidades árabes en Israel es la Resolución 922 introducida por el gobierno de Netanyahu en 2015, que incluía el tratamiento económico de una serie de factores que afectan a la situación socioeconómica de la población árabe, especialmente sobre el empleo. Desde entonces, la tasa de empleo en el sector árabe en Israel ha aumentado, así como el salario medio, algo que también muestran los datos de la Oficina Central de Estadística.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat