Inicio ISRAEL En Viernes Santo, el arzobispo de Jerusalem hizo un llamado a orar contra el coronavirus

En Viernes Santo, el arzobispo de Jerusalem hizo un llamado a orar contra el coronavirus

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El arzobispo Pierbattista Pizzaballa, quien está al frente de la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalem, hizo un llamado a orar por las personas que sufren y mueren por el coronavirus, la pandemia que ya dejó casi 100 mil muertos en todo el mundo.

«Estamos celebrando el Viernes Santo, la conmemoración de la muerte de Jesús, en circunstancias muy difíciles», dijo el arzobispo Pierbattista Pizzaballa frente a la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalem, venerado como el lugar de la crucifixión, sepultura y resurrección de Jesús.

En declaraciones a la agencia de noticias Reuters antes de entrar por las gigantescas puertas principales de la iglesia de arenisca, el religioso hizo el llamado a pedir por el fin de la epidemia.

La iglesia del Santo Sepulcro se cerró al público hace semanas, pero se abrió el Viernes Santo Católico específicamente por su entrada para oraciones y un servicio al que asistieron algunos clérigos.

El COVID-19 ha infectado a más de 10.000 personas en Israel, con 93 muertos. Ha habido 263 casos y una muerte en los territorios palestinos, principalmente en Cisjordania.

Los residentes de Jerusalem cumplen con un aislamiento obligatorio para todas las actividades excepto las esenciales, que no incluyen ceremonias religiosas.

Las denominaciones cristianas que comparten la custodia del Santo Sepulcro enfrentan cierres sin precedentes en la memoria viva, al igual que los líderes judíos y musulmanes en una ciudad que tiene sitios sagrados para las tres religiones.

Pesaj, Pascua y el Ramadán se celebran este mes, y los católicos celebran el Viernes Santo hoy y el Domingo de Pascua el 12 de abril.

«La muerte ha surgido en todo el mundo», dijo Pizzaballa, «así que es importante… en este lugar, donde sucedió (la crucifixión de Jesús) que podamos rezar (y) conmemorarlo».

Pizzaballa hizo un llamado a las personas «a unirse en el corazón, en la oración, con todos los que sufren y mueren».

Luego entró en la iglesia, sus grandes puertas se cerraron detrás de él.
Poco después, el sonido penetrante de los cantos y las oraciones surgió desde lo alto en un antiguo patio en la cima del Santo Sepulcro, donde se construyó una iglesia por primera vez en el siglo IV.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat