Inicio Irán Opinión: Biden se prepara para firmar un terrible acuerdo con un régimen terrorista

Opinión: Biden se prepara para firmar un terrible acuerdo con un régimen terrorista

Por M S
0 Comentario

Artículo publicado por David Suissa en Israelnoticias.com

Itongadol.- Hace tiempo que pienso que Joe Biden pasó la prueba del “kishkes” en lo que respecta a su apoyo a Israel. Desde que conoció a Golda Meir como senador junior en 1973, el hombre se ha reunido con todos los primeros ministros israelíes. Como muchos otros en nuestra comunidad, di por sentado que siempre apoyaría a Israel, en un mundo obsesionado con difamar al único Estado judío del mundo.

Ojalá siguiera pensando así.

Tanto si Biden se da cuenta como si no, el terrible acuerdo que está a punto de cerrar con el régimen terrorista de Irán pone en peligro a Israel y al resto de la región.

A estas alturas es ampliamente aceptado que en su afán por conseguir que Irán firme un acuerdo nuclear -cualquier acuerdo nuclear, aparentemente- Biden ha desperdiciado la enorme influencia de Estados Unidos y ha cedido a prácticamente todas las exigencias iraníes.

He leído innumerables análisis de expertos de todo el espectro político, y son bastante coherentes con esta conclusión de un antiguo oficial de inteligencia especializado en terrorismo iraní, Michael Pregent, que escribe en Newsweek: “Si la administración de Biden vuelve a entrar en el acuerdo nuclear de Irán sin abordar los sitios no declarados, las cláusulas de extinción, los misiles balísticos, el comportamiento regional, el terrorismo y los derechos humanos, entonces habrá entrado en un acuerdo peor que incluso el de 2015”.

El jefe de la Liga Antidifamación, Jonathan Greenblatt, a quien difícilmente se puede llamar extremista, también advirtió que el acuerdo de Biden está “lejos de ser adecuado para enfrentar toda la gama de amenazas generadas por este régimen”.

¿Qué tipo de régimen? Greenblatt lo explica: “El mayor estado patrocinador del antisemitismo en el planeta, que constantemente produce memes genocidas y difunde propaganda hostil contra los judíos”, uno cuyo “deseo declarado de aniquilar al Estado judío debe ser tomado en serio”.

Más allá de esta amenaza genocida para Israel, Greenblatt añade el “peligro más amplio que Irán representa para la región y el mundo a través de su apoyo a las milicias proxy y el empleo del terror como arte de Estado”, con “actividades [que] abarcan casi todos los continentes [ya que] han dejado muerte y escombros a su paso en países como Argentina, Líbano, Turquía, Bulgaria e incluso en Estados Unidos”.

El propio general del Mando Central de Biden, Kenneth McKenzie, ha calificado los 3.000 misiles balísticos de Irán como “la mayor amenaza para la seguridad de la región”. Nada en el acuerdo aborda esa amenaza.

Es desconcertante por qué Biden pensaría que liberar miles de millones en alivio de sanciones a un régimen tan terrorista a cambio de dudosas promesas de un país tramposo y engañoso sería una buena idea.

He escuchado varias explicaciones: Considera que el acuerdo defiende su legado y el del ex presidente Barack Obama; quiere deshacer todo lo que hizo el ex presidente Donald Trump; está desesperado por conseguir cualquier tipo de “victoria” después de la desastrosa salida de Afganistán; necesita bajar los precios de la gasolina para aumentar sus cifras de aprobación, y eliminar las sanciones contra el rico Irán del petróleo le ayudará a hacerlo; simplemente está siguiendo el consejo de sus negociadores demasiado ansiosos en Viena (lo que significaría, por supuesto, ignorar a los tres miembros de su equipo de Irán que renunciaron el mes pasado porque Biden estaba siendo demasiado blando).

La verdad, sin embargo, es que no importa realmente por qué Biden ha cedido ante Irán. Lo que importa es que parece decidido a impulsar un acuerdo a toda costa, y el mundo judío no debe permanecer en silencio.

¿Deberíamos estar agradecidos de que los rusos, tambaleándose por las sanciones globales, hayan introducido demandas de última hora que puedan echar por tierra el acuerdo? No necesariamente. Al igual que vimos con su antiguo jefe, Obama, cuando el hombre más poderoso del mundo decide que quiere un acuerdo -y esa intención se ha transmitido alto y claro a los astutos mulás de Teherán- se sale con la suya, independientemente de los obstáculos y de lo pésimo que sea el acuerdo final.

Por lo que he oído de las fuentes, el verdadero obstáculo es la insistencia iraní (no poco razonable, debo añadir) en que una futura administración no cancele el acuerdo sin más, como hizo la administración Trump. Como es tan difícil ofrecer esas garantías, si algo acaba con el acuerdo, será eso.

Pero como Irán necesita desesperadamente que se levanten las sanciones, es probable que haya algún tipo de compromiso. La perversa ironía es que al país más odiado del planeta en este momento, Rusia, se le puede pedir que desempeñe un papel para superar ese último obstáculo.

A medida que se acerca la hora final, el mundo judío no debe esperar a que se cierre el acuerdo para expresar su indignación. El presidente Biden tiene todo el derecho a firmar un acuerdo que puede poner en peligro a Israel y a la región, y nosotros tenemos todo el derecho a hacerle saber que nos sentimos traicionados por un amigo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat