Inicio INTERNACIONALES Opinión: Zelensky tocó el tema equivocado para poner al Parlamento israelí de su lado

Opinión: Zelensky tocó el tema equivocado para poner al Parlamento israelí de su lado

Por M S
0 Comentario

Editorial publicada por Lahav Harkov en The Jerusalem Post.

Itongadol.- La gira virtual del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky por los parlamentos occidentales transcurrió en su mayor parte sin contratiempos. Se refirió a Winston Churchill en Westminster y a Martin Luther King Jr. en el Capitolio estadounidense, incluso el traductor de ucraniano a inglés en Bruselas rompió a llorar al traducir su discurso.

Zelensky continuó con su práctica de adaptar sus discursos a su público cuando se dirigió a la Knesset (el Parlamento israelí) a través de Zoom, llevando las comparaciones que ya había hecho entre la situación de su país y la Segunda Guerra Mundial al siguiente nivel y dedicando la mayor parte de su discurso al Holocausto.

En lugar de incitar a los líderes y legisladores de Israel a la acción y la solidaridad, las pesadas comparaciones con el Holocausto -desde decir que Moscú está planeando una «solución final para la cuestión ucraniana» hasta afirmar que Israel debería salvar a los ucranianos como los Justos entre las Naciones ucranianos salvaron a los judíos- atrajeron más la atención de su público, que criticó su inoportunidad, que el pedido de Zelensky para que Israel otorgue armamento y sistemas de defensa a Ucrania.

«Aprecio al presidente de Ucrania y apoyo al pueblo ucraniano de corazón y de obra, pero es imposible reescribir la terrible historia del Holocausto», tuiteó el ministro de Comunicaciones de Israel, Yoaz Hendel. «El genocidio también se cometió en suelo ucraniano. La guerra es terrible, pero la comparación con los horrores del Holocausto y la solución final es indignante».

Al ser consultado por su tuit, Hendel dijo que no juzgaba el comportamiento de Zelensky en un momento de crisis, y que aceptaba las críticas de Zelensky a Israel y los pedidos a Jerusalem para que enviara armas, pero consideró que tenía que dejar las cosas claras desde el punto de vista histórico.

El ex ministro del gabinete israelí y actual diputado, Yuval Steinitz, llegó a decir: «Si el discurso de Zelensky se hubiera pronunciado… en tiempos normales [no de guerra], habríamos dicho que rozaba la negación del Holocausto… Toda comparación entre una guerra normal, por difícil que sea, y el exterminio de millones de judíos en cámaras de gas en el marco de la Solución Final, es una distorsión total de la historia. Lo mismo ocurre con la afirmación de que los ucranianos ayudaron a los judíos en el Holocausto… La verdad histórica es que el pueblo ucraniano no puede estar orgulloso de su comportamiento en el Holocausto de los judíos».

«Nada de eso cambia el hecho de que, a pesar de la escandalosa utilización del Holocausto, debemos continuar con la ayuda humanitaria a los ciudadanos de Ucrania que sufren la guerra y rezar para que su fin llegue pronto», añadió.

El diputado sionista religioso Simcha Rothman discrepó con la referencia de Zelensky a los ucranianos que salvaron a los judíos y tuiteó: «No entiendo el ucraniano, pero si la traducción que escuché es exacta, Zelensky nos pidió que tratáramos a los ucranianos como nos trataron a nosotros hace 80 años. Lo siento, pero creo que tendremos que rechazar esa petición. Somos, después de todo, una nación moral».

Los israelíes conocen muy bien la historia del Holocausto. La policía auxiliar ucraniana acorraló a los judíos para masacrarlos en Babyn Yar, Lviv y Zhytomyr. Alrededor de 80.000 ucranianos se ofrecieron como voluntarios para las SS, frente a los 2.600 ucranianos documentados que salvaron a judíos. Y antes de eso, algunos de los peores pogromos de la historia judía se perpetraron en lo que hoy es Ucrania.

Nada de eso debería importar en 2022, cuando Rusia invadió Ucrania y está bombardeando brutalmente sus centros civiles. Y, de hecho, la opinión pública israelí está fuertemente a favor de Ucrania en esta guerra a pesar de su historia sangrienta y violenta con los judíos.

Pero Zelensky fue quien sacó a relucir el Holocausto y tocó la el tema equivocado en el parlamento israelí, molestando a su audiencia en lugar de inspirar solidaridad.

Ese énfasis distrajo la atención de los pedidos del presidente ucraniano a una mayor ayuda de Israel, a la que pocos en el ámbito político respondieron públicamente.

El ministro de Asuntos de la Diáspora, Nachman Shai, siguió pidiendo que Israel hiciera más por los refugiados ucranianos.

«Es natural que [Zelensky] se haya centrado en los suministros militares y menos en la cuestión de los refugiados», dijo. «Debemos escuchar sus palabras, su llamada desesperada. Israel hizo y hace mucho por Ucrania en ayuda humanitaria y en la absorción de refugiados».

Pero cuando se trata de enviar realmente armas o sistemas defensivos como la Cúpula de Hierro -que Zelensky pidió a pesar de que Israel no puede enviarla por razones técnicas, y es poco probable que ayude mucho a Ucrania, de todos modos- hay consenso en el gabinete de que Israel no debe involucrarse de esa manera, dijo un ministro del gabinete.

La razón principal de esto, discutida ampliamente, es la importante presencia de Rusia sobre la frontera norte de Israel en Siria.

Los funcionarios ucranianos plantearon repetidamente demandas a Israel que no son posibles, como prohibir canales rusos que ni siquiera se emiten en Israel o imponer sanciones a funcionarios rusos en formas que la ley israelí no permite, dijo un ministro del gabinete, añadiendo que Zelensky perdió la oportunidad de plantear peticiones más realistas.

Las críticas de Zelensky a la mediación del primer ministro Naftali Bennett contrastan con sus recientes expresiones de aprecio por los esfuerzos, y su afirmación de que Bennett está adoptando un punto intermedio «entre el bien y el mal» podría disuadir a Bennett de continuar con su participación.

Al mismo tiempo, mil israelíes se reunieron para ver el discurso con banderas ucranianas y carteles anti-Putin en la plaza Habima de Tel Aviv, expresando su apoyo a Zelensky y a la causa ucraniana.

Es probable que Zelensky siga contando con el apoyo de los israelíes, a pesar de que el discurso haya fracasado. Pero ese mismo fracaso probablemente permitirá al gobierno continuar con sus políticas hacia Ucrania sin mucha presión pública para cambiarlas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat