Inicio Información general Científicos israelíes luchan para salvar al icónico Sabra de una plaga devastadora

Científicos israelíes luchan para salvar al icónico Sabra de una plaga devastadora

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Los científicos israelíes parecen estar ganando la guerra, o al menos mantienen una fuerte resistencia, contra un insecto que ha diezmado el icónico nopal en el norte de Israel.

Un equipo que trabaja con el entomólogo Prof. Zvika Mendel en la Organización de Investigación Agrícola del Centro Volcani ha estado enviando ejércitos de escarabajos depredadores y moscas para devorar un insecto destructivo, Dactylopius opuntiae.

Según consignó el diario The Times of Israel, la tuna india (nombre botánico Opuntia ficus-indica, nombre árabe sabr, nombre hebreo sabra) ha sido adoptada por los israelíes como el símbolo de la típica personalidad local de la tribu judía: dura por fuera, pero dulce por dentro.

Para los palestinos, las hileras de sabras con sus enormes almohadillas espinosas, flores brillantes y frutas suculentas, que antes se usaban como cercas, marcan y dan testimonio silencioso de las aldeas de las que fueron desplazadas sus familias.

Irónicamente, esta planta, cuya identidad es reivindicada por judíos y árabes en uno de los muchos tiradores de guerra metafóricos, no es nativa ni de Israel, ni siquiera del Mediterráneo, sino de América. Probablemente fue domesticado por primera vez en México hace unos 8,000 años.

En su hábitat natural, el cactus proporciona un hogar a una especie de insecto escamoso llamado Dactylopius coccus, que produce ácido carmínico para disuadir a sus depredadores.

Este ácido es el ingrediente clave en la producción del colorante rojo natural, la cochinilla. Fue por este pigmento, que valía el peso del oro hasta la llegada de los tintes artificiales, que los aztecas y los mayas de América del Norte y Central cultivaron el insecto y su hogar de plantas de tuna. (La cochinilla todavía se usa hoy en día como colorante de alimentos y lápiz labial, y se está produciendo comercialmente nuevamente, siendo Perú el mayor exportador, a medida que aumentan las preocupaciones públicas sobre los peligros de los aditivos alimentarios artificiales).

El higo chumbo indio, económicamente la especie de cactus más importante del mundo, prospera en climas mediterráneos y subtropicales en todos los continentes, excepto en la Antártida. Se cultiva como una fruta comercial y como un cultivo forrajero que es saludable, necesita poca agua y crece bien en condiciones difíciles, particularmente en áreas de Asia y África donde los cultivos alternativos no crecerán. Con el calentamiento global, es probable que se vuelva aún más popular. En Israel , la producción comercial es pequeña pero en desarrollo.

Dactylopius opuntiae está causando estragos en partes del Mediterráneo, como el sur de España, así como en Marruecos, donde innumerables trabajos dependen de los cultivos de tuna.

El insecto ha sido reportado en Líbano, Siria y Jordania, según el profesor Mendel, quien envió información en árabe a palestinos y jordanos con la esperanza de que tomen medidas lo más rápido posible y transmitan el conocimiento.

Durante siglos, la tuna india parece haber prosperado sin obstáculos en Israel, ignorada por la mosca mediterránea de la fruta, la plaga de frutas más común a nivel local.

Eso fue hasta hace varios años, cuando una chispa brillante del Líbano aparentemente tuvo la idea de producir cochinilla y, en lugar de importar Dactylopius coccus, compró Dactylopius opuntiae, una especie relacionada de insecto de escala que también vive en la tuna pero es mucho más agresiva y dañina.

Viven en las almohadillas de la tuna, succionando jugos y nutrientes del tejido de la planta. Las ninfas cubren sus cuerpos con una sustancia blanca y cerosa para proteger contra la pérdida de agua y los rayos dañinos del sol, haciéndolas lucir blancas o grises. El viento sopla a las ninfas a los nuevos huéspedes y las aves a las que les gusta esconderse en la tuna pueden transferir distancias significativas. Las almohadillas infestadas se vuelven amarillas antes de colapsar.

La naturaleza no conoce fronteras, y en 2013, Dactylopius opuntiae fue vista en el valle de Hula en la parte superior de Galilea. Para el año pasado, la criatura plana, de forma ovalada y de cuerpo blando se había extendido a toda Galilea, gran parte de los Altos del Golán y la llanura costera del norte, donde infestó y mató a las tunas con efectos devastadores.

El profesor Mendel y su equipo inicialmente trataron de frenar la propagación de la plaga rociando soportes no afectados con insecticida. El año pasado, la fumigación aérea se llevó a cabo con la ayuda del KKL-JNF, pero se abandonó por temor a que las personas pudieran recolectar fruta de los setos tratados.

El primer intento de control biológico, utilizando un insecto depredador para devorar una plaga, fue liberar cantidades masivas de una especie de escarabajo australiano ( Cryptolaemus montrouzieri ) que engulle a las cochinillas en el este de Galilea y las laderas occidentales de los Altos del Golán.

Originalmente traídos a Israel para combatir los insectos en los cítricos y más tarde en los bosques de aguacates, estos escarabajos se han naturalizado y se han adaptado fácilmente para alimentarse y reproducirse en Dactylopius opuntiae a lo largo de la costa de Galilea, pero no más tierra adentro.

El profesor Mendel y su equipo luego se dirigieron a México desde donde importaron dos depredadores de insectos que se sabe que se alimentan exclusivamente del insecto dañino: escarabajos tridentes ( Hyperaspis trifurcata ) y pulgones ( Leucopis bellula ). Los escarabajos y las moscas fueron traídos a Israel, puestos en cuarentena, criados y probados tanto en el objetivo como en otros insectos antes de ser enviados a la naturaleza.

Miles de escarabajos tridente fueron liberados en el verano de 2017 en el este de Galilea, seguidos 18 meses después, en diferentes áreas, por enjambres de pulgones.

En una granja orgánica en Rakefet, un asentamiento de la comunidad del norte de Israel donde el Centro Volcani está obteniendo éxito, los agricultores de las cercanías están «haciendo cola» para llevar almohadillas espinosas ricas en insectos depredadores a sus propias propiedades y al hacerlo están ayudando a los naturales. enemigos de la plaga para propagarse, agregó.

En su entorno natural, los escarabajos tridente y las pulgones son atacados por parasitoides, típicamente avispas cuyas larvas eclosionan dentro del cuerpo del insecto y viven como parásitos, y finalmente matan a sus huéspedes. Como estos parasitoides no existen en Israel, los escarabajos depredadores y las moscas son especialmente efectivos.

«Nos interesa que nuestros vecinos también se ocupen del problema», dijo Mendel, y agregó que una publicación libanesa culpó del brote a lo que llamó «el norte de Palestina», Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat