Inicio Universidad Ben Gurión Discurso del presidente de la Universidad Ben-Gurión en el marco de la Junta Virtual de Gobernadores 2020

Discurso del presidente de la Universidad Ben-Gurión en el marco de la Junta Virtual de Gobernadores 2020

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol.- En el marco de la Junta Virtual de Gobernadores celebrada el último 17 de mayo, el Presidente de la Universidad Ben-Gurión, Prof. Daniel Chamovitz, brindó un discurso de apertura con motivo de la celebración de los 50 años de la institución.

A continuación, un fragmento de las palabras de Chamovitz para iniciar la exposición virtual.

Durante los próximos minutos, les quiero describir dónde se encuentra la Universidad hoy en día. No voy a ignorar el hecho de que estamos en un momento extraño de nuestra historia, donde el coronavirus afectó completamente el funcionamiento de la universidad, pero van a escuchar sobre eso en otras exposiciones que tendrán lugar en nuestros festejos de hoy.

Pero no me quiero olvidar que estamos aquí celebrando el 50avo cumpleaños de la Universidad Ben Gurión, y por eso quiero tomarme el tiempo de ver cómo estamos tras estos 50 años. Para entender dónde estamos y hacia dónde vamos, es necesario retroceder y ver dónde estábamos al comienzo.

Quiero llevarlos a la 4ta reunión de la Junta de Gobernadores. Allí, la Universidad del Negev cambió su nombre por el de Universidad Ben-Gurión del Negev. En esa ocasión, el primer presidente, Dr. Moshe Prywes, dijo lo siguiente: “La grandeza de Ben Gurión era triple: logros prácticos, previsión y una fe ilimitada en el futuro del Estado de Israel y del pueblo judío”.

Prywes luego preguntó si la Universidad Ben-Gurión sería capaz de capturar y desplegar esta combinación de realismo, tenacidad y capacidad de alcanzar sus propios objetivos. Cincuenta años después, debo decir que la respuesta es un resonante “SÍ”. BGU exhibe precisamente esas características, y eso es lo que hizo nuestro viaje realmente destacable, y los resultados hasta ahora superan nuestros mejores sueños.

Personalmente, me resulta difícil de creer que sólo hace un año me ratificaron como presidente. El año pasado, en esta misma celebración, en persona y sobre el escenario, dije lo siguiente: BGU representa todo lo que me atrajo a Israel, y todo lo que es asombroso de Israel hoy. Somos, sin lugar a duda, la universidad israelí del futuro.

Y aquí estamos en el año número 50, y no se aquellos de ustedes que tienen más de 50, pero es un buen momento para mirarse al espejo, y a veces podemos sorprendernos de que el reflejo que vemos no es el mismo que cuando teníamos 25. Eso no significa que no hayamos tenido éxitos innegables durante estos 50 años, pero siempre hay cosas para mejorar. Tenemos que mantener el ritmo de las otras universidades, que también están esmerándose en mejorar.

Durante el año que pasó, fuimos reconocidos con el 15avo lugar en el mundo en el Índice de Naturaleza de entre las universidades jóvenes, aquellas que tienen menos de 50 años. Pero “ups”, nos graduamos. El año que viene no vamos a ser parte del mismo índice. Y cuando vemos dónde estamos en los rankings internacionales entre las universidades establecidas, no estamos entre las primeras cincuenta, ni siquiera entre las primeras cien, sino que estamos entre 400 y 500. Y como presidente, personalmente, no es ahí donde me gustaría estar, y como universidad, se que no es donde quisieramos estar.

Ahora voy a darles las buenas noticias: no es ahí donde vamos a estar. Para asegurarnos que no vamos a estar allí, durante el último año dirigí un proceso para desarrollar un programa estratégico para la Universidad para guiarnos desde el año 50 hasta el año 100. Este proceso fue de abajo hacia arriba y que reunió a las tres poblaciones de la universidad: el cuerpo docente, el cuerpo administrativo y nuestros estudiantes.

Como parte de este proceso, nos preguntamos: ¿qué queremos ser? Y estoy feliz de decirles que el objetivo de todos es que nos esforcemos para ser la universidad líder de Israel y una de las líderes del mundo. Entonces cuando trazamos este objetivo nos preguntamos: ¿cómo vamos a hacer para lograrlo?

La respuesta es simple: tenemos que atraer a los mejores talentos a la Universidad Ben-Gurión, ya sea en el cuerpo docente, el cuerpo administrativo o en los estudiantes. Debemos ser un imán de talento.

¿Por qué es tan importante tener a los mejores investigadores y científicos en la Universidad Ben-Gurión? Es porque tenemos que reconocer que nuestro impacto en Beersheva, en el Negev, en Israel y en el mundo entero emana de nuestra excelencia.

Les pido que imaginen por ejemplo dos universidades en las ciudades de las que vienen. La líder y la que le sigue en importancia. La primera tiene más impacto que la segunda, y la razón de que esto suceda es que tiene mayor excelencia. Cuanto mejor seamos como universidad, cuanto mayor excelencia tengamos en investigación, mayor va a ser nuestro impacto en Beersheva, en el Negev, en Israel y en el mundo.

Entonces si miramos en nuestra meta general de ser la universidad líder, al lograrlo vamos a poder cumplir y superar el sueño de Ben Gurión de tener al Negev liderando el futuro de Israel.

Para ver el discurso completo, ingrese aquí: Discurso del Presidente Daniel Chamovitz

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat