Inicio COMUNIDAD EN ACCIONMacabi mundial Maccabi Mundial. Mensaje de Lag Baómer: La Esperanza de la Educación Judía

Maccabi Mundial. Mensaje de Lag Baómer: La Esperanza de la Educación Judía

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Lag BaOmer celebra la sorprendente victoria contra el Imperio Romano de Bar Kojbá, el gran líder militar judío – una victoria que otorgó casi 3 años de independencia nacional al pueblo judío (132-135 e.c.). Semejante hito concluyó en una matanza masiva del pueblo judío en la antigüedad, y al Exilio de la mayoría de los Hijos de Israel de áreas completas de su Tierra ancestral. Se trató de una lucha iniciada en las colinas de Judea y que llegó tan lejos como hasta Beit Sheán, en la Alta Galilea. Esta Gran Rebelión le costó a los romanos 2 legiones completas de las 12 que movilizaron a la Tierra de Israel – un número exorbitante de tropas, a las que sumaron la conducción del mejor general romano de la época, Julius Severus, traído especialmente desde la lejana Britania para lograr su cometido.

La masacre que siguió a la derrota final de Bar Kojvá desafió la teología de Jaz»al, los Sabios santos que forjaron al judaísmo hasta el presente, legándonos la Torá Oral. No pudiendo aceptar a la catástrofe sufrida por el pueblo judío como el resultado de una mera derrota militar, nuestros sabios explicaron que lo ocurrido fue producto de la tremenda división existente entre los miembros del pueblo judío, en general, y entre los alumnos del más grande Sabio de la Torá Oral de la época, Rabi Akiva, en particular:

«Rabí Akiva tuvo doce mil pares de alumnos desde Gueva hasta Antipatris, y todos ellos murieron al mismo tiempo porque no se respetaban los unos a los otros. Todos ellos murieron entre Pésaj y Shavuot. Y el mundo quedó desolado…»

El texto talmúdico parecería dejarnos en la desesperación. La fuerza del pueblo judío, su educación, su transmisión, se acababa con la muerte de sus Maestros. El texto continúa, inmediatamente, con la luz de la esperanza:

«…hasta que llegó Rabí Akiva a lo de nuestros Maestros en el Sur y les enseñó a Rabí Meir, Rabí Yosi, Rabí Shimón y Rabí Eleazar ben Shamúa; y ellos fueron los que restablecieron los fundamentos de la Torá».[1]

Nuestros Sabios nos enseñaron que el futuro del pueblo judío, frente a la pérdida de la vida nacional judía, se sustentaría en la educación de las generaciones futuras. Y, mientras que esa educación estuviera garantizada, aun después de la desgracia genocida, se aseguraría el futuro judío. Tan central es la educación judía en la vida misma del pueblo de Israel. Sin transmisión de valores y contenidos, sin compromiso ideológico, sin formación de un propósito nacional compartido… ¿Cómo es posible construir el futuro? ¿Cómo continuar, después de la tragedia, si los mensajes que hicieron de nuestro pueblo lo que fue no se mantendrían ni diseminarían a las generaciones postreras? Rabí Meir, Rabí Yehudá, Rabí Yosi, Rabí Shimón y Rabí Eleazar ben Shamúa se encargarían de eso, en la generación de la catástrofe… y sus alumnos, y los alumnos de sus alumnos, y los alumnos de aquellos… hasta el presente, garantizarían el futuro del judaísmo, su proyección, su formación, su identidad popular y nacional. Por eso, y a pesar de lo ocurrido, seguimos celebrando Lag BaOmer: porque nos deja con el compromiso de la transmisión judía como la llave de la esperanza y de la vida misma del pueblo judío.

Que las luces de nuestras fogatas de Lag BaÓmer iluminen nuestro presente de gloria y nuestro promisorio futuro, y que mantengamos y hagamos mantener el espíritu de continuidad nacional propio de esta Fiesta.

¡LAG BAÓMER SAMÉAJ!
¡JAZAK VE’EMATZ!
RABINO CARLOS A. TAPIERO
Vice-Director General & Director de Educación
UNIÓN MUNDIAL MACABI

[1] Talmud Babilónico, Yevamot 62 b.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat