Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni | La Haya, Irán y los palestinos: Biden cambia de línea, Israel pierde su capacidad de influencia

Hatzad Hasheni | La Haya, Irán y los palestinos: Biden cambia de línea, Israel pierde su capacidad de influencia

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Itamar Eichner (Yediot Ajaronot)

Eliminan las sanciones contra la Corte Internacional de Justicia, se apresuran a negociar con Teherán, vuelven a definir a Judea y Samaria como “territorios ocupados”, transfieren casi 100 millones de dólares a los palestinos: la luna de miel con Trump ha terminado y la nueva administración estadounidense cambia rápidamente de política. En Washington, escuchan la posición de Israel, tienen cuidado de no sorprenderla, pero actúan de manera diferente. Imagen de la relación.

Escuchan a Israel, pero realmente no consideran su opinión: Solo han pasado diez semanas desde que Joe Biden asumió el cargo como el 46° presidente de los Estados Unidos, y ya está claro que la luna de miel entre Israel y la administración de Donald Trump ha terminado.

Estados Unidos anunció ayer (viernes) la eliminación de las sanciones de la Corte Penal Internacional de La Haya, un mes después del anuncio de la apertura de una investigación contra Israel por crímenes de guerra. Esta medida era contraria a la opinión de Israel, que buscó la ayuda de la administración Biden contra el tribunal de La Haya.

Washington no sorprendió a Israel y anunció su decisión de antemano en una conversación telefónica entre el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, y el ministro de Relaciones Exteriores, Gabi Ashkenazi. Blinken dejó en claro en una conversación que Estados Unidos todavía “se opone firmemente a las decisiones del tribunal sobre la cuestión palestina y Afganistán, e insiste en que el tribunal no tiene autoridad judicial en estados no miembros”. Ashkenazi le pidió a Blinken que esta posición apareciera en el anuncio oficial emitido por los estadounidenses, y Blinkan aclaró que esta posición aparecería en el anuncio.

En su comunicado, Blinkan aclaró que en Washington cree que las disputas por esos temas se pueden resolver en el discurso de todas las partes y no a través de sanciones en la corte, que hasta ahora incluían la prohibición de ingresar a Estados Unidos para el fiscal saliente Fatou Bensuda y su personal.

En la conversación, Ashkenazi enfatizó a Blinken la posición de Israel contra la autoridad de la corte y la obligación absoluta de Israel de proteger a sus ciudadanos y soldados. Aclaró al Secretario de Estado que “la participación de la Autoridad Palestina en el avance del caso y la investigación perjudicará cualquier posibilidad de progreso, ya sea a nivel político o en la situación sobre el terreno. Esta actividad palestina tiene un efecto devastador en relaciones con Israel”.

Existe controversia en Israel sobre cómo analizar este movimiento. Aunque los estadounidenses envían un mensaje a Bensouda y dejan en claro que se oponen a la investigación de Israel sobre los crímenes de guerra y creen que el tribunal no tiene autoridad judicial sobre Israel que no sea miembro del tribunal, por otro lado, la abolición de las sanciones por parte de las principales potencias del mundo es el mensaje opuesto.

Hay quienes en Israel ven tal medida estadounidense como importante y beneficiosa: una vez que hayan levantado las sanciones, tienen la opción de influir en la corte y frenar la investigación como ‘hemos ido hacia usted, ahora usted irá hacia nosotros’. La decisión puede tener la intención de permitir que se abra una nueva página entre la administración de los Estados Unidos y el próximo Fiscal Jefe de la Corte, Karim Khan, quien asumirá el cargo en junio.

Además, existe la posibilidad de que Washington crea que un enfoque de diálogo ayudará a bajar al tribunal del alto árbol de la investigación contra Israel. También puede ser un paso preliminar para que los estadounidenses presionen a los palestinos para que soliciten al tribunal de La Haya que suspenda la investigación contra Israel, y será más fácil para el nuevo fiscal decidir suspender la investigación.

La decisión estadounidense no llega en un vacío. Es parte de la nueva política de la administración Biden que favorece un enfoque de diplomacia multilateral, que es completamente contraria al enfoque de la administración Trump. Tras la decisión del tribunal de La Haya, Israel buscó el apoyo de la administración Biden. El problema surgió en las conversaciones de Ashkenazi con Blinken y también en las conversaciones del primer ministro Binyamín Netanyahu con Biden. En Israel, se estimó que Biden no impondría sanciones adicionales contra el tribunal de La Haya, pero esperaba que al menos se mantuvieran las sanciones existentes contra Bensouda. No sucedió.

La decisión sobre La Haya no es la única que podría percibirse como problemática para Israel. Se une a las galopantes negociaciones de Estados Unidos con los iraníes con miras a volver al acuerdo nuclear. Los representantes de Irán, Estados Unidos y las potencias que firmaron el acuerdo nuclear acordaron reunirse en Viena el martes, en lo que parece ser el primer esfuerzo significativo para volver al acuerdo desde que Biden asumió el cargo.

Una fuente europea de alto nivel dijo que no se esperaban conversaciones directas entre los representantes de Estados Unidos e Irán, y junto con el optimismo de la reunión dijo: “Si no resolvemos esto en los próximos dos meses, serán malas noticias”. El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, escribió en Twitter que después de una reunión virtual entre Irán y las potencias, se acordó reanudar las conversaciones cara a cara. “El objetivo: concluir rápidamente sobre la eliminación de sanciones y medidas, después de lo cual Irán detendrá su acción correctiva”, escribió. Señaló que no se realizarían reuniones directas entre Estados Unidos e Irán: “No es necesario”.

Ante él, el viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Arkady, dijo que “Irán suspenderá sus pasos una vez que se levanten las sanciones”. Dijo que el regreso de Estados Unidos al acuerdo nuclear no requería conversaciones. Arkady agregó que la conversación entre Rusia, China, Francia, Alemania, Gran Bretaña e Irán fue “honesta y seria”.

El sitio de noticias estadounidense Politico informó hace unos días que Estados Unidos tiene la intención de presentar una nueva propuesta a los iraníes en un intento de llevarla a conversaciones directas. Según el informe, Estados Unidos le ofrecerá a Irán detener algunas de sus actividades nucleares, como operar centrifugadoras avanzadas y enriquecer uranio al 20% y, a cambio, Estados Unidos aliviará algunas de las sanciones impuestas a Irán. Hoy aclararon en Teherán que no estarán de acuerdo con la eliminación gradual de las sanciones. “Nuestra política es clara: la eliminación de todas las sanciones estadounidenses”, dijo un portavoz del Departamento de Estado.

También sobre el tema iraní, los estadounidenses actualizaron a Israel de antemano. El tema surgió en la conversación Blinken-Ashkenazi. El canciller preguntó al secretario de Estado si las conversaciones con los iraníes contendrían contenidos, Blinken dejó claro que los estadounidenses no tienen grandes esperanzas en las conversaciones de Viena y no está del todo claro si hay un socio del otro lado. Ashkenazi presentó su posición de que la opción de levantar las sanciones es la menos buena para Israel, pero si esa es la dirección, Israel requerirá garantías de seguridad en las armas que garantizarán la seguridad de Israel y la existencia de una supervisión constante de las instalaciones nucleares iraníes.

Otro cambio significativo en la política estadounidense se refiere a la transferencia de fondos a los palestinos. Washington anunció oficialmente la transferencia de $ 15 millones a los palestinos para su tratamiento en Corona, pero en la práctica los estadounidenses transfirieron casi $ 100 millones a los palestinos a través de la Agencia Estadounidense de Ayuda. También en este caso, Israel no se sorprendió y al igual que en La Haya, Israel expresó sus reservas. Este problema también surgió en la conversación de Blinken con Ashkenazi.

Israel apoya la ayuda a los palestinos en todo lo relacionado con la lucha contra Corona y proyectos civiles cuando el oleoducto de transferencia de dinero es directo, a través de la Agencia Estadounidense de Ayuda. En Israel, sin embargo, le preocupa que no haya suficiente control sobre la transferencia de fondos, y existe el temor de que lleguen a los presos y familias terroristas, así como a organizaciones benéficas, porque no está claro quién está detrás de ellos. El temor en Jerusalén es de la renovación de la ayuda estadounidense a la UNRWA, ayuda que se detuvo en tiempos de Trump. Las opiniones en Estados Unidos también están divididas sobre la renovación de la ayuda a la UNRWA, y hay funcionarios del gobierno que temen que el dinero estadounidense se extenderá a los terroristas.

Y si eso no es todo eso suficiente, el informe anual de derechos humanos del Departamento de Estado de Estados Unidos ha regresado a Washington usando el término “Territorios Ocupados”. A su posición tradicional.

Otro tema que surgió en la conversación Blinken-Ashkenazi son las elecciones en la Autoridad Palestina. Israel aún no ha formulado una posición sobre si permitir que las elecciones se celebren en Jerusalén Este (en el formato de 2006 a través de oficinas de correos) porque el gabinete aún no se ha reunido. Sin embargo, la evaluación en Jerusalén es que los palestinos ya sabrán tropezar por sí mismos. Se estima que el propio Abbas está buscando formas de cancelar las elecciones mientras culpa a Israel, como de costumbre. Los estadounidenses comprenden el precio de las elecciones en la Autoridad Palestina y saben que existe el temor al surgimiento de Hamás y de elementos militantes y partidarios del terrorismo. La creación de un caos gubernamental en la Autoridad Palestina socavará la estabilidad de la seguridad en la región y dañará el diálogo entre Israel y los palestinos.

En la conversación, Blinken elogió el trabajo de Ashkenazi con los jordanos en la promoción de proyectos civiles, así como con Egipto y los estados del Golfo. Esta fue la cuarta conversación entre los dos. La conexión entre ellos es cálida y hay un discurso de transparencia, aunque claro que hay desacuerdos. La posición de Israel se escucha todo el tiempo, pero como se dijo, las partes acuerdan no estar de acuerdo. El problema de Israel es que no habla el idioma de los demócratas, un idioma de valores y diálogo, mientras que en Israel sí habla el idioma de las amenazas y las sanciones.

El denominador común entre todas las manifestaciones del cambio en la política estadounidense es uno: este es el final de la luna de miel que hubo entre Israel y la administración Trump. En Washington, hay un diálogo con Israel, escuchando sus posiciones, cuidando de no sorprenderla, pero sin prisa por aceptar sus posiciones. Los estadounidenses se oponen a una política de sanciones y piensan que no es la solución, así es con Irán, así es con La Haya y así es con los palestinos. Los Estados Unidos de Biden están a favor de un nuevo enfoque: le da zanahorias al otro lado, esperando que responda positivamente. De todo esto queda claro: Israel ha perdido su capacidad de influir en Washington.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat