Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: El “Momento Balfour” de Trump

Hatzad Hasheni: El “Momento Balfour” de Trump

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Matthew Mainen (The Hill)*

El error no forzado del presidente Trump al quitar sus tropas desplegadas en Siria socava lo que de otro modo podría convertirse en un impresionante legado en su política exterior, aunque aún no se acabó el juego. El presidente podría recuperarse y conmocionar al mundo, siguiendo el ejemplo establecido por el fallecido secretario de Relaciones Exteriores británico, Arthur Balfour, quien el 2 de noviembre de 1917 alteró el curso de la historia en solo 67 palabras, al anunciar el apoyo de su gobierno a una patria judía, Balfour puso en marcha un proceso lento que llevó al nacimiento del Israel moderno. El presidente Trump podría hacer lo mismo por los kurdos.

Es comprensible que el apoyo a un estado kurdo se encuentre con una oposición generalizada. Con la excepción de Israel, todos los países se oponen a la independencia kurda. Pero las políticas del presidente Trump, que impactan sobre el Estado judío, demuestran la voluntad de resistir la opinión popular y hacer lo correcto para el Medio Oriente.

Balfour allanó el camino para el nacimiento de un estado judío. Trump debería hacer lo mismo por los kurdos.

En contra de la opinión de sus homólogos europeos, el presidente se retiró de un acuerdo con Irán que dio vida a una economía iraní apretada por las sanciones y mantuvo a Israel en una mira, bien financiada, de las fuerzas de Hezbollah. Además, el presidente Trump no solo trasladó la embajada estadounidense en Israel a Jerusalén, reconociendo a la ciudad como la capital de Israel, sino que también reconoció la soberanía israelí sobre los Altos del Golán.

Para los kurdos, el presidente podría hacer un movimiento igualmente audaz. Un breve comunicado afirmando el derecho kurdo a la autodeterminación soberana sería de gran ayuda.

Si bien tal anuncio rompería el statu quo y causaría alboroto en los cuatro estados que en gran medida contienen a la población kurda contigua, el presidente podría mantener las cosas vagas y no tomar posición sobre cómo deberían trazarse las fronteras. Después de todo, Lord Balfour no proporcionó un mapa ni definió fronteras. Sin nombrar qué países podrían perder tierras, el presidente podría contener el rechazo. Incluso podría superar a Balfour en cuestión de brevedad y hacer el anuncio en 280 caracteres o menos.

Apoyar el estado kurdo podría ayudar a restaurar la posición moral que Estados Unidos ha perdido.

Apoyar el estado kurdo podría ayudar a restaurar la posición moral que Estados Unidos perdió y protegerlo cuando fue atacado por otras posiciones de política exterior. Por ejemplo, reconocer la necesidad de un estado kurdo y tomar medidas exploratorias modestas protegería al presidente de futuras críticas por los retrasos en los esfuerzos para trabajar hacia un Estado palestino. Después de todo, la autodeterminación soberana de casi 30 millones de kurdos debería prevalecer sobre la de, como máximo, 5 millones de palestinos.

También habría beneficios estratégicos. Una “declaración Balfour” para los kurdos alertaría a Turquía de que Estados Unidos responderá a su hostilidad. Desde los guardaespaldas del presidente Recep Tayyip Erdogan golpeando a los manifestantes en suelo estadounidense en 2017 hasta la compra de equipos militares de Rusia, Turquía hace cosas inimaginables para otros miembros de la OTAN. Estados Unidos debe hacer algo inimaginable. Los tiranos como Erdogan entienden por el ojo por ojo.

Siguiendo el ejemplo establecido por Lord Balfour, el presidente Trump podría restaurar la posición de Estados Unidos en el Medio Oriente como actor moral, reconstruir las relaciones con una población importante y equilibrar a un adversario emergente.

*Matthew Mainen es becario residente en Washington en el Foro del Medio Oriente y graduado de la Facultad de Derecho de Stanford.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat