Inicio COMUNIDAD EN ACCION FACCMA y DAIA participaron en la charla «Desafíos comunitarios post pandemia»

FACCMA y DAIA participaron en la charla «Desafíos comunitarios post pandemia»

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- El departamento de Cultura del Club Náutico Hacoaj organizó un encuentro virtual entre la presidenta de FACCMA, Mónica Sucari, y el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, que se llevó a cabo el domingo pasado, titulado “Desafíos comunitarios post pandemia”.

Al inicio de la reunión, el presidente de Hacoaj, Osvaldo Ofman, expresó que la actualidad “obliga a repensar un sinnúmero de situaciones de diferentes posibles coyunturas: los presentes y especialmente los futuros que tendremos que enfrentar. Los desafíos de hoy, pero mucho más los del mañana, que justamente dan título a esta charla”.

A continuación, resaltó que “es un momento único” que dos socios de Hacoaj presidan dos instituciones centrales de la comunidad coincidentemente, y les agradeció su participación en la actividad.

Finalmente, manifestó que “en estos tiempos de incertidumbre será más importante que nunca trabajar para mantener sólidas las instituciones judías, y que hoy más que nunca tenemos que hacerlo generando consensos, coincidencias y consiguiendo que los disensos no generen polarizaciones exageradas o grietas”.

Por su parte, Damián Szbald, quien coordinó la actividad efectuándoles preguntas a Mónica Sucari y Jorge Knoblovits, los presentó describiendo un corto resumen de sus currículas dirigenciales.

Sucari mencionó que haber llegado a la presidencia de FACCMA no fue algo buscado, sino el resultado de una tarea voluntaria iniciada muchos años antes, en el área de comunicación en un momento, integrando el Consejo Directivo y ocupando la vicepresidencia más adelante hasta ser elegida para ocupar la presidencia, siempre con el apoyo de Hacoaj y en su representación.

El presidente de la DAIA recordó que su madre fue una de las primeras socias de la institución, y que ya casado y con hijos, se asoció al club. Un día se cruzó con el entonces presidente Juan Ofman, a quien le preguntó por qué no había un gimnasio, y él, en lugar de darle una respuesta, le dijo que se encargara de construirlo. De esa manera se integró a la comisión directiva, donde fue secretario de deportes primero y luego secretario general. En el 2012 fue electo secretario general de la DAIA, propuesto por Hacoaj.

A continuación, Szbald les preguntó si en el liderazgo comunitario hay igualdad de género. Sucari contestó que nunca sintió que en FACCMA hubiera algún tipo de desigualdad de género, y que en las instituciones sociodeportivas las mujeres ocupan puestos de liderazgo, sólo en lo relacionado con los deportes femeninos. Knoblovits por su parte afirmó que si bien no existe desigualdad de género en la conducción de la DAIA y varias mujeres integran el actual Consejo Directivo, considera que deberían incorporar más.

Ambos dirigentes explicaron luego cómo sus instituciones se fueron adaptando a la situación creada por la pandemia, utilizando los medios tecnológicos para comunicarse con las diversas instituciones. Knoblovits señaló que mantuvieron reuniones para tratar de ayudar a las instituciones frente a la situación económica que están padeciendo y dio el ejemplo de haber logrado que puedan beneficiarse con los ATP, mientras que Sucari explicó que si bien se suspendieron las actividades deportivas, en forma virtual se continuaron las actividades culturales y educativas.

El antisemitismo y los discursos de odio existentes en la sociedad argentina fue otro de los temas que Szbald les preguntó a ambos dirigentes. El presidente de la DAIA manifestó que la institución fue fundada por instituciones judías y algunas no judías en 1935 para luchar contra el antisemitismo y que “no hubiéramos pensado que luego de la tragedia de la Shoá iba a quedar erradicado el antisemitismo para siempre. No solamente no se erradicó, sino que últimamente aumentó. Nosotros destacamos que el antisemitismo ya no es políticamente correcto, nadie dice que es antisemita, van a decir todos que son antisionistas, que contra los judíos no tienen nada, que tienen algo contra el Estado de Israel. Ni siquiera distinguen el Estado del gobierno los antisemitas. La DAIA tiene 17 colectivos minoritarios protegidos; afro-descendientes, gitanos, chinos, etc. a quienes ayudamos a visibilizarlos y muchas veces les damos asistencia jurídica cuando son objeto pasivo de discriminación, porque la DAIA tiene un capital simbólico en la sociedad argentina muy fuerte”.

Respecto a la adopción por parte de la Argentina de la definición internacional sobre antisemitismo, manifestó que la Ley Antidiscriminatoria de la Argentina es “estupenda en materia de discriminación, pero contempla la discriminación, no define lo que es antisemitismo, y cada acción judicial que encara la DAIA, que son muchas, tener que explicarle al tribunal, a la fiscalía que es específicamente antisemitismo a veces resulta un poco complejo, y a raíz de esta adopción nos lo ha simplificado. Esta definición no solo contempla antisemitismo, sino que permite, y es importantísimo, que el antisionismo sea contemplado como antisemitismo”.
Sobre el antisemitismo en las redes sociales manifestó “es atroz, todavía no podemos controlar que los medios de comunicación tengan la posibilidad de eliminar los comentarios que son antisemitas”.

Por su parte, la presidente de FACCMA expresó que es una entidad sionista y que se controla, especialmente, que en la actividad deportiva no se produzcan hechos antisemitas, y que si lo hay se efectúen las denuncias correspondientes a la DAIA que es la encargada de combatirla.

La utilización de elementos tecnológicos, como las videoconferencias y actividades virtuales fueron otro de los temas considerados, explicando ambos dirigentes que se están utilizando a pleno, y que posiblemente se seguirán utilizando una vez que la actual situación culmine. Coincidieron que es necesario mantener a las instituciones en las pequeñas comunidades del interior del país, donde el esfuerzo que hacen sus miembros es mayor que el que se realiza en lugares como Buenos Aires. Knoblovits sostuvo que cuando la pandemia termine hay que ver como se reestructurará la comunidad, un tema para el que considera que la dirigencia debe trabajar en conjunto con los profesionales comunitarios y asesores externos. Mónica Sucari planteó que es importante ver cómo quedaron las instituciones y actuar en base a ello.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat