Inicio Argentina ELECCIONES AMIA: CERTEZAS E INCERTIDUMBRES

ELECCIONES AMIA: CERTEZAS E INCERTIDUMBRES

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol por Lic. Eduardo Alberto Chernizki.- Concluido el acto electoral de la AMIA, su resultado indica algunas certezas relacionadas con la vida política interna de la institución, a la vez que depara, por lo menos, tres incertidumbres

En relación con la cantidad de votantes, la pasada elección debe ser comparada con la del 7 de abril del 2013, cuando el 56% de los socios habilitados a votar, algo más de 14.000, lo hicieron, mientras que el domingo pasado solo lo hizo el 45%.

La disminución porcentual, independientemente de la cantidad, de socios que deciden asistir a votar es posiblemente la primera certeza que todos los que participan activamente de la vida política interna comunitaria deben tomar en cuenta, pues se relaciona con su representatividad como líderes de la comunidad.

Cuando casi concluía el escrutinio, escuchamos a uno de los referentes del BUR, afirmar que quienes asuman la conducción deben volver a implementar una permanente campañas para asociar a la AMIA a los miembros de la comunidad que no lo son.

Otra certeza se relaciona el BUR, qué si bien sigue siendo la agrupación política interna mayoritaria, su caudal electoral (cantidad de asociados que los votan) apenas aumentó con respecto a la anterior elección, la del 30 de abril de 2017, y fue sensiblemente menor a lo logrado cuatro años antes, lo que debería ser un llamado de atención para quienes lo dirigen.

Conversando con algunos miembros del BUR mientras se desarrollaba el escrutinio, notamos que si bien estaban convencidos de que triunfaban, a la vez consideraban que la respuesta de su gente no había sido la que esperaban, y reconocían que tuvieron que redoblar sus esfuerzos, en las últimas horas de la votación para lograr que miembros de sus instituciones fueran a votar.

Un análisis de lo ocurrido no puede obviar analizar lo ocurrido tanto con “Una Amia” como con “Somos Amia”, si bien las expectativas que sus referentes tenían eran muy distintas.

“Somos Amia”, conformada por los tradicionales factores ideológicos sionistas, que debido a la pandemia, una vez suspendida la elección hace dos años, suspendió su campaña electoral hasta hace un par de meses, buscó el voto de los socios, haciendo mención a que su identificación con la Kehila lo hizo colaborar permanentemente en la gestión de la AMIA integrando la Comisión Directiva. El resultado obtenido es una certeza que ya los tradicionales factores ideológicos identificados con el Movimiento Sionista no poseen un caudal electoral significativo.

“Una Amia”, constituida como movimiento político interno de la comunidad judía a mediados de 2019, representó a los sectores comunitarios que se enfrentan abiertamente al BUR, como lo han hecho desde que, Guillermo Borger, un dirigente del BUR, asumiera la presidencia de la AMIA, en junio del 2008. Desde su constitución iniciaron una importante campaña destinada a conseguir el apoyo de los asociados “no ortodoxos”, que no fue suspendida durante los meses más álgidos de la pandemia, pues realizaron una importante cantidad de actividades vía Zoom.

Observando imparcialmente el resultado del escrutinio, debemos decir que el resultado obtenido por “Una Amia” es más que aceptable, creemos qué tanto para sus dirigentes como muchos de sus votantes, fue insuficiente, pues su aspiración manifiesta era lograr vencer electoralmente al BUR, o por lo menos lograr que la ortodoxia no superara la mitad más uno de los votos

Cuál será la actitud futura que implementarán los dirigentes responsables de las instituciones y/o factores ideológicos que integraron las tres listas electorales, a partir de la realidad demostrada por el resultado de esta última elección. Esta es, a nuestro entender, la primera incertidumbre que surge luego del pasado 10 de abril.

La segunda incertidumbre se relaciona directamente con el armado de la próxima Comisión Directiva de la AMIA. Hasta la elección del 2013 era tradicional que se conformara el órgano de conducción de la institución “de pared a pared”, es decir, que todas las listas estén representadas de acuerdo al resultado electoral obtenido. Que los integrantes de “Somos Amia” se integrarán a la futura conducción no ofrece dudas, lo que no se sabe es que harán los integrantes de “Una Amia” que en las últimas cadencias decidieron no sentarse en una “mesa” conducida por el BUR, aunque es sabido que algunos de sus dirigentes consideran que deberían formar parte de la Comisión Directiva

Por último, quien será el próximo presidente de la AMIA, pues a horas de concluido el escrutinio es una incertidumbre que seguramente se revelará dentro de unas semanas y se confirmará cuando sesione como Electora la Asamblea de Representantes de asociados, el 23 de mayo venidero.

El BUR, por tener mayoría propia en la Asamblea, no necesita discutir que cargos les asigna a dirigentes de las otras listas que aceptan integrarse a su conducción representada por el presidente de la institución, el vicepresidente primero, el secretario general y el tesorero y varios vocales que le aseguren tener la mayoría en el caso de una votación.

El BUR, como ya es tradicional, no ha dicho ni una palabra, sobre quien de los 49 representantes de asociados en la Asamblea Electora será el considerado capacitado para presidir la AMA por su indiscutido líder, el rabino Samuel Levin.

Rabino Samuel Levin

Ante esta última incertidumbre debemos manifestar, que para muchos miembros de la comunidad, y también dirigentes de factores contrarios al BUR, que Guillermo Borger sea el próximo presidente de la AMIA, lo verían como un hecho muy positivo.

Luego del escrutinio, Alberto Astrovsky, veterano dirigente, ex Presidente de la O.S.A expresó su desazón y pena, calificando de “grave omisión” al no cantarse el HATIKVA, acto símbólico convertido en un hito histórico luego de cada elección en AMIA y muy importante para quienes integramos los movimientos sionistas

Ante esta posibilidad debemos decir que los comentarios de quienes frecuentan los ámbitos cercanos a la conducción del BUR, se menciona, desde hace bastante tiempo, que quien sería el próximo presidente de AMIA es Ariel Halperin, un dirigente joven, vocal de la actual Comisión Directiva, que tiene a su cargo el área del Vaad Hajinuj.

Ariel Halperin, posible futuro presidente de la AMIA

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat