Inicio ACT. COMUNITARIA AMOS: Importante debate sobre los «usos políticos» del atentado a la AMIA

AMOS: Importante debate sobre los «usos políticos» del atentado a la AMIA

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El ex titular de la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la AMIA, Mario Cimadevilla;  el dirigente Jorge Elbaum, representante del Llamamiento Argentino Judío; y Diana Malamud, referente de Memoria Activa; participaron en una reunión virtual convocada con motivo del 26 aniversario del atentado a la AMIA.

La actividad, que se desarrolló el domingo, fue organizada  por AMOS, una agrupación de jóvenes miembros de la comunidad judía, y fue convocada por zoom bajo la consigna “Los usos políticos de la causa AMIA”.

Kevin Ary Levin fue el mediador de la actividad, y  en la presentación apuntó que la actividad la organizó un grupo de jóvenes, muchos chicos que no habían nacido el 18 de julio de 1994, que consideraban que es necesario el debate en la comunidad, ya que según explicó hay una mirada crítica a la línea oficial mantenida por la dirigencia comunitaria.

El primer orador fue Mario Cimadevilla, quien se refirió a su gestión de más de dos años al frente de la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la AMIA, tras ser designado por el presidente Mauricio  Macri. El ex senador nacional destacó la necesidad de adecuar la legislación a fin de poder continuar con la causa se presentaran o no los imputados, y también “incorporar tecnología para poder avanzar en la investigación”.

Respecto a su desvinculación de la Unidad indicó que las diferencias se originaron por la causa que investiga el encubrimiento del ataque terrorista, en la que están acusados desde el ex presidente Carlos Menem hasta el ex jefe de la SIDE Hugo Anzorreguy, el ex juez Juan José Galeano y los fiscales ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, por el presunto pago irregular a Carlos Telledín, el reducidor de autos acusados de haber facilitado la camioneta con la que se perpetró el atentado.

«Cuando había que presentar los alegatos nos preguntan que íbamos a hacer nosotros en los alegatos, decimos que íbamos a sostener la acusación de los imputados. Ahí el ministro (Germán) Garavano, dice que no, que él no iba a permitir que se sostuviera la acusación de todos, que había que pedir la absolución de algunos. Le dijimos que no, que no había evidencias para pedir la absolución de nadie. Fue allí que revocaron el poder por el que estaba actuando la querella, designaron nuevos abogados, fueron y pidieron la absolución, y ahí fue que terminó mi actuación al frente de la Unidad”, relató el ex funcionario.

Su impresión es que a poco de producido el atentado “se comenzaron a lanzar acusaciones sin pruebas, los servicios de inteligencia ensuciaban la investigación con la ayuda, por supuesto de jueces, políticos, de policías, de periodistas y hasta de banqueros». «Siempre se trato de trabajar sobre hipótesis de verdad predeterminadas, elaboradas muchas veces por los servicios de inteligencia. Construían una verdad de acuerdo a las necesidades de cada gobierno y a sus alianzas geopolíticas”, completó.

Por eso, Cimadevilla no dudó en confirmar que la  causa AMIA fue «utilizada políticamente”, y agregó que el expediente judicial se mantiene «por la labor que desarrollaron los familiares».  “Hubo bastante inacción y complicidad institucional con esta malla investigación”, sostuvo.

Cimadevilla aclaró que acepta que haya críticas a su gestión, pero aseguró haber actuado con  “absoluta honradez intelectual”.  El ex funcionario  expresó su malestar por los cuestionamientos que efectuó el presidente de la AMIA, Ariel Eichbaum, en el discurso que pronunció en el acto virtual convocado por el 26 aniversario. 

Jorge Elbaum, por su parte, certificó lo expuesto por Mario Cimadevilla, pues siguió la tarea que se desarrollaba en la Unidad ya que estaba escribiendo: “Efecto Nisman”. A continuación manifestó que el juez federal instructor de la causa AMIA participó del encubrimiento de lo ocurrido, al igual que el Gobierno de esos momentos.

De acuerdo a lo sostenido por el dirigente, hubo presiones de Israel y Estados Unidos para responsabilidad a Irán por el atentado. «Evidentemente quienes hablan de la pista siria, de la pista libanesa, la pista iraní, etc., algo hay ahí que tiene que ver con el contexto de época, algo clave que nos impide llegar a la verdad, que nos ha impedido estos años llegar a la verdad y sobre todo ha castigado doblemente a las víctimas y los familiares de las víctimas, y es que hubo una componenda entre el gobierno de Menem y la justicia federal para ocultar lo que realmente (ocurrió) e inventar y pagar cuatrocientos mil dólares a Telleidín para que diga algo que no sabemos si es cierto o no”, explicó.

 

 

«Existió un apriete geopolítico, que es la componenda jurídico política que se aceptó, podría no haberse aceptado, y si no se hubiese aceptado Israel no se hubiese ofendido, simplemente es una cosa de estrategia política de un departamento de relaciones exteriores de un país extranjero, y acá también se sumó a eso que no se quería que se investigue a Kanoore Edul, que era del mismo barrio de los Yoma”, consideró.

Por su parte, Diana Malamud, referente de Memoria Activa, afirmó que desde la agrupación de los familiares se denunció «el uso y el abuso político de esta causa”. “La comunidad judía Argentina posterior o a través del atentado a la sede de la  AMIA se vio sumamente expuesta en todo lo referente a lo mediático argentino. Yo creo que nunca antes los judíos argentinos habíamos estado tan en la vidriera, como ocurrió después del atentado y hasta ahora”, reflexionó.

Para Malamud, «la comunidad judía se ha arrogado una representatividad que no le corresponde, bajo ningún punto de vista». «Pero el problema -continuó- no es solamente que ellos se arrogaran esa representatividad sino que los diferentes gobiernos los tomaron por legítimos, y ese ha sido el grave error de todos los gobiernos que se han sucedido, por lo menos de hace 26 años a la fecha. Ellos son los primeros en ser recibidos por los gobiernos, los primeros en ser escuchados por cada uno de los gobiernos”.

Consultada sobre qué gana la comunidad judía con cerrar la causa AMIA,  Malamud contestó: “Creo que la dirigencia, no la comunidad, pues creo que tenemos que aprender también a que la comunidad somos todos, y otra cosa es la dirigencia de la comunidad judía, que conmigo no tienen absolutamente nada que ver, estamos en otra vereda y cuando paso cerca cruzo».

La referente de Memoria Activa apuntó que la dirigencia comunitaria  «desde el día uno quieren cerrar está causa». «¿Por qué quiere cerrar esta causa?, porque ellos sabían que el atentado a la AMIA iba a suceder, y después sabían que vinieron unos y les dijeron que tenían que decir que fue Irán. Desde el minuto uno, no del minuto cinco».

«Entonces entre que sabían que iba a ocurrir y no hicieron nada, en que sabían que el culpable desde el minuto uno era Irán, y en el que empezaron a ocurrir irregularidades en la causa y ellos eran parte de esas irregularidades, el caso del pago de los 400 mil dólares a Telledín, claramente la DAIA sabía de ese pago. Fue algo pactado por todos, no podría haber sido posible el encubrimiento sin la anuencia de la dirigencia de la comunidad, bajo ningún punto de vista», aseguró.

«Entonces ¿qué mejor que cerrar la causa? Entonces porque le pagaron cuatrocientos mil dólares a Telleidin. Se lo pagaron para que diga que unos policías de la provincia de Buenos Aires, en quienes ni la madre confiaría un auto, van a cometer un atentado. En fin le pagaron para que haya culpables, para que fueran presos de por vida y se terminó la causa AMIA. El tema es que ellos no contaron con que iba a ver grupos de familiares que no lo íbamos a permitir. Pero fue una lucha titánica», señaló.

Malamud comentó que «el juicio, el primer juicio, en donde tuvimos la suerte de tener un tribunal maravilloso en ese juicio, que el último día dijo ‘esta causa es nula desde el día uno, porque el primer acto de la causa AMIA es nulo’». «De todos modos ellos plantearon y dijeron los familiares y la sociedad argentina tienen el derecho a conocer la verdad, y entonces hicieron una historia. Contaron la historia que ellos habían investigado, y ahí comienza la causa de encubrimiento. Hubieran cerrado eso por qué les convenía, porque ya hicieron muchos negocios con eso, acá hay mucho dinero de por medio, pero esto no es inocente, esto no es solamente alfombra roja, esto es alfombra roja sinónimo de dinero. Acás se negoció con los muertos de la AMIA”, insistió.

Malamud reiteró que Memoria Activa ha solicitado en diversas oportunidades “que puedan ser públicas todas las audiencias”, en especial debido a las declaraciones de los miembros del personal de las agencias de seguridad solo pudieron ser presenciadas por los que tenían permitido estar en las audiencias.

También afirmó que “la causa AMIA incomoda a demasiados y nada mejor que cerrarla con broche de oro”. “Creo que más allá de lo que ocurra con la causa AMIA en sí, creo que es muy importante que vayamos generando cambios en nuestro país. Creo que uno es en la justicia. Creo que tenemos que estar activos todos”, dijo.

Finalmente, Malamud afirmó: “Creo que los malos triunfaron”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat