Inicio NOTICIAS Jabad Lubavitch celebró Simjat Beit Hashoeva

Jabad Lubavitch celebró Simjat Beit Hashoeva

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Jabad Lubavitch Argentina inició la celebración de una antiquísima festividad judía, Simjat Beit Hashoeva, cuyo origen se remonta a la época del Beit Hamikdash (Templo de Jerusalem) donde, durante la festividad de Sucot, se vertía agua sobre el sacrificio diario, además de la habitual libación de vino. El evento realizó ayer, jueves, a las 17hs en Puerto Madero.

Durante los siete días de Sucot, tanto los habitantes de la ciudad de Jerusalem como aquellos que concurrían a ella cumpliendo con el mandamiento y llevando sus ofrendas al Beit Hamikdash (Templo de Jerusalem) se congregaban al anochecer en su atrio y bailaban alegremente hasta el amanecer. Los jajamím, sabios de la época talmúdica, afirmaban que “¡Aquél que no vio el regocijo de la extracción del agua, nunca vio alegría en su vida!”.

Este año, la celebración se realizó en Puerto Madero, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde en su amplio jardín, centenares de chicos disfrutaron de juegos infantiles, mientras los adultos utilizaban la amplia Suca para comer, cumpliendo con la mitzva sentarse en la Suca para ingerir alimentos y bebidas, o recorrían y adquirían productos en los puestos de Judaica.

Frente al Beit Jabad, en la calle, se erigió un gran escenario, delante del que – a partir de las 19 hs. – se fueron ubicando los asistentes, pese a una llovizna y fuerte viento, a la vez que muchos hombres y jóvenes comenzaron a bailar, esperando el momento en que el cantante Lionel Mizrahi, diera su recital.

Previo a la actuación de Lionel Mizrahi, varios niños leyeron en voz alta versículos de la Torá y saludaron a los presentes: los rabinos Daniel Oppenheimer, de la comunidad Ajdut Israel; Isaac Rubén Yacar, de la comunidad Sharei Sión y Tzví Grunblatt, director general de Jabad Lubavitch Argentina.

“En Israel se celebra Sucot en el otoño, cuando empieza a refrescar. Si nosotros salimos de Egipto en primavera, ¿Porqué se celebra Sucot en el otoño?. La respuesta de los jajamím (sabios de la época talmúdica) es que precisamente cuando en otoño la gente va entrando a sus casas, el judío sale y desafía el fresco del otoño y demuestra que no está saliendo a hacer un picnic, sino porque HaShem (D\’s) dijo que debemos recordar los milagros que tuvimos en la travesía del desierto”, expresó el rabino Oppenheimer y agregó que eso era lo que estaban haciendo en ese momento, con quienes participaban de la celebración de Simjat Beit Hashoeva, pese a la inclemencia del tiempo, cumpliendo lo establecido por HaShem.

Por su parte el rabino Yacar, luego de felicitar a Jabad Lubavitch Argentina por organizar esta celebración, manifestó: “Hace años escuchábamos que esto pasaba en Nueva York, en Israel, y hoy lo estamos viendo acá, en Argentina, y para nosotros es muy emocionante”, para referirse luego al significado de las cuatro especies (el etroc, el lulab, el mirto y el sauce) y porqué deben estar juntos en el momento de decirse las bendiciones específicas de Sucot. "En hebreo la palabra sueño proviene de la misma raíz que luchar y por lo tanto hay que luchar para estar más cerca de la Torá, por estar más cerca de los jajamím, y para estar juntos”, afirmó al respecto.

El rabino Tzví Grunblatt, director general de Jabad Lubavitch Argentina, se refirió, entre otros conceptos, al año de Hakhel, momento en el que, durante los tiempos del Templo de Jerusalem, luego de un año en que no se trabajaba la tierra, el pueblo se congregaba en Jerusalem, -hombres, mujeres e incluso niños de la más temprana edad, para escuchar como el rey de Israel leía párrafos de la Torá, para fortalecer su fe en D´s y su compromiso con la Torá.

"Si bien no tenemos el Beit Hamikdash, todos los preceptos tienen su connotación espiritual”, alegó y consideró que "este es un año especial para unir a los judíos y reunirlos alrededor de la Torá, la fe en D’s y las mitzvot, pues si el Beit Hamikdash estuviera construido y tuviéramos nosotros el privilegio de estar en el Beit Hamikdash y escuchar al rey de Israel, que en este momento sería el rey Mesías, leer las palabras de la Torá, pudiésemos imaginarnos como nos hubiera movilizado, impactado pues como dice el Ramban: \’Ese momento para los yehudim es como si estuvieran en el Monte Sinaí, escuchando las palabras de HaShem\’. Y así era cuando los yehudim estaban en el Beit Hamikdash y escuchaban del rey las palabras de HaShem que los inspiraban, con esa fuerza y energía".

Por eso hoy cuando nos imaginamos lo que hubiera sido si tuviéramos el privilegio de estar ahí, primero despierta en nosotros un gran deseo de que esté el Beit Hamikdash, lo que nos despierta un deseo de tener al Mesías ya, el Beit Hamikdash ya, y el Hakel ya. Y en segundo lugar, al tener un año de Hakel la enseñanza de que este año HaShem nos da fuerzas especiales para poder reunir a todos los yehudim. Cada uno de los presentes aquí tiene la capacidad de reunir a gente y fortalecer su fe en D’s y el cumplimiento de las mitzvot; y que nos inspiremos todos para elevarnos, para unirnos, para usar la fuerza que cada judío tiene para hacer por el bien del otro y por el bien propio; y fortalecernos en el estudio de Torá, cumplimiento de mitzvot, ayudar a otro para que tenga su Mezuza y a otra para que tenga sus Tefilim. Y ahora, todavía quedan algunos días de Sucot, invitar a la Suca y darles el Lulab para que digan la berajá (bendición) y tendremos la redención”, concluyó Grunblatt.

El acto culminó con el recital de Lionel Mizrahi, quien interpretó obras de acervo cultural tradicional judíos.

https://www.facebook.com/Comunidadjudiaenaccion?ref=hl

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat