Inicio NOTICIAS La primera máquina de hornear Matzá

La primera máquina de hornear Matzá

Por
0 Comentario

 Itongadol/AJN.- Alrededor de 1857, la primera máquina para hornear matzá fue inventada en Austria, a partir de una fuerte polémica que duró medio siglo.

La máquina recién inventada amasaba la masa y la hacía rodar a través de dos rodillos metálicos de la que salía delgada, perforada y redonda. Se colocaba a continuación en un horno. Como se reutilizaron las esquinas de la masa para hacer la ronda matzot, se temía que el tiempo que transcurre hasta que se utilizan esos trozos de masa de nuevo podría permitir que se conviertan en leudada.

Luego, una máquina fue desarrollada y produjo matzá cuadrada para que no hubiera sobras. Otras mejoras posteriores en la maquinaria aceleraron todo el proceso de producción, lo que llevó a una aceptación general del método moderno. Mientras tanto, muchos rabinos ilustres levantaron su voz de protesta en contra de la nueva máquina, mientras que otros, igualmente respetables, permitieron su uso.

Salomón Kluger de Brody, en una carta al rabino Jaim Nathan y el rabino Leibush Horowitz de Cracovia, Galicia, donde la máquina ya estaba en uso, prohibió comer matzot hechas a máquina, en especial para la mitzvá matzot (la matzá comida para cumplir el mandamiento en el seder).

Uno de los argumentos más reveladores de Kluger fue la oportunidad que se brinda a los pobres para ganar dinero para sus necesidades de la Pesaj. El uso de la maquinaria requería menos trabajadores manuales. Él y sus seguidores también argumentaron que la matzá shemurah, en particular, debe ser hecha con la intención de cumplir con el precepto que requiere la comprensión de un adulto maduro. También afirmaron que había una sospecha de que los trozos de masa que deja las ruedas de la máquina eran difíciles de limpiar y se convertirían en leudado.

En la vanguardia de los rabinos que permitían el uso de la maquinaria estaba José Saúl Nathanson de Lemberg. Ellos refutaron los argumentos de la producción en serie. Sostuvieron que estos matzot se cocinan con la intención de cumplir con la ley, ya que es necesario que un adulto arranque la máquina. No tenían miedo a la masa que se deja en las máquinas, ya que se limpian bien y con frecuencia. Además, afirmaron que la máquina acelera el proceso y es más eficiente que los hombres y las mujeres que trabajaban en la panadería día y la noche. Los puntos de vista de Nathanson han sido aceptados por la mayoría de los judíos.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat