Inicio NOTICIAS Cristina reinaugura una histórica sinagoga de Moisés Ville

Cristina reinaugura una histórica sinagoga de Moisés Ville

Por
0 Comentario

La presidenta Cristina Kirchner reinaugura hoy jueves la Sinagoga Brener de la ciudad de Moisés Ville, la que es considerada un emblema de la comunidad judía de esa zona de la provincia de Santa Fe.
Eva Guelbert de Rosenthal, directora del Museo Histórico Comunal y de la Colonización Judía "Rabino Aarón Halevi Goldman", como los miembros de la comunidad judía de Moisés Ville transmitieron su alegría y agradecimiento por la recuperación de este edificio que fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1999.
“Reinaugurar el templo de Moisés Ville es revalorizar lo nuestro, es llevar a cabo algo que soñamos y planificamos durante mucho tiempo, pero que no se podía concretar”, expresó Rosenthal en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias.
Justamente desde que fue declarado Monumento Histórico Nacional, los miembros de la comunidad trabajaron para recuperar el histórico edificio.
“Desde un principio nos planteamos si Moisés Ville realmente meritaba que tenga un patrimonio nacional y creo que tiene todas las características para serlo. La población nuestra es una comunidad chica por lo que se entendía que se vaya reduciendo el número de sinagogas”, comentó.
En un principio, los miembros de la comunidad pensaron en el Templo Baron Hirsch, una sinagoga fundada en el año 1891, cuando apenas se estaba organizando la colonia en 1889, y que fue creada por la Congregación israelita Barón Hirsch, que formaban algunas familias judías lideradas por la figura Aarón Goldman.
Sin embargo, la comunidad termina inclinándose por la Sinagoga Brener, que fue construida por iniciativa de la Sociedad Unión Israelita y fundada en octubre de 1905 con la llegada de los primeros pioneros judíos.
La historia comenzó cuando Marcus Sterman dona los terrenos donde fue levantado el templo, que en un principio fue conocido como la Sinagoga Sterman.
Previamente, en 1906, se autorizó al presidente de la entidad, Adolfo Kaufer, a que avanzará en el proyecto de construcción de la sinagoga, y durante el año siguiente se realizaron distintos trámites y campañas para la edificación del templo.
Sin embargo, recién 1908, la Sociedad Unión Israelita aceptó la donación de Marcus Sterman y encargó a Samuel Brener, vicepresidente de la entidad, la construcción.
Brener contrató al constructor David Schapschuk, quien más tarde construirá varias sinagogas y edificios vinculados a la comunidad, según relató Rosenthal.
“Los obreros y la gente empiezan a llegar al lugar y a hablar de la sinagoga de Brener, que fue inaugurada en 1909, para Rosh Hashaná (Año Nuevo Judío)”, recordó la directora del Museo Histórico Comunal.
Consultada sobre la importante cantidad de sinagogas en una zona donde las comunidades eran reducidas, Rosenthal explicó que en su mayoría se trataba de “población judía ortodoxa y migratoria”. “Venían distintos grupos y se iban asentando, cada uno quería tener su sinagoga. En ese momento había cuatro en el pueblo”, agregó.
La directora explicó que la Sinagoga Brener es “un edificio sencillo, pero que ha sido pensado hasta en la forma del ingreso de la luz, lo que es típico de Europa Oriental”. “Además tiene el Arón Kodesh (Arca Sagrada de la Ley) que fue hecho por un artesano ebanista, en la década del ‘20, cuando la organización era presidida por Israel Weisburd quien lo trae al artesano Abraham Silberman y hace todo al estilo renacentista italiano una obra de arte. Hoy fue vuelto a restaurar por quien es nuestro presidente comunal”, añadió.
La araña principal del templo fue adquirida en una subasta del mobiliario que se había salvado del incendio del primer Teatro Colón, y en la que se observan los rostros de la Tragedia y de la Comedia.
“Esta sinagoga tiene un valor no solo como socio cultural, religioso y edilicio sino que también tiene un valor para la comunidad de volver a activar esta sinagoga, que aparte había sido nuestro lugar de estudio porque está pegada a la escuela”, comentó Rosenthal. El edificio también es conocido como Beith Hamidrash Hagadol (Casa de altos estudios)
Lo cierto es que la restauración del edificio fue una tarea de muchos años en los que miembros de la comunidad pidieron ayuda para recuperar un monumento histórico.
“Finalmente logramos (en 2008) que el World Monument Found inserte a la sinagoga entre los 100 sitios de peligro de deterioro de la humanidad”, relató Rosenthal.
La directora comentó que el primer apoyo fue recibido de parte del gobierno provincial cuando hace unos tres años salió con una propuesta para solucionar lo más urgentes que era que no llueva adentro del edificio. Dos años más tarde, el Gobierno nacional invirtió en la restauración de la sinagoga, tarea que estuvo a cargo del arquitecto Daniel Birchner.
Rosenthal resaltó la importancia de que la presidenta Cristina Kirchner “se involucre, que de cierta manera esté presente”.
“Es una emoción muy grande después de muchos años de lucha porque realmente estuve muy involucrada en todo esto desde que fue declarado Patrimonio Histórico Nacional. Durante esos años realizamos una investigación histórica conjuntamente con la arquitecta Adriana Collado y los amigos de la Universidad del Litoral, lo que nos permitió relevar los edificios de Moisés Ville”, afirmó.
Siempre en diálogo con esta agencia, Rosenthal contó que esta sinagoga “es parte de nuestros abuelos inmigrantes y que llegue hasta nuestros días, nos permite decir que no solo hablamos de una trayectoria sino también de un legado para las futuras generaciones”.
“También es importante reconocer que nuestros inmigrantes judíos no digo que se han asimilado, pero si arraigado al suelo y han encontrado lo que vinieron a buscar, subrayó.
Para Rosenthal, la restauración de la Sinagoga Brener “es un reconocimiento a la trayectoria de esta comunidad que ha hecho tanto por el pueblo porque no únicamente hemos venido a buscar sino también hemos entregado mucho al país”.
Desde la comunidad se estima que esta obra promoverá turismo en dos rutas: la inmigración y región láctea.
Abraham Kanzepolsky, un histórico habitante de Moisés Ville, dijo que “en este acto se rescata una sinagoga de 110 años, que si se quedaba como estaba se terminaba destruyendo”. “Ahora parece una verdadera joya donde se ve el trabajo artesanal que se hizo y se recuperó algo importante para futuras generaciones”, enfatizó.
Kanzepolsky consideró que el templo de Brener se diferencia del resto por todo el mobiliario interior.
Finalmente, valoró la financiación otorgada por la Gobernación de Santa Fe y el Gobierno nacional.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat