Inicio NOTICIAS Estudiantes de Estados Unidos buscan sus raíces en el idish

Estudiantes de Estados Unidos buscan sus raíces en el idish

Por
0 Comentario

Un grupo de estudiantes universitarios estadounidenses se encuentra en un semicírculo, aplaudiendo y saltando en un pie, mientras cantan en idish "Az der rebe zingt, Zingen ale khsidim". "Cuando danza el Rebe, también lo hacen todos los hasidim", dice la canción.
No se trata de un espectáculo musical ni de una clase en una sinagoga. Es el primer semestre de idish en la Universidad Emory, en Atlanta.
La lengua que utilizaban los judíos alemanes estuvo a punto de morir después de que el Holocausto terminará con la vida de millones de hablantes de idish o bien perecieron en los campos de concentración nazis o, en el mejor de los casos, huyeron a otros países donde su lengua materna no era bienvenida.
Sin embargo, la universidad de Emory, como la Universidad Johns Hopkins en Baltimore y la Universidad de McGill en Canadá trabajan en la recuperación de la lengua y de esta manera apreciar una rica historia de la cultura judía de Europa.
"Sí queremos preservar esto, tenemos que hacerlo de manera activa y consciente", dijo Miriam Udel, profesora de Emory en idish que utiliza la canción para enseñar la lengua. "La generación que sabe idish pasivamente está desapareciendo. Hay tesoros que deben ser preservados, porque vamos a perder el acceso a ellos si dejamos morir al idish", añadió.
Se estima que en el mundo hay entre uno y dos millones de hablantes nativos en idish, pero sólo unos 500.000 lo hablan en el hogar. En su mayoría son judíos ortodoxos.
Cuando YIVO, el Instituto para la Investigación Judía de Nueva York, comenzó a ofrecer programas de verano en idish, en 1968, eran el único programa de este tipo en el mundo.
Ahora, compite con los programas intensivos de verano en idish que se brindan en Tel Aviv, Israel, Ottawa, Canadá, Indiana y Arizona, dijo Paul Glasser, del YIVO.
Cerca de 20 colegios y universidades en Estados Unidos y Canadá ahora ofrecen algunos cursos en idish, aunque sólo unos pocos de ellos tienen títulos en el idioma.
El interés ha crecido sobre entre los jóvenes judíos, que no siente vergüenza de que sus padres hablen idish en lugar de inglés, dijo Glasser. "No hay nada de qué avergonzarse. Nadie puede cuestionar su identidad norteamericana", agregó.
Mateo Birnbaum es un estudiante de Emory y comentó que tomó clases de idish porque siente una conexión personal con el idioma, ya que sus abuelos todavía hablan.
"Me han enseñado mucho acerca de mis propias raíces y del pueblo que han venido" dijo. "Ha sido una experiencia muy interesante el aprendizaje, no sólo desde la perspectiva de la lengua, sino también desde la perspectiva histórica", agregó.
No sólo en las clases de la universidad es donde el interés creció por el idish. La música klezmer también se convirtió en una atracción en muchos músicos jóvenes de Canadá, como el artista de hip-hop Socalled cuyo verdadero nombre es Josh Dolgin, y Kahn Daniel, de Nueva York, cantante de folk que está grabando con algunos de los artistas más populares de idish en el mundo.
El Congreso de la Cultura Judía realiza cafés mensuales, donde los jóvenes músicos presentan temas en idish.
Una búsqueda de idish en Facebook produce docenas de enlaces a grupos como "Di Kats der Payats (El gato en el sombrero en idish)" y "Diccionario de argot idish".
"Esto es lo que todo el mundo en idish está tratando de hacer: llegar a las generaciones más jóvenes y mostrar a la gente lo que hay ahí fuera", dijo Shane Baker, presidente del congreso y actor no-judío.
En Emory, los estudiantes aprenden idish a través de canciones y de leer antes de realizar la música a capella en hogares de ancianos de Atlanta y centro de estudiantes judíos de Emory. Las actuaciones suele darles más confianza en sus capacidades lingüísticas y ayudarlos a conectarse con viejos altavoces de idish, según consignó el portal de noticias Ynet.
Elizabeth Friedman, de 18 años, dijo que se inscribió en Emory porque estaba segura de lo que debía tomar durante su primer semestre en la universidad. “Me di cuenta de lo mucho que aprendí desde el principio porque nunca fui bueno para los idiomas de forma natural", concluyó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat