Inicio NOTICIAS Así es la vida íntima de un rabino

Así es la vida íntima de un rabino

Por
0 Comentario

"A diferencia de lo que ocurre en la vida real, a la gente le gusta ver en el cine la parte íntima, precisa y clara de las cosas", señaló Bar en conferencia de prensa, para contestar negativamente a la irónica pregunta de si no cree que puede condenarse haciendo una película como la suya.

Sobre la reacción del público israelí ante este filme que trata del hijo de 6 años de un rabino ultraortodoxo y de su trágico final, el director aseguró que a la gente le ha gustado mucho porque "saca a la luz la vida emocional y familiar de un rabino" y de la gente que le es más próxima.

Sobre el ambiente claustrofóbico que transmite su película, Bar aseguró que se ha limitado a contar sólo lo que era estrictamente necesario para "contar la verdad sobre la religión". Este es un mundo que el director conoce bien, puesto que hasta los 25 años estudió en una escuela talmúdica de una comunidad hasídica de Jerusalén, para luego estudiar durante diez años en una escuela de cine de Tel Aviv.

"Yo abandoné la religión e intenté abrir mis horizontes; pero la religión está presente en todas partes, aunque seamos laicos; se sigue pensando que la religión es algo elevado, que es algo bueno, mientras que el ateísmo no lo es, el ateísmo es como pasarse de listo, y también es esa tensión entre esas dos formas de ver la vida la que he querido mostrar en mi película", explicó.

Autocrítica

Al criticar algo que conoce y le ha sido propio, Bar sentenció que "si se critica al otro se hace política, y si se critica a uno mismo se hace humanidad". El director israelí también destacó que el actor que encarna al protagonista masculino, en alusión al rabino, está considerado el James Dean de su país y que "es muy interesante ver a un actor de ese tipo interpretando a un personaje como ése", porque, añadió, cuando se trata de personas se les considera asexuadas y se les desprende de su masculinidad o de su feminidad.

My Father, my Lord es una variación de la parábola de Abraham e Isaac y el crítico de cine israelí Gad Abittan, quien acompañó a Bar, recordó que la película se ha rodado en tan sólo ocho días, con un presupuesto de unos 100.000 euros.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat