Inicio NOTICIAS Olmert prefiere llegar a un acuerdo con los palestinos, pero no podemos esperarles hasta la eternidad

Olmert prefiere llegar a un acuerdo con los palestinos, pero no podemos esperarles hasta la eternidad

Por
0 Comentario

El nombramiento de Yamal Abu Samhadana, uno de los principales milicianos palestinos, como director general del Ministerio del Interior y la creación de un nuevo cuerpo de seguridad dependiente del Gobierno de Hamás provocaron ayer el inmediato veto del presidente palestino, Mahmud Abbas, y contundentes amenazas por parte israelí. Mientras Abbas anunció que anulará la decisión por considerarla «ilegal», el Ejecutivo israelí advertía: «Si sigue involucrado en acciones terroristas, no dudaremos en matarle». Jefes del Ejército israelí fueron más allá y amenazaron con recuperar Gaza.

El Gobierno de Hamás sigue desafiando a sus enemigos internos y externos y el nombramiento de Yamal Abu Samhadana, líder del grupo armado Comités Populares de Resistencia, es el último ejemplo. El primer ministro, Ismail Haniya, y el responsable de Interior, Said Siam, defendieron ayer la decisión de nombrar como número dos de este ministerio al segundo en la lista de terroristas buscados por el Ejército israelí. Además, detallaron que el nuevo cuerpo policial incluirá activistas de todas las facciones, con preferencia para Azzadin Al Kassam, brazo armado de Hamás.

Abbas, que reconoció haberse enterado del nombramiento por la prensa, pretende evitar con su veto que Hamás forje un ejército paralelo e independiente, ya que los hombres de Samhadana estarían fuera de su control. El enfrentamiento entre Hamás y el presidente es abierto: el jefe del buró político de los fundamentalistas, Jaled Mechaal, acusó a Abbas de promover un «complot» para que su partido, Al Fatah, recupere el Gobierno.

Ayer en Gaza, el propio Samhadana salió al paso de la tormenta provocada y aseguró que «los servicios de seguridad y las distintas facciones deberían unirse en una sola trinchera contra las agresiones diarias de Israel a nuestra gente». Interrogado sobre si ahora que ocupa un cargo ministerial frenará el lanzamiento de Qassam [cohete de fabricación artesanal] contra Israel, el considerado rey de los Qassams fue rotundo: «Colaboraremos con los milicianos armados. El Gobierno nos ha dejado claro que la decisión sobre la continuación o cese de estos ataques es únicamente de los grupos de resistencia».

El portavoz del Ministerio del Interior, Jaled Abu Hilal, alabó a su nuevo consejero: «Samhadana y sus compañeros no son terroristas. Son pioneros de nuestro pueblo y héroes que lo han defendido de la ocupación. Sólo luchadores como él pueden garantizar el orden y la seguridad».

Samhadana, miembro de un importante clan familiar del sur de Gaza, encabeza una facción armada responsable de múltiples ataques, entre ellos el asesinato de la israelí Tali Jatuel y sus cuatro hijas, en mayo del 2004, y el coche bomba contra un convoy que acabó con la vida de tres guardias de seguridad estadounidenses. Sólo el líder del brazo armado de Hamás, Mohamed Def, responsable de decenas de atentados terroristas, le supera en la lista de «hombres más buscados» por Israel. «Es un architerrorista, involucrado en acciones sangrientas, y por eso es un objetivo legítimo», dijo ayer Avi Dijter, ex jefe de los servicios secretos internos israelíes y actual dirigente del partido Kadima. «Israel tiene una larga cuenta pendiente con Samhadana. Su puesto no le proporciona ninguna inmunidad», dijo el ministro de Vivienda, Zeev Boim.

Ayer, el oficial responsable de la zona sur del Ejército israelí, Yoav Galant, reconocía que tienen ya confeccionados «planes para reocupar la franja de Gaza si la ANP no consigue frenar los ataques con Qassam». «No deseamos llegar a esta situación, pero si no hay más remedio, lo haremos. Ya tenemos planes y estamos en una fase muy avanzada en los entrenamientos militares».

Pero el primer ministro israelí en funciones, Ehud Olmert, prefirió señalar otros objetivos. En una reunión con senadores estadounidenses afirmó que el atentado suicida cometido el pasado lunes en Tel Aviv, que causó 9 muertos, fue ordenado en Siria, donde está la sede de Yihad Islámica, el grupo palestino que reivindicó la acción suicida.

«Las órdenes para cometer el último atentado en Tel Aviv procedieron de Damasco, y a Damasco fue enviado posteriormente un informe sobre el resultado del mismo». Olmert les comentó que «prefiere llegar a un acuerdo con los palestinos, pero no podemos esperarles hasta la eternidad. Si la situación sigue igual, fijaremos nuestras fronteras definitivas de forma unilateral y los palestinos cosecharán una gran pérdida».
El Pais

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat