Inicio NOTICIAS Cómo funciona la ruta del dinero de la Triple Frontera a Hezbollah

Cómo funciona la ruta del dinero de la Triple Frontera a Hezbollah

Por
0 Comentario

«Como libanés, siento orgullo de Hezbollah, por haber expulsado a Israel de nuestro territorio. Eso no es terrorismo», cuenta el jeque Taleb Jomha, de la mezquita de Foz do Iguaçu, en la Triple Frontera compartida por Brasil, Argentina y Paraguay.
Los servicios de inteligencia de estos tres países, con el apoyo de Estados Unidos, tienen bajo la lupa desde hace tiempo las remesas de dinero que todos los años salen de la Triple Frontera hacia grupos árabes radicalizados como Hezbollah.
De acuerdo con el fiscal contra el narcotráfico y el terrorismo de Paraguay Carlos Cálcena, desde 1995 la región ha aportado al menos 50 millones de dólares a Hezbollah.
Los inmigrantes árabes, afincados en Ciudad del Este, nunca han negado que aportan dinero a Hezbollah. Sucede que no lo consideran un grupo terrorista. «Nunca tuve contacto con Hezbollah pero, por lo que sé, ellos resisten la ocupación israeli», dijo el presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad del Este, Aly Abou Saleh.
Grupos como Hezbollah, en Líbano, o Hamas y la Jihad Islámica en los territorios palestinos, mantienen orfanatos, hospitales y redes de asistencia a los familiares de sus militantes muertos, incluidos los que se «inmolan» en atentados terroristas, y reciben dinero de las comunidades árabes en el exterior.
Comerciantes de la comunidad chiíta en el exterior suelen adoptar» a distancia a uno o más huérfanos de estos «mártires», enviando anualmente 500 dólares por cada uno.
A comerciantes árabes de Ciudad del Este la Justicia paraguaya les decomisó pruebas de envíos de dinero a Hezbollah, y una carta del secretario general de la organización, Hassan Nasrallah, agradeciendo los aportes a una «organización benefactora» llamada El Mártir.
A uno de los recaudadores de Ciudad del Este, Sohbi Mahmoud Fayad, se le encontraron recibos por aportes dados a El Mártir, y una prestación de cuentas dirigida por la organización «a los que cumplieron con el llamado del enviado de Dios».
Balance. El comunicado explica cómo se gastaron los 3,5 millones de dólares recibidos en 2000: 1,3 millón para sustentar a 592 «familias de mártires», 395.000 en ropas y regalos, 1,2 millón en educación de 1.215 huérfanos, 82.000 en salud y 540.000 en reparación de viviendas.
«No hay ninguna duda de que hoy la Triple Frontera es una fuente de lavado de capitales. Eso está absolutamente comprobado. Desde aquí, hoy se alimentan muchas cuentas bancarias en el mundo entero», dijo a PERFIL el ex juez brasileño Luiz Flavio Gomes, que investiga los «crímenes financieros».
*Desde Brasilia
Santiago Farrel

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat