Inicio NOTICIAS Entrevista. La candidata a vicealcaldesa de Jerusalem visitó la Argentina

Entrevista. La candidata a vicealcaldesa de Jerusalem visitó la Argentina

Por
0 Comentario

 Itongadol/AJN.- La concejal de Jerusalem, Fleur Hassan Nahoum, podría convertirse en la próxima vicealcaldesa de Jerusalem, en diálogo con Agencia AJN durante su visita a la Argentina destacó que “el gobierno israelí se dio cuenta la importancia latinoamericana, tenemos que seguir estrechando los lazos desde Jerusalem”.

Nació y se crió en Gibraltar, tiene acento andaluz y es ciudadana de Gran Bretaña, luego de estudiar en Inglaterra se mudó a Israel en donde lleva viviendo más de 17 años.

Hassan Nahoum, autodenominada “Flor” para el mundo hispanoparlante, dialogó con Agencia AJN y aseguró que le gustaría “ser la voz de los latinos en Israel para luchar por los derechos y las oportunidades”.

Además de ser concejal de Jerusalem, forma parte del partido Yerushalmim como segunda de Zeev Elkin, que se encuentra dentro del partido Kulanu que formó coalición con el partido oficialista Likud de Benjamín Netanyahu en 2015.

En conversación con Agencia AJN añadió que desea ser representante de los latinos y crear “un puente de colaboración entre Israel y el mundo latinoamericano que sea bueno para ambas partes”.

-¿Qué significa para Usted presentarte en Jerusalem?
-La razón por la cual yo me metí en la política en Jerusalem es porque yo pienso que así como Jerusalem tiene todos los problemas más profundos y complicados del Estado de Israel, también es el lugar donde se puede traer la solución. No es un tema local, es un tema nacional y no sólo eso, sino para todo el mundo judío. Tenemos una situación económica muy complicada. Es la ciudad más pobre de Israel, porque los ultraortodoxos y los árabes viven en un 50 por ciento bajo la pobreza. Entonces, la situación socio-económica y la política no se pueden separar.

-Y sin embargo la hotelería es una de las más caras del mundo…
-Sí. Pero dos terceras partes de los niños de Jerusalem se van a la cama con hambre. No se puede sostener una cosa así. Tenemos que desarrollar la economía de la parte este de Jerusalem, con más focus a la economía interna y tenemos que ver también cómo sacamos a los ultraortodoxos a trabajar.

-¿Dónde juega la educación en esto?
-Es muy importante. Es clave. En el mundo ultraortodoxo el problema más grande es que los niños –no las niñas, porque las mujeres trabajan y los hombres no- no les enseñan un currículum básico. No le enseñan inglés ni matemáticas. Un niño ultraortodoxo solamente aprende matemáticas hasta los 11 años. Es un escándalo.

-¿Qué ocurre en el mundo árabe?
-En Jerusalem tienen tres sistemas educativos para los árabes. El sistema de la Autoridad Palestina, en el que no hay recursos y los chicos salen de la escuela a los 15 años sin formación. Después están las escuelas cristianas-católicas para los ricos, para los que las pueden pagar. El tercer sistema educativo es el israelí para los árabes, que tiene su adaptación de idioma y cultura. Lo que estamos viviendo en Jerusalem es que más y más familias quieren meter a sus hijos en el sistema educativo israelí para los árabes, porque saben que los niños tienen mejor futuro cuando aprenden inglés y árabe. Porque pueden ir a la universidad o conseguir un mejor trabajo. Los jaredim también están empezando a tener alternativas a las clásicas, que son escuelas jaredim con materias como matemáticas o inglés. Se está reformando muy lento. La pregunta es: ¿las reformas se van a implementar con el ritmo que va a salvar la economía? ¿O la economía se va a tener que arruinar antes para llegar a esa reforma total?

-¿De la mano de quién llegó a la política?
-Yo ahora soy la número dos del ministro Elkin, que es un ministro del Likud. Él hizo aliá de Rusia hace 20 años. Es una de las manos derechas de Netanyahu. Es el que le traduce cuando van a ver a Putin, no sólo el idioma, sino la mentalidad. Es una persona muy importante que tiene mucho mérito, que está en el gabinete de Seguridad. Yo lo primero que le pregunté es para qué quería ser alcalde, siendo que integra el gabinete de Seguridad. Él trabaja en dos ministerios, el de Medio Ambiente y el de Jerusalem. Ha hecho mucho para traer mucho presupuesto a Jerusalem. Y él, como yo, cree que Jerusalem es la clave y la solución para todo el Estado de Israel.

-¿Por qué?
-Por la situación demográfica, que es la situación futura de Israel. Y porque él también cree que todo lo que podamos resolver en Jerusalem tiene la solución para el Estado. Es como un laboratorio.

-Hace poco tuve la oportunidad de estar en Mobileye, y eso también es Jerusalem.
-Sí, es un profesor de la Universidad Hebrea, que desarrolló una tecnología que está cambiando el mundo. Tiene la tecnología OrCam, que es increíble. La gente ciega puede casi ver. Es una prueba de que la mejor tecnología de Israel sale de Jerusalem. Porque la diversidad de Jerusalem y cómo trabajamos unos con otros es algo que fomenta la creatividad. Lo que tiene mucho mérito es que ellos han decidido quedarse en Jerusalem ideológicamente. Sería mucho más fácil para ellos irse a Tel Aviv o Kfar Saba, pero ellos han decidido quedarse en Jerusalem, porque lo ven como una misión ideológica y nacional. Va a traer un empleo increíble y el empleo no va a ser solamente de judíos. Porque yo veo aquí la oportunidad para integrar a los árabes y los jaredim en el mundo de HiTech.

-¿Por qué habla castellano?
-Porque soy de Gibraltar, que es una colonia británica, pero culturalmente somos españoles. Mi familia viene de España. Hace 350 años llegaron a Gibraltar porque los echaron de España en la Inquisición. Y mis padres siempre quisieron hablar español, porque sabían que el inglés lo íbamos a tener en las escuelas. Pero nosotros somos judíos sefardíes.

-¿Cómo fue su aliá?
-Mi aliá fue hace 17 años. Yo vivía en Londres, porque como somos colonia británica, no había universidad en Gibraltar y todo el que quería estudiar tenía que ir a Inglaterra. Estudié en Londres, pero sabía que no me iba a quedar en Inglaterra. Siempre fui sionista, desde los 12 años empecé a leer a Golda Meir. Fui a Israel en una visita y me encantó, me enamoré. Yo sabía que quería ser parte del futuro conjunto que tenemos como pueblo judío. Tuve la suerte de conocer a un hombre que también pensaba como yo, que también era sionista. Nos casamos y, sin hijos, a los dos años nos vinimos a Israel. En Israel nacieron mis cuatro hijos.

-¿Qué significa que una olá (inmigrante) se esté involucrando tan rápido en la política?
-No sé si 17 años es rápido, pero los últimos tres o cuatro años han sido muy intensos. Yo me crié en un ambiente político. Mi padre era primer ministro de Gibraltar. Cuando yo viajé a Israel no pensé me voy a meter en la política, quería encontrar trabajo. Trabajé en la joint y vine con ellos en 2002 en la crisis a la Argentina traje un donador muy importante que invirtió en la comunidad. Me encantó Buenos Aires, lo veo como una capital europea casi. Me encantó la gente, muy intelectual, inteligente, educada y los argentinos de Israel también son muy educados. Siempre me gustó y tuve mucho roce. La gente en Israel me pregunta si soy argentina. Me gusta poder volver a la Argentina. El olé jadash siempre se siente como un outsider, como no me crie en Israel no tengo esa sabiduría cultural que tienen los que nacen en Israel, tengo otra ventaja, viví en 2 países europeos con una mentalidad diferente, eso trae una mentalidad agregada a cómo piensan en Israel de la diáspora y del mundo. La gente tiene que tener puestos diplomáticos en Israel debe ser gente como yo que tenga otra mentalidad, el problema en Israel, la gente que trabaja como diplomático en embajadas le falta la sensibilidad de otras mentalidades en el mundo. Los olim jadashim tenemos esa ventaja y no nos utilizan lo suficiente.

-¿Cómo está viendo la apertura de embajadas en Jerusalem?
Estuve en México, Perú, Guatemala y Argentina. Soy muy optimista con las embajadas, con el anunció de Trump y de Guatemala recibí un grupo de peridistas guatemaltecos en Jerusalem, los llevé a la alcaldía. Les dije que el efecto dominó no empieza del primero, empieza del 2do. El primero podía haber quedado solo. Lo significante fue que saltó Guatemala. Ellos empezaron el momento y eso es muy importante. En Israel hay mucho amor al sudamericano por varias razones. Al israelí le encanta el idioma, viene el mochilero. Hay una historia bastante buena aceptando a Israel como Estado en el 48. En Jerusalem los trece países que aceptaron a Israel como estado tienen una calle con su nombre. Creo que ahora el gobierno israelí se dio cuenta la importancia latinoamericana, tenemos que seguir estrechando los lazos, cuando fui a Mexico llamé al gobierno a inaugurar la embajada, digo lo mismo en Argentina y digo lo mismo en Perú.

-¿Cómo es la elección en Jerusalem?
Tenemos elecciones el 30 de octubre, se vota para alcalde y para concejal. El Consejo de Jerusalem, yo como alcalde quiero que todo el mundo vote por Zeev Elkin, tiene la experiencia y la visión para un Jerusalem mejor, desarrollado y puede traer la solución para los problemas de Israel. Demográficamente tenemos la representación de lo que va a ser un futuro Estado de Israel. El tiene la mirada amplia que no tienen los demás. Los veo más provinciales, el tiene la mirada amplia. Me pidió que sea su número 2 y lo veo como una oportunidad de influenciar en un nivel más alto en la capital del Estado de Israel. También porque soy Olá y Jerusalem es la ciudad que absorbe más olim de Latinoamérica, Francia y los países anglosajones. Creo que tengo una mirada que puedo traer a su administración y para que los olim se queden en Israel. Todos los años se llora a 7.000 personas fuera de Jerusalem, jóvenes que se van. En vez de mirar a los que se van, miremos a los 3.000 que vienen. No hay política desarrollada para que los olim se queden y triunfen en la ciudad. Hay siete candidatos este año, el es uno de los más fuertes y tiene la bendición de Netanyahu y casi todo el Likud. Es un ministro que fue jefe de la coalición en el Gobierno, trajo mucho presupuesto de desarrollo a Jerusalem, cree en encontrar empleo para los árabes y desarrollar la parte este. Tiene chances grandes de ganar y de todos los candidatos es el más serio y más experimentado.

-¿Qué le puede decir a los judíos y no judíos que no conocen Israel ni Jerusalem, lo que significa llegar a Israel?
Israel es un país democrático con un orden y una ley desarrollada, un sistema político libre. Es el único en la región, Israel hoy día es una economía muy fuerte en todo lo que tiene que ver con tecnología. Viene de la necesidad de no tener límites geográficos, dado que no hay con quien hablar en el entorno. Es un país muy seguro, Jerusalem es de las ciudades más seguras del mundo. La gente no se entera que a pesar de estar en un conflicto, está muy bien manejado y se muere más gente por accidentes de coche que por el conflicto. Pasear por la calle de Buenos Aires es más peligroso que pasear por Jerusalem. Es un sitio muy bonito y bello. Tiene una gastronomía increíble. Lo que aparece en televisión no es realidad.

-¿Cuánto tiene que ver el voto ortodoxo en la elección de ustedes ahora?
Desafortunadamente muy alto, tienen un índice de votar muy alto, no solo que ellos votan todos y nosotros muy poco, porque tienen más poder proporcional del que deberían tener, nosotros tenemos que alentar a que salgan a votar. Ellos deciden la elección, la ventaja que tiene Elkin es que la generación nueva de ultraortodoxos ya no quieren que les digan cómo vivir y a quién votar. Hay un 30% de ortodoxos independientes, esos más modernos que quieren trabajar y mandar a sus hijos al ejército son el futuro del Estado de Israel. La mayoría de ellos van a votar por él. El tiene grupos variados que lo van a votar y para ser un alcalde de todo el mundo.

-¿Elkin la va a esconder por ser mujer frente a los ortodoxos?
El no solo que no me esconde, el insistió en que una mujer sea su número 2 por que quiere la variedad masculina-femenina en su partido. Eligió que sea yo con mi ideología abierta del mundo. Tengo una relación muy buena con los ortodoxos, aunque no estemos de acuerdo en muchas cosas. Con todo el mundo busco siempre primero lo que nos une antes de lo que nos divide. Hay mucho que nos une, hemos hecho proyectos buenos de construcción con los ultraortodoxos, hemos hecho proyectos con adolescentes con problemas en su comunidad. Soy muy respetuosa, aunque no estemos de acuerdo y ellos tienen mucho respeto. Me llaman a las 1 de la noche para arreglar cosas que tenemos juntos, si fuera una persona odiada no me hubiera puesto como número 2 y todos los haredim me quieren mucho.

-¿Cómo está viviendo la ley Estado Nación?
La ley no es una ley mala, era necesaria pero mucho de lo que pasa en Israel, la forma no fue sensible. Tenemos una situación que el carácter judío del Estado de Israel no estaba en una ley básica, cuando llegaba una pregunta muy significante para el futuro de Israel para la Corte Suprema, el carácter judío no era algo que podían tomar en cuenta. Eso se tenía que arreglar y solucionar, vino para solucionar un problema que teníamos y la declaración de un Estado Judío no tenía una ley que le de carácter como la ley de la minoría. Lo que se hizo era necesario para destacar el carácter judío del Estado de Israel. Esta ley puede proteger que en 20 años no venga alguien y diga que el Hatikvah no sea más el himno. Fue importante pero el Gobierno no fue sensible con las minorías sionistas como los drusos, era necesaria una clausula que proteja los derechos de las minorías en Israel de vivir en paz. Pero en la ley básica tenemos la dignidad que ya existes y es lo mismo. En Israel no es el que es el cómo, el paquete, como decirlo. Hay que ser más democrático y sensible para proteger a los amigos y no dañarlos. Ese fue el único error pero la ley en si era necesaria. Todos los estados en el mundo son patria de su gente pero nosotros no podemos ser patria de nuestra gente. ¿En Argentina hace poco el presidente tenía que ser católico y nosotros no podemos decir que nuestro Estado es un Estado para la gente judía? ¿Porque siempre ese doble estándar?

¿Qué espacio puede imaginar en un futuro con el colectivo latinoamericano en Israel?
Me gustaría ser la voz de los latinos en Israel para luchar por los derechos, las oportunidades, no solo de los inmigrantes sino también de los veteranos que siguen ahí y no sienten que tengan una representación natural, autentica, para ellos. Me gustaría llegar al parlamento de la Knesset y ser la voz de ellos.

-¿Cuál es el mensaje para los votantes de cara a esta nueva elección?
Nosotros representamos lo mejor del talento de los inmigrantes con la experiencia de los israelíes que siguen ahí y también tenemos visión, no creo que nadie tenga una visión concreta de cómo Jerusalem puede ser el laboratorio para el futuro de Israel, para la solución de convivencia, para el desarrollo económico. En la diversidad veo siempre ventajas, no desventajas. Ser de una mentalidad diferente por no nacer ahí tiene muchas desventajas en la política pero también tiene muchas ventajas. Pienso en que la voz latina de la que puedo ser representante puede ser un puente de colaboración entre Israel y el mundo latinoamericano para que sea bueno para ambos lugares.

-¿Qué opina de la convivencia entre palestinos e israelíes?
Una mujer árabe, una ultraortodoxa y yo comprando en un local la misma camiseta para nuestras niñas, esa es la convivencia, eso es lo que tenemos, que vengan a verlo.

GP-DB-LV

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat