Inicio NOTICIAS Presidente de la comunidad judía de Chile: “El BDS está en las universidades, no es un movimiento nacional”

Presidente de la comunidad judía de Chile: “El BDS está en las universidades, no es un movimiento nacional”

Por
0 Comentario

 Itongadol/AJN.- Shai Agosin dialogó con AJN sobre los conflictos con la Federación Palestina de Chile y la buena relación de la comunidad judía con el Estado chileno.

El presidente de la comunidad judía de Chile, Shai Agosin, afirmó a AJN que el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS) en su país “está suscrito a las universidades, pero no es un movimiento nacional que esté traspasando todos los espectros de la sociedad”.

Agosin dialogó con AJN en el marco Foro Global del Comité Judío Americano (AJC, por sus siglas en inglés) en Washington, donde también analizó la situación de otros países de Latinoamérica.

-¿Qué significa la responsabilidad de estar presente en este encuentro del AJC?
-La responsabilidad de estar presente aquí es tremenda, porque de alguna forma uno está representando a todas las instituciones que son parte de la comunidad judía de Chile. Uno siente y tiene la obligación de representar de buena forma la política y lo que estamos llevando a cabo en la comunidad judía de Chile, en su conjunto.

-Cada año en este encuentro van cambiando las crisis de los países. ¿Cómo es la situación ahora en Chile?
-La comunidad judía de Chile está atravesando un momento especial. Uno de los grandes desafíos que tenemos en Chile es, sin duda alguna, luchar contra el movimiento de boicot BDS. Es una campaña fuerte la que hay en nuestro país y la estamos viviendo día a día a través de las bases, de nuestra juventud, que se ve perseguida con este acto de antisemitismo disfrazado de boicot y desinversión.

-¿Se sabe cómo y cuándo ingresó el BDS a Chile?
-El origen del movimiento BDS en Chile responde a la Federación Palestina de nuestro país. Ellos, desde parte de su organización, trajeron a nuestro país esto, que se ha visto verdaderamente amplificado. No existe en América Latina un movimiento tan fuerte como el que se ha tratado de implantar en Chile. Sin embargo, ha recibido el rechazo transversal de las cúpulas de nuestro país en general, ya que entiende que esto no corresponde. Me refiero al gobierno de Chile, porque el canciller ha planteado claramente: ‘El gobierno de nuestro país no está de acuerdo y no apoya el BDS en ninguno de sus aspectos’.

-¿Cómo convive el gobierno con esta iniciativa palestina?
-Hay que entender que el BDS está suscrito a las universidades, no es un movimiento nacional que esté traspasando todos los espectros de nuestra sociedad. El gobierno de Chile ya ha sido claro en relación a este punto y nosotros creemos que la relación con la comunidad judía y el gobierno es muy buena. Siempre ha sido buena y esta no es la ocasión de que no lo sea.

-¿Cuánto se dificulta ser judío en Chile?
-Hoy en día el antisemitismo está muy disfrazado de antisionismo. Nosotros lo vemos con la Federación Palestina, que trata de incendiar los ánimos, de importar el conflicto palestino-israelí y eso hace que vaya creciendo la animosidad antisemita hacia la comunidad judía. Pero podemos decir que vivimos en paz, en un país que es realmente libre, donde se puede ejercer nuestro judaísmo con tranquilidad.

-¿Se trabaja para eso o es una sociedad sana en la convivencia?
-En Chile hay que trabajar mucho. Debido a la gran inmigración que hay de Venezuela, Colombia, Perú y otros países, debido a todo lo que está ocurriendo en la región, se ha notado una persecución bastante importante hacia los inmigrantes. La comunidad judía tiene una obligación en relación a eso y tal vez por ahí va nuestro trabajo para seguir tratando de lograr que la convivencia nacional sea buena y que la convivencia con los judíos sea buena también.

-Dina Siegel se refirió a Brasil, Nicaragua, Venezuela y Chile. ¿Qué mirada tiene sobre las dificultades de otros pares?
-Creo que las dificultades que se observan en otros países de la región obedecen más a problemas políticos nacionales que a problemas directamente con la comunidad judía. Obviamente que esto afecta a las comunidades judías, que es el caso de Venezuela, cuando hay falta de alimentos, medicinas. El caso de nuestra comunidad chilena es distinto debido a lo participativa que es la comunidad palestina y además a esta virulencia que ejerce la Federación Palestina de Chile.

-¿Cómo transcurre la vida judía en Chile? Desde los escolarizados hasta las sociodeportivas.

-La comunidad judía en Chile es una comunidad con mucha vitalidad. Estamos muy felices en ese sentido. Tenemos que valorar mucho nuestras instituciones, que son maravillosas. Tenemos tres colegios, diferentes sinagogas, clubes deportivos, instituciones que albergan a la juventud y es una comunidad realmente viva. Día a día se puede compartir todo y creo que cada judío en Chile tiene su espacio. Es solamente el hecho de buscarlo y lo van a poder encontrar.

-¿Cuál va a ser su trabajo como dirigente de aquí en adelante?
-Hay varios objetivos que nos hemos planteado en el aspecto externo, como seguir estrechando los lazos con el Estado chileno, seguir estrechando los lazos con la comunidad palestina y hacer entender que nuestra relación es buena con la comunidad palestina y solamente los problemas son específicamente con la Federación y un grupo minúsculo. Internamente, queremos hacer cada día una comunidad más fuerte y más vital.

-¿Dónde se da ese vínculo con la comunidad palestina?

-La relación entre ambas comunidades está vinculada con personas. Hay amistades, negocios entre ambas comunidades y hay muchos ejemplos que podría dar.

-¿Hace poco se publicó una entrevista donde lo sacaron de contexto?

-La verdad que fue una entrevista muy larga, muy buena, en el canal de televisión UCV (Universidad Católica de Valparaíso), donde me preguntaron sobre toda mi vida y dentro de esos temas hablamos del conflicto palestino-israelí, hablamos de la relación de la comunidad judía de Chile con la comunidad palestina. Obviamente la Federación Palestino sacó de contexto uno de los comentarios.

-¿Hubo alguna repercusión de la charla que se suspendió de un arqueólogo israelí?

-No hemos recibido ningún tipo de respuesta formal de la Universidad en estos días, solamente que ellos insisten en el argumento de que por razones de seguridad no se pudo realizar la actividad. La semana pasada hubo un incidente bastante grande con el club palestino, donde un grupo de muchachos fueron a jugar fútbol al estadio israelita y tuvieron que salir corriendo porque fueron perseguimos y agredidos verbalmente con dichos antisemitas muy graves. No se pudo terminar el partido y estamos tomando medidas junto con el estadio israelita en relación a lo ocurrido, que no había pasado nunca en la historia entre las dos comunidades. Ha significado una escalada de agresividad de violencia por parte de ciertos miembros de la comunidad.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat