Inicio NOTICIAS AJC. El chavismo y los judíos: entre el hostigamiento y la banalización del Holocausto

AJC. El chavismo y los judíos: entre el hostigamiento y la banalización del Holocausto

Por
0 Comentario

 Itongadol/AJN.- Cuando uno pensaba que la conflictiva situación en Venezuela no daba para más sorpresas, llega el Presidente Nicolás Maduro en vivo y por TV para enseñarnos que el régimen que reprime y encarcela a opositores, controla la justicia y limita las facultades legislativas de la Asamblea Nacional, es en realidad “la víctima”.

Ante el acoso público que sufrieron sus partidarios de viaje en el exterior, el mandatario dijo sin escrúpulos que hoy los chavistas “somos los nuevos judíos del siglo XXI, que persiguió Hitler”. Y continuó: “Así somos. No llevamos la estrella de David amarilla, llevamos el corazón rojo de ganas de luchar y pelear por la dignidad humana y los vamos a derrotar a estos nazis del siglo XXI, a estos fascistas”.

Repercusiones

Las reacciones ante la infame analogía no se hicieron esperar. La más prominente vino del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, afirmando que “Nicolás Maduro banaliza el Holocausto y distorsiona uno de los capítulos más negros de nuestra historia”. Por su parte CAIV, el organismo representativo de la comunidad judía de Venezuela, expresó su “repudio absoluto a cualquier mención del genocidio de más de seis millones de judíos por parte del régimen nazi, para equipararlo con los recientes incidentes”.

Venezuela es hoy un país al borde del colapso: no hay comida, faltan medicinas, el desempleo y la inflación no dan tregua, las bandas criminales dominan las calles, la violencia es moneda corriente y, mientras tanto, las multitudinarias marchas opositoras se suceden todas las semanas pidiendo la renuncia del mandatario.

“Resulta ofensivo que el Presidente Maduro invoque el Holocausto para proteger a su régimen y a sí mismo, y para atacar y difamar a la oposición”, dijo Dina Siegel Vann, la directora del Instituto Belfer para Asuntos Latinos y Latinoamericanos del AJC.

Llama también la atención que la referencia a los judíos surja justo cuando el país atraviesa un período de conmoción social. Una vez más, la mención dista de lo inocente, al igual que cuando, durante la campaña presidencial del 2013, Maduro acusara a su oponente Henrique Capriles de “estar al servicio del capitalismo sionista, de Israel y del lobby sionista”.

Hugo Chávez y los judíos

Cabe recordar que el régimen chavista puso a la comunidad judía en estado de alarma. En 2004 una escuela judía fue allanada por la policía con la excusa de buscar supuestas pruebas en relación con el asesinato de un fiscal. En 2007, en vísperas del referendo constitucional, agentes secretos realizaron una redada al Centro Social, Cultural y Deportivo Hebraica buscando armas y explosivos que nunca encontraron. El 31 de enero de 2009, una banda armada irrumpió en la sinagoga Tiferet Israel de Caracas y la ocupó durante varias horas. Pocos días después, una bomba estalló en la sinagoga ortodoxa Beit Shmuel. En 2013, 50 documentos filtrados mostraron que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional espió por años a ciudadanos judíos y las instituciones de la comunidad.

Estos hechos ocurrieron mientras Chávez llevó su retórica antiisraelí -y en varios casos antisemita- a niveles desconocidos para un líder latinoamericano. Basta con mencionar uno de sus discursos en el 2005, cuando declaró que “el mundo es para todos nosotros, pero se da la circunstancia de que una minoría, los descendientes de los mismos que crucificaron a Cristo, los descendientes de los mismos que echaron a Simón Bolívar fuera de aquí y también lo crucificaron a su manera más allá en Santa Marta, en Colombia. Una minoría ha tomado posesión de toda la riqueza del mundo”.

Fue Chávez quien forjó vínculos personales y estratégicos con el expresidente iraní Mahmud Ahmadinejad –un negador del Holocausto que además llamó a la aniquilación de Israel–, la guerrilla terrorista Hezbollah, el dictador sirio Bashar el Assad y Hamás. Y fue Chávez quien decidió romper las relaciones diplomáticas con Israel en 2009 y usar al Estado Judío como chivo expiatorio en la ONU.

Cuando el Chavismo llegó al poder en 1999 había más de 20 mil judíos en Venezuela. Hoy son menos de la mitad. Miles de venezolanos judíos se unieron en el exilio a los cientos de miles de compatriotas no judíos. El clima de hostilidad en el que han vivido los judíos bajo la llamada Revolución Bolivariana no puede ser pasado por alto.

Así, cuando el Presidente Nicolás Maduro dice como si nada que los chavistas son los nuevos judíos del siglo XXI, éste es un nefasto agravio que no puede tomarse con ligereza: es una ofensa a las víctimas del Holocausto, a los judíos que fueron el blanco de ataques bajo el régimen chavista y, por sobre todas las cosas, es un insulto al pueblo venezolano que quiere vivir en libertad y con dignidad.

El autor es Director Asistente para Medios en Español del AJC
@AJCLatino

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat