Inicio MUNDO JUDIO Por primera vez el Congreso Sionista Mundial sesionará de manera virtual

Por primera vez el Congreso Sionista Mundial sesionará de manera virtual

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por primera vez en la historia, en una semana, el Congreso Sionista Mundial se reunirá virtualmente desde el Centro de Transmisiones de Jerusalem. El encuentro contará con la participación de 720 delegados de 30 países de América y Europa, más Australia e Israel, y se extenderá a lo largo de tres días de deliberaciones. El principal punto de interés estará puesto en qué partido o personalidad obtendrá los cargos de presidente del KKL, la Organización Sionista y el Keren Hayesod.

Itongadol.- Por primera vez en la historia, en una semana, el Congreso Sionista Mundial se reunirá virtualmente desde el Centro de Transmisiones de Jerusalem. El 38° Congreso Sionista, que comienza la próxima semana, contará con la participación de 720 delegados de 30 países de América y Europa, más Australia e Israel, y se extenderá a lo largo de tres días de deliberaciones, todas las tardes.

Lo que le interesa a la mayoría de los activistas en torno a la realización del congreso es menos el contenido y más qué partido o personalidad obtendrá los codiciados cargos de presidente del KKL, la Organización Sionista y el Keren Hayesod. También hay otros puestos, algunos remunerados y otros no, que también tienen implicaciones para los presupuestos y la agenda de las actividades de las instituciones nacionales, con activos, presupuesto y volumen de actividad de miles de millones de shekels al año.

A diferencia de años anteriores, este año aún no está claro quién obtendrá los puestos en cuestión, luego de un enredo en el partido gobernante: el Likud Mundial celebró elecciones para el cargo de presidente, que ganó el actual presidente Yaakov Hagoel, pero desde el campamento de Miki Zohar, respaldado por el primer ministro, afirman que los delegados del Likud deben unirse a ellos, creando así una especie de dos subpartidos, solo que aún no está claro si es legalmente factible.

Al repasar las propuestas de resolución que votarán los delegados no hay titulares tan dramáticos como en años pasados, y «la sensación es que el coronavirus le ha sacado todo el contenido al Congreso», dice una fuente de las instituciones nacionales. Aun así, pueden encontrarse algunas perlitas en las sugerencias.

La coalición de la Organización Sionista de Estados Unidos y el Likud Mundial, por ejemplo, busca alentar la inmigración, por supuesto que de todo el mundo, pero también de manera focalizada. «Con el fin de abordar y ayudar a las necesidades especiales de las diversas comunidades de la Diáspora, incluidos, entre otros, la judería de Francia, los judíos ruso-estadounidenses, otros judíos rusos, los judíos de Sudamérica y las comunidades de judíos persas de todo el mundo», se lee en la propuesta de resolución sometida a votación. También quieren provocar la inmigración de judíos de habla rusa, que hay cerca de un millón en los Estados Unidos y Canadá, «para que la inmigración exitosa de judíos estadounidenses de ascendencia rusa ascienda al corazón de la tierra de los judíos, una inmigración que estará abierta a todos los sionistas, religiosos o laicos, o con cualquier otro trasfondo «.

Pero la propuesta más original es el establecimiento de una «nueva» comunidad judeopersa en Israel, que no está claro si se refieren a los judíos que todavía viven en Irán o si son los judíos de Persia que viven en el mundo, especialmente en América del Norte. La propuesta: «La creación de una nueva comunidad judeopersa en Israel que permitirá la inmigración exitosa de judíos de Persia a Israel y que esta comunidad también esté abierta a todos los sionistas, de todos los orígenes».

También hay pequeñas guerras entre derecha e izquierda. Por ejemplo, en una propuesta presentada por la lista progresista Hatikva de los Estados Unidos se propuso: «Decidir que el Departamento de Educación de la Organización Sionista Mundial se conectará con todos los movimientos juveniles sionistas en los Estados Unidos, las asociaciones Hillel, el movimiento en los campus de J Street y otras organizaciones, con el objetivo de realizar actividades educativas en los campus cuyo propósito sea combatir los ataques antisionistas». Pero no todas las facciones estarán de acuerdo en que el lobby judeoestadounidense de izquierda J Street sea considerado un «movimiento sionista» y es probable que los partidos de derecha propongan eliminar el nombre de esta organización de la propuesta. Hatikva está formada por representantes de organizaciones judías de izquierda como J Street y el Nuevo Fondo para Israel .

Al mismo tiempo, el Likud buscará proponer «promover la inversión más allá de la Línea Verde, para ayudar a las necesidades de seguridad, religión e inmigración del pueblo judío, con el aumento del antisemitismo en todo el mundo», y se espera que se opongan el movimiento reformista y Hatikva, dos listas que alentaron a sus miembros a votarlos para impedir la transferencia de fondos a las poblaciones de Judea y Samaria.

Meretz busca «enfocarse en los jóvenes no afiliados a través del desarrollo de programas y centros culturales», mientras que Beiteinu Mundial (el brazo global de Israel Beiteinu) busca tratar a los inmigrantes de manera más respetuosa, «ser conscientes y sensibles y prestar atención a cualquier discurso y material escrito para no atribuirles a los inmigrantes, nuevos y veteranos, la identidad nacional del país del que emigraron, no empujando así su identidad fuera de la identidad judeoisraelí”, la propuesta fue escrita por el director de Beiteinu Mundial, Alex Selsky.

Otra propuesta refrescante es celebrar un Congreso Sionista para la Juventud: «La Organización Sionista Mundial preparará un Congreso Sionista para la Juventud que reunirá a los mejores y más brillantes miembros de la próxima generación del liderazgo sionista de todo el mundo», se lee en la propuesta de la facción Amenu de Australia. También propuso «preparar un plan de trabajo integral para la transmisión de la lengua y la cultura hebreas en todos los ámbitos del público judío de la Diáspora».

Hay un intento de la facción de la Confederación de abrir filas: «Establecer un comité que presente un informe sobre la cuestión de cómo el movimiento sionista puede mejorar la representación e inclusión de las diversas comunidades sionistas».

Durante el congreso, titulado «Garantía mutua y aliá a Israel», se llevarán a cabo elecciones para los jefes de las instituciones nacionales: KKL, Keren Hayesod y la Organización Sionista Mundial, y se debatirán cuestiones de la agenda del mundo judío: el impacto de la crisis del coronavirus en las comunidades judías del mundo, evaluaciones de la ola de inmigración a Israel después de la crisis global, lucha contra el creciente antisemitismo, el desarrollo de poblaciones en Israel y más.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat