Inicio MUNDO JUDIO Coronavirus. Rabinos en Argentina ratifican continuidad de ceremonias aunque suspenden actividades para mayores adultos

Coronavirus. Rabinos en Argentina ratifican continuidad de ceremonias aunque suspenden actividades para mayores adultos

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Los rabinos de la comunidad judía argentina resolvieron en su mayoría mantener las ceremonias religiosas como las reuniones durante el Shabat frente al avance del coronavirus aunque suspendieron gran parte de las actividades orientadas a los adultos mayores, que de acuerdo a los especialistas en infectología son los grupos de mayor riesgo de vida ante el nuevo virus.

En una consulta realizada por Itongadol entre rabinos de distintas congregaciones se destacó la puja entre lo espiritual y la necesidad de ajustarse a un protocolo de prevención dispuesto por el gobierno nacional a través del Ministerio de Salud y las organizaciones internacionales que elevaron la enfermedad a pandemia por la duración que ya tiene el coronavirus.

En este contexto, hay rabinos que mantienen firmes sus actividades, más allá de las ceremonias religiosas, mientras que otros ya comenzaron a planificar la transmisión online de las oraciones tradicionales con el objetivo de reducir al máximo el riesgo de contagio.

El rabino Sergio Bergman (izquierda), de Fundación Judaica, y el seminarista Uriel Aiskovich (derecha), de Ioná.

Por su parte, rabino y fundador de la Fundación Judaica Sergio Bergman informó que, hasta que no haya más directivas por parte de las autoridades nacionales, la institución permanecerá abierta. Las ceremonias de Shabat y los cursos que se realizan en la semana continuarán normalmente, aunque pidieron a sus miembros extremar los cuidados respecto a la proximidad física y responsabilidad en cuanto a permanecer en los hogares si viajaron al exterior.

En tanto, el seminarista Uriel Aizkovich, director de la sinagoga del Centro Hebreo Ioná, aseguró que se profundizaron las instrucciones de limpieza y desinfección del establecimiento. Además, aseguró que una de las medidas es solicitar a los mayores de 65 años que no asistan a los espacios religiosos, debido a que es la gente más vulnerable ante el virus.

si6
Rabinos Alejandro Avruj (izquierda), Marcelo Bater (derecha, arriba) y Fabián Skornik (derecha, abajo)

Alejandro Avruj, rabino de Amijai, anunció que van a suspender todas las actividades, salvo la tradicional de Shabat. “Decidimos suspender todos los talleres y cursos y hay varias clases que vamos a grabar desde una plataforma de streaming para dar clases online”, agregó.

Avruj indicó que se buscará trabajar con grupo más reducidos y se suspendieron todas las actividades con adultos mayores porque son los grupos de mayor riesgo. “La ceremonia de Shabat no se suspende aunque saldrá un mensaje invitando a la prevención para que no concurran las personas que están con algún tipo de riesgo o que hayan venido de viaje”, comentó. Frente a este panorama, el rabino anticipó que se invitará a la gente a que vea la ceremonia desde la plataforma de streaming.

El rabino Mauricio Bater, Director Ejecutivo de Masorti Olami y de Mercaz Olami, comentó que los expertos pronostican que “un 70 por ciento de la población va a estar afectada por el coronavirus” y, por eso, destacó la necesidad de tomar medidas de prevención. “Hay que buscar un equilibrio, continuar la vida pero ser cuidadoso. Es preferible ser cuidadoso antes y no después”, sostuvo.

El rabino Samuel Levin, de la Yeshiva Hafetz Jaim, expresó que “sólo se puede decirle a la gente que se cuide. Nada más”. “Que no se den abrazos, que no se den la mano. Se puede explicar que hay que evitar el acercamiento de uno con el otro para que no se pase el problema. Sólo se puede aconsejar, nada más”, añadió.

En declaraciones a Itón Gadol, Levin sostuvo que “no se puede prohibir hacer casamientos, hacer compromisos. No podemos vivir en una cárcel. Hay que aconsejar alejarse de cualquier cosa que pueda generar un contagio”.

“Sugerir a la gente que se cuide, que no den la mano ni se besen uno al otro. Pero tampoco hay que hacer de esto algo que se termina el mundo y se termina la vida cotidiana. No hay que alarmar más de lo que es y aconsejar a la gente de cómo cuidarse”, enfatizó.

En tanto, el rabino Marcelo Bater, de la comunidad Dor Jadash, transmitió su preocupación por el avance del coronavirus y resaltó que en principio se extremaron “completamente las medidas de higiene”. “La limpieza en todos los espacios del templo. Que haya jabón, toallas de papel, alcohol en gel. Queremos que la gente sienta que es un espacio donde pueden mantener la higiene como corresponde”, remarcó.

“En cuanto a la cancelación de actividades, por lo pronto lo que hicimos es cancelar las actividades para los adultos mayores, de más de 65 años, que son la población de riesgo según los organismos de salud”, dijo Bater, quien comentó que cuentan con un equipo médico para analizar los comunicados emitidos por el Ministerio de Salud.

Al igual que las otras sinagogas se mantiene la realización de las ceremonias de Shabat aunque a los chicos y adultos que regresaron del exterior se les pide que estén esas dos semanas que corresponden en cuarentena como se dispuso oficialmente. “Por ahora el Shabat se realiza con normalidad pero tomando todas las medidas de precaución habidas y por haber respecto a la limpieza y a la higiene, y esperamos que no haya que suspender el servicio. En caso de tener que hacerlo, vamos a encontrar la forma de llegar a nuestros congregantes”, dijo.

A diferencia de otros rabino, Bater dejó librado a la decisión de los fieles el besar o no los símbolos religiosos, mientras que para los Bary Bat Mitzvá a la gente se les pidió que respeten las indicaciones del Ministerio de Salud y que si viene del exterior cumplan con las dos semanas de cuarentena.

Fabián Skornik, de Lamroth Hakol de la localidad de Florida, en el conurbano bonaerense, comentó que están “conmocionados” por la situación que se vive a nivel mundial con el avance del virus. “Tanto el dengue como el coronavirus, con todo lo que esto puedo implicar para el contagio de la gente, y casos como el de Italia nos sirven como ejemplo de que no hacer las cosas a tiempo y de entrada puede hacer que las cosas sean bastante más complicadas después, especialmente cuando empiece el invierno y llegue el frío”, indicó.

“En nuestra institución hemos mandado a todos los socios y estamos reforzando ahora también con los chicos y los jóvenes que quienes volvieron del exterior de los países afectados por el coronavirus deben permanecer 14 días sin venir a la institución, y pedimos por favor que lo cumplan”, explicó.

El rabino explicó que el centro comunitario cuenta con un dispositivo en streaming para que los fieles puedan seguir desde sus casas las ceremonias. “Vamos a ir colgando más actividades al streaming para que la gente pueda tener una participación comunitaria aunque sea a distancia y vamos a empezar a implementar desde esta semana el pedido de la gente, que trate de no saludarse con contacto físicos, que cambiemos algunas costumbres que nos son tan difíciles a los argentinos por nuestra idiosincrasia y nuestra cultura pero que hagamos el esfuerzo para evitar lo mas posible la propagación de este virus”, agregó.

Siempre en diálogo con esta agencia, Skornik detalló las medidas de higiene que se realizaron en la institución y confirmó que suspendieron las actividades para los adultos mayores. “Respecto a las ceremonias de Bar Mitzva no tenemos previsto ningún cambio por ahora, y rige esta restricción para la familia que viene de afuera, que no puede estar presente en la ceremonia si llegaron hace menos de 14 días de los países en los que hay advertencia (especialmente Europa, Estados Unidos e Israel)”, puntualizó.

En cuanto a la adoración de los símbolos religiosos como Tzitzit y mezuza, se propuso que “no haya contacto físico por lo tanto eso va a incluir no darle besos ni al sidur, ni a la kipa, ni a la mezuza, ni a la tora ni al rabino”.

si3Rabinos Samuel Levin (izquierda) y Tzvi Grunblatt (derecha).

Desde el Templo Libertad, el rabino Damián Karo informó que se mantienen todas las actividades y los servicios religiosos pese a la situación generada por el nuevo virus. “Son tiempos en los que la comunidad y quienes se acerquen precisan de contención y de acompañamiento en momentos difíciles. Ayudamos a tomar conciencia para implementar las medidas dictadas para esta situación. Tenemos el Museo Judío de Buenos Aires, recibimos turistas”, indicó.

El religioso aclaró que por el momento se continúa con la prevención y se transmiten las disposición del Ministerio de Salud. “Estamos intentando dejar los saludos con besos y los abrazos para mejores tiempos”, indicó Karo, quien también detalló otras precauciones vinculadas con la higiene personal.

Por su parte, el rabino Tzvi Grunblatt, director de Jabad Lubavitch, recomendó “no entrar en pánico”. “A modo de precaución, formamos un comité de análisis para las decisiones institucionales. Consultamos con un infectólogo para que nos aconseje sobre cómo manejarnos, de manera tal de tratar de proteger de la mejor forma a la población que circula por Jabad, especialmente a la población mayor”, explicó.

En este contexto, Grunblatt subrayó que “también tenemos que pensar a nivel espiritual en reforzar cada uno su estudio de Torá, su Tzedaká, para fomentar la protección divina”. “Hay que asegurarse que las mezuzot estén kasher”, señaló.

si2

“Para que las precauciones tengan su efecto positivo ante todo hay que tomar el toro por las astas y hay que empezar por la conducta espiritual, para luego bajarlo al plano de lo físico”, apuntó el líder religioso.

No obstante, Grunblatt indicó que “con los que han viajado a países afectados se es estricto en no dejarlos entrar a las instituciones, ni a ellos ni a los hijos. Hay que concientizar”.

El rabino de Jabad aclaró que por el momento “nada se suspendió por Purim, ni se va a suspender nada por ahora. Vamos a ir viendo cómo siguen las cosas”.

si5Rabinos Mauricio Bater (izquierda), Adrián Herbst (derecha, arriba) y Adrián Fada (derecha, abajo).

En tanto, el rabino Adrián Fada, de Nci-Emanu El, comentó que ya prepararon “folletería y carteles para el cuidado de toda la gente, y para que sepa cómo tiene que lavarse las manos, y que si estuvo en el exterior sepa qué hacer”.

“Con respecto a las actividades para mayores de 70-65 años hay algunas de ellas que las vamos a suspender seguramente, para el cuidado de ellos principalmente, porque son los más débiles en este sentido”, comentó.

Además, el rabino Fada comentó que establecieron un canal de comunicación con las familias que tienen programados Bar Mitzvá para los próximos días y se les informó que “si tienen un familiar o amigo que haya venido del exterior que por favor tengan los cuidados correspondientes de no venir a la sinagoga si se sienten mal o con tos, para poder cuidarnos entre todos”.

“También hay un flyer circulando sobre no besar la Torá ni las tzitziot, y estos cuidados que tomó la Federación de España y que la Asamblea Rabínica también los tomamos para ser cuidadosos con los elementos de la tradición, que por lo general son los que se besan, por el contagio de las bacterias”, explicó Fada, quien aclaró que se mantendrá el Kabalat Shabat.

si4Rabinos Daniel Goldman (izquierda), Ariel Stofenmacher (derecha, arriba) y Damián Karo (derecha, abajo).

Para Ariel Stofenmacher, rector del Seminario Rabínico Latinoamericano, “hay cuatro palabras que son esenciales para entender que es lo que hay que hacer con el coronavirus”. “Una es la Tfila, otra es Ministerio de Salud, después dos cosas que tiene que ver con las personas que son la conciencia y la ansiedad”, enumeró.

“La Tfila es esencial para muestras vidas y hay que rezar y mantener nuestro vínculo con el todopoderoso, lo cual implica que depende en qué estado de salud y edad esta cada uno va a ir o no al Beit Hakneset y va a hacer Tfila con o sin minian como corresponda”, señaló.

El rabino sugirió evitar minimizar la situación, ya que se trata de una pandemia que hay que atender, aunque recomendó controlar la ansiedad porque “la preocupación extrema hay que usarla para cuidarse, pero no para más que eso”.

Adrián Herbst, de Marc Chagall, explicó que no se dispusieron medidas importantes y se mantienen las actividades. “No hay cambios drásticos, ni importantes, se hacen recomendaciones vinculadas con la higiene personal y tratar de no saludarse con un contacto físico. Estamos viendo la evolución en general para conversar y tomar medidas”, indicó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat