Inicio MUNDO JUDIO Al menos 200 millones de personas podrían ser descendientes de las comunidades judías española y portuguesa

Al menos 200 millones de personas podrían ser descendientes de las comunidades judías española y portuguesa

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- El 31 de julio de 1492, los judíos practicantes que vivían en España tuvieron que tomar una decisión: convertirse al cristianismo o irse.

Si los conversos se quedaban y continuaban manteniendo su fe en secreto, al ser descubiertos por miembros de la Inquisición o denunciados por sus vecinos, serían torturados brutalmente para admitir su «pecado» y luego serían quemados.

La Inquisición española fue fundada por primera vez en 1478 por el rey Fernando y la reina Isabel, con el objetivo de mantener el catolicismo en sus reinos.

En marzo de 1492, Fernando e Isabel instituyeron el Decreto de la Alhambra, también conocido como Edicto de Granada, que ordenaba la expulsión de los judíos practicantes del país, que oscilaban entre 45.000 y 200.000.

Sin embargo, casi 100 años antes, en 1391, más de la mitad de los judíos de España se habían convertido al cristianismo como resultado de la persecución religiosa y los pogromos.

La expulsión de los judíos puso fin a la comunidad judía más grande y distinguida de Europa.

Según Ashley Pérez, presidenta de Reconectar, un proyecto que se enfoca en «facilitar la reconexión de los descendientes de las comunidades judías españolas y portuguesas con el pueblo judío», podría haber unos 200 millones de personas que hoy tienen ADN judío.

La investigación genética publicada a principios de este año encontró que el 25 por ciento de hispanos y latinos tiene ADN judío.

Pérez dijo a The Jerusalem Post que la expulsión de los judíos de España y más tarde de Portugal «es la fecha judía más importante en la historia desde la caída del Segundo Templo. Fue el momento que cambió todo».

Explicó que era «una de las comunidades judías más duraderas del mundo, sin duda una de las comunidades más poderosas e influyentes posiblemente en la historia fuera de la Tierra de Israel».

«Cuando se piensa en todo lo que hacemos en el judaísmo hoy -Halajá, sionismo- todo vino de la Península Ibérica, de España», continuó. “Como resultado de la expulsión, se pusieron en marcha muchas tendencias diferentes en el sionismo, el jasidismo. Muchos eventos en la historia judía tienen sus raíces en la expulsión de los judíos de España».

Además, dejó en claro que algo que debe recordarse es que no todos tenían la opción de irse o quedarse. «A los que habían sido convertidos por la fuerza, que posiblemente fueran la mitad de la población judía, no se les permitió irse, no tenían esa opción».

Pérez describió el día de la expulsión como el momento en que la mitad de la comunidad judía se desconectó la una de la otra.

«Sólo ahora, más de 500 años después, comenzamos a ver una tendencia a revertir eso, con todas estas personas que se están reconectando con el pueblo judío», dijo. «Es un día muy significativo; puso en marcha las ruedas para algunos de los eventos más importantes de los últimos 500 años. Yo diría que no estaríamos donde estamos hoy con el sionismo y el establecimiento de la soberanía judía en nuestra ancestral patria sin la influencia de ese día, y todo lo que sucedió debido a esa fecha».

Pérez enfatizó que las principales comunidades judías influyentes de hoy en los Estados Unidos, el Reino Unido y otros países occidentales están formadas por judíos que huyeron de la Inquisición y los exiliados.

Cuando se le preguntó sobre Reconectar y su papel, Pérez, quien es descendiente de la comunidad judía española, dijo al Post que la idea de la organización es permitir que cualquiera de estos 200 millones de descendientes de las comunidades española y portuguesa se conecten con los judíos de Israel de cualquier manera que les parezca.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat