Inicio LATINOAMERICA Chile/Entrevista. Para el presidente de la Comunidad Judía, Boric “tiene un compromiso con la comunidad palestina”

Chile/Entrevista. Para el presidente de la Comunidad Judía, Boric “tiene un compromiso con la comunidad palestina”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Luego del desaire del presidente Boric al embajador de Israel en Chile, Gil Artzyeli, el presidente de la Comunidad Judía Chilena, Gerardo Gorodischer, accedió a dialogar con la Agencia AJN a pocas horas del inicio del Año Nuevo Judío y hacer un profundo análisis de lo ocurrido sin dejar punto por abordar.

Tratando de hacer equilibrio, la difícil realidad se impone cuando las políticas anti israelíes y contra la comunidad judía afloran casi naturalmente inspiradas en la gran población palestina que vive en Chile, la mayor fuera de Medio Oriente.

Lo ocurrido se suma a varias tensiones anteriores entre Boric y la Comunidad Judía y Boric con Israel. “Boric rehúsa nombrar la palabra Israel” asegura Gorodischer y también se queja, “ Nunca tiene tiempo para recibirnos’’. Pese a todo esto y de haber escuchado del Presidente que “El Estado de Israel era un estado genocida’’ el dirigente Judío no baja los  brazos y entiende que no hay otro camino que una sana convivencia y un diálogo serio y destaca la actitud del flamante embajador de Israel que supo estar a la altura.

AJN.- Antes de ir para atrás y entender lo que pasó, ¿en qué punto estamos hoy y cómo se encuentra la comunidad judía?

Gerardo Gorodischer.- Creo que para la comunidad es muy importante sentir el apoyo de la comunidad judía global y en esta oportunidad lo hemos sentido. Tanto el gobierno como nosotros nos encontramos en un muy buen momento. Hemos estado en una situación difícil, fuimos acogidos por el pacto importante de las autoridades que han estado muy preocupadas y con mucho interés en no perder los lazos con la comunidad judía de Chile. Personalmente, creo que es un proceso de enseñanza, de aprendizaje y de conocimiento mutuo para tener una mejor relación en el futuro.

AJN.- Claramente no es fácil ser judío en Chile, lo que genera la inquietud del mundo en general, del mundo judío en particular y de la comunidad judía de Chile.

G.G.- Hay puntos álgidos en algunos momentos, pero la mayoría del tiempo uno puede vivir tranquilamente. Nosotros estamos viviendo una situación puntual con un gobierno que se encuentra en un proceso de continuo aprendizaje. A la comunidad le ha costado en algunos momentos llevar a cabo la lectura correspondiente como comunidad judía de Chile. Tanto la autoridad, como la comunidad, tenemos que salir juntos, avanzar para construir un país más justo para todos, que es la función que nosotros siempre como comunidad hemos tratado de buscar. Una de las grandes cosas que tenemos que aclarar y entender es que somos una comunidad sionista, que amamos al Estado de Israel, que tenemos una raíz milenaria con Israel, pero eso no quiere decir que nosotros seamos su embajada. Por lo tanto, es importante que cada uno cumpla su rol en este caso particular.

adentro

El presidente de la Comunidad Judía Chilena, Gerardo Gorodischer. (Foto: La Nación Chile)

AJN.- Esta cuestión de separar y que la comunidad judía, y usted como presidente, no representan al Estado de Israel, desde afuera se nota como que los jugadores políticos sobreactúan esta situación.

G.G.- Eso tiene que ver con las gestiones pasadas de las cancillerías, que han llegado en distintas etapas de la vida. Además, Israel ha cambiado la forma de enfrentar la diplomacia desde hace años hasta la fecha, llevándola de una manera más activa. En 2014, cuando sucedió el conflicto en Gaza, no había embajador porque fue justo en el periodo de cambio de embajador. La comunidad judía de Chile lo que trata de hacer es pavimentar el camino para el nuevo representante de Israel y es ahí donde se genera esta confusión.

Lo que Chile tiene en particular es que posee una enorme población palestina y el embate de esa población palestina tan grande termina siendo contra la comunidad por tener un embajador que al no estar en funciones no puede tener esa respuesta del Estado de Israel. El embajador Gil Artzyeli ha estado permanentemente al lado de la gente y de parlamentarios chileno-israelís desde que llegó el 18 de julio. A mucha gente le sorprendió la altura del embajador, su caballerosidad, su capacidad de entender lo ocurrido y aceptar las disculpas. Gil se sobrepuso en ese momento complicado y tuvo la resiliencia necesaria que fue muy valorada de forma transversal por la política y la gente en Chile. Absorbió el golpe y dijo respetuosamente que no había sido un día fácil pero siguió para adelante.

AJN.-Estamos frente a un tema ideológico o antisemita?

G.G.-Es difícil calificarlo y no quiero hacerlo por el momento. Hay una generación que creció junto a un movimiento pro palestino muy fuerte, donde no hemos tenido la capacidad, ninguno de los dos, de acercarnos y entendernos. Todavía espero que podamos avanzar en un diálogo de conocimiento mutuo y respeto. Por ejemplo, en 2014, cuando a un rabino importante aquí en Chile el capellán de la Moneda le quería dar la ciudadanía por gracia, hubo dos personas en la cámara de diputados que votaron que no, una fue él, el presidente Boric. Después está el tema de la miel, que ya lo conversamos y es conocida la historia. (En 2019, la CJC le envió a Boric un regalo de Rosh Hashaná junto con una nota en la que expresaba el deseo de una «sociedad más inclusiva, respetuosa y solidaria», Pero Boric respondió «Agradezco el gesto, pero podrían empezar por pedir a Israel que devuelva el territorio palestino ilegalmente ocupado», tras publicar una foto del regalo en Twitter)

Otra cosa que pasó fue el año pasado, cuando el presidente Boric participó de una reunión de la comunidad en un Zoom en el que había 500 personas. El presidente fue sumamente franco, nos avisó que venía después de haber tenido una reunión y firmado un compromiso con la comunidad palestina para terminar diciéndonos que el Estado de Israel era un estado genocida. Cuando le preguntamos a su entender qué podía esperar de la comunidad judía de chile, su respuesta fue que esperaba que condenemos las violaciones de los Derechos Humanos del Estado de Israel.

En otro momento le hicimos llegar una carta pidiéndole una reunión para saludarlo, como lo hacemos con todos los presidentes, y lamentablemente nunca tuvo el tiempo para recibirnos, cuando nosotros como comunidad hemos ayudado en temas de salud y somos un puente.

La semana pasada tuvimos la tefilá (oración) por Chile, con una maravillosa presencia de la ministra Ana Lya Uriarte, que fue muy bien recibida y como representante del Estado Chileno tuvo palabras muy bellas hacia la comunidad. Pero el presidente Boric no vino, mientras que sí va a todos los otros lugares, por lo que uno no sabe si será o no antisemita.

Lo sucedido con el embajador israelí fue absolutamente sesgado, porque en el mismo momento en el que se negó a recibir sus credenciales, estaban el embajador de Suiza, de Alemania, de Bélgica y de Arabia Saudita, entre otros. El presidente Boric declinó recibir al embajador israelí para así mostrar su malestar al respecto y su preocupación por el niño fallecido en Gaza, cuando creo que no corresponde generar ese tipo de interacciones que son sumamente despectivas y humillantes, es un desaire gigante que se le hizo al embajador, siendo dos países amigos con 70 años de colaboración, como lo son Chile e Israel.

ok

El embajador de Israel en Chile, Gil Artzyeli, junto al presidente Boric.

AJN.- ¿Cree que el Gobierno chileno hizo una rápida reparación?

G.G.- Yo creo que el timing y lo que ocurrió después fue uno de los peores bochornos que le tocó pasar en los últimos tiempos al gobierno, porque abrió un tema absolutamente internacional que él nunca lo vio venir. Encima, a cuatro días de ir a reunirse con los presidentes de todas las naciones en la ONU, no podría haber peor momento para el presidente Boric hiciese esta salida de protocolo. Cuando uno se sale de protocolo, en el mundo diplomático se genera incertidumbre, porque el mundo te está mirando y está acostumbrado a ciertos protocolos, y eso se utiliza para saber si se puede o no confiar en el presidente, en este caso un presidente joven, que tiene ganas de cambiar el mundo. No sé qué seguridad les dará a quienes tengan interés de invertir en Chile o cooperar con Chile, y no abarca solamente al mundo judío, creo que genera un ruido importante.

Creo que desde el gobierno se aceleraron las respuestas porque se dieron cuenta lo que implicaba y que el presidente no supo en qué se estaba metiendo. Hay una serie de artículos que hablan que la canciller fue y le dijo a Boric “esto es un error, no lo haga” y él le habría dicho “sabe qué, yo soy el que manejo”. Esto está escrito en un medio chileno, no es algo que digo yo y no me hago cargo. También se dice que varias personas que son cercanas a él le dijeron lo mismo, pero él siguió adelante en su derrotero. Y tiene que ver con un compromiso que él tiene con la comunidad palestina. Hay una parte del gobierno, son dos coaliciones que se juntaron, que tiene esta concepción y hace mucho ruido, y él de alguna manera los escucha. Pero el gobierno de Israel tuvo la instancia de acelerar el proceso y de componer rápido.

Desde la comunidad, a nosotros no nos tienen por qué pedir disculpas. Nosotros trabajamos con algunos ministerios y entidades del gobierno y la preocupación era porque esas personas entienden que hay una sensibilidad y cada día que venía, que pasaba, las declaraciones eran cada vez más desafortunadas. Cuando el embajador salió de la cancillería y me dice: “me pidieron en reiteradas oportunidades disculpas”. Entonces, vamos a dar la vuelta y vamos a comenzar de nuevo. Al día siguiente, Israel dijo que esto es bastante grave y saca su declaración. El día sábado la cancillería chilena saca una declaración donde reafirman el tema de la muerte de este niño, que es terrible. Yo lo he dicho en todos lados y lo voy a reiterar, no es justificable ninguna muerte pero el niño había participado de un enfrentamiento en donde habían muerto dos israelíes y me preguntaron ¿qué opina de estas excusas? yo dije “no son excusas. Es una explicación más de lo mismo”. Y él planteaba que en vez de recibirle las credenciales en septiembre, las iban a recibir en octubre, entonces profundizó más el tema y al día siguiente, a pesar de que habían tenido esta reunión el sábado a la tarde, la cancillería israelí y la chilena, Boric sale del Te Deum ecuménico y dijo: “le digo a la comunidad judía de Chile que en Chile no se va a perseguir a nadie”. Y es lo mínimo que uno espera como ciudadano que esas cosas no ocurran, pero él lo dijo como si fuera una gran cosa. Y después agrega una frase que para mí es una de las peores que ha dicho: “Y respecto a las disculpas, la cancillería de Chile ha conversado con la cancillería del Estado de la contraparte”. Y antes de decir contraparte, él no quiso decir Israel, hay un momento que él guarda uno o dos segundos buscando la palabra.

Entonces de nuevo incendió el tema y es doloroso y no le iba a pasar nada si decía el nombre de Israel, un país que ha colaborado con Chile, y también Chile con Israel, donde hay una tradición de diplomacia entre ambos países, de años. Entonces creo que la ideología puede tener una influencia, pero la diplomacia de largo plazo es parte de un Estado y trasciende los gobiernos de turno.

Embajador israelí afirma que Chile se disculpó luego del desplante de Boric - Aurora

AJN.- ¿Fue difícil para usted transitar esto como presidente de la comunidad judía?

G.G.- Yo tengo dos públicos. Uno es el externo, el mundo político donde uno tiene que moverse para poder llegar y acercar puntos o para ser duro cuando hay que serlo, pero también está la parte interna de la comunidad que a veces no entiende esa parte y es tan o más difícil a veces que la relación externa. Es ahí donde salen voces disidentes o extremando las posiciones, de las cuales al final como dirigencia comunitaria tratamos de representar a la mayor cantidad de instituciones, pero en los centros no dejan contentos ni a unos ni a otros. Y en ese sentido, es difícil a veces. A mí me encanta navegar y vamos a mirar esto unos días más como una experiencia y un aprendizaje. Ojalá que sirva para tener una mejor relación con el gobierno, que estoy seguro de que con la secretaría general de la presidencia vamos a tener una mejor relación que la que teníamos antes. Y vamos a construir juntos, vamos a planificar en conjunto y vamos a hacer cosas.

AJN.- ¿La comunidad podrá celebrar su Rosh Hashaná con normalidad y tranquilidad?

G.G.- Sí, absolutamente. Yo diría que eso nunca ha estado en tela de juicio. Sí hemos tenido conversaciones, y en ese sentido no tengo nada que decir. Lo que nosotros decimos es que cuando un presidente o líder de opinión valida una idea antiisraelí o antisemita, la sociedad civil que no entiende del tema, piensa “si lo dice el presidente, nos sumamos”. Entonces ahí nos pone en riesgo de discriminación por minoría y eso es lo más grave.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat