Inicio ISRAEL Opinión. “Se ha puesto de moda odiar al Estado judío”

Opinión. “Se ha puesto de moda odiar al Estado judío”

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Si uno quiere apoyar la causa palestina, debe apoyar a Israel, el único país que realmente ayuda al pueblo palestino más que a sus líderes. Israel proporciona a los palestinos agua, electricidad, empleos e incluso atención médica.

Autor: Hananya Naftali – The Jerusalem Post.

Se ha puesto de moda odiar al Estado judío bajo la categoría de «mera crítica» mientras se pone del lado de los verdaderos opresores de los palestinos: sus propios dirigentes.

Calificar a Israel de Estado de apartheid adquirió carácter oficial cuando se lanzó la Semana del Apartheid de Israel en 2005, después de que los activistas antiisraelíes vieran que podían utilizar el apartheid sudafricano y el sufrimiento de los negros para sus fines políticos.

Para ellos, es un juego. Les importa más odiar a Israel que el bienestar de los palestinos. Porque si les importara el pueblo palestino, actuarían contra los corruptos dirigentes palestinos que no hacen nada por ayudarles, roban dinero público e incitan al odio y la violencia contra Israel. Ya sea la Autoridad Palestina o Hamás en Gaza, salen ganando con el conflicto con Israel. Imagínense lo que podrían haber hecho los dirigentes palestinos con los miles de millones que les envían en ayudas la UE, Canadá, Estados Unidos y, por supuesto, los países árabes, si no los hubieran utilizado para patrocinar el terrorismo con el programa «pagar para matar» u otros motivos corruptos.

Si uno quiere apoyar la causa palestina, debería apoyar a Israel, el único país que realmente ayuda al pueblo palestino más que sus dirigentes. Israel proporciona a los palestinos agua, electricidad, puestos de trabajo e incluso atención sanitaria.

Cuando visité el Centro Médico Hadassah en Jerusalem, vi a pacientes palestinos de Gaza que recibían tratamientos que les salvaban la vida por parte de médicos judíos israelíes, y vi a palestinos de Jerusalem Este trabajando como médicos y enfermeras. Existe una próspera cooperación empresarial entre empresas israelíes y palestinas. Esto no es lo que parece un apartheid. Llamar a Israel un Estado de apartheid es un insulto al sufrimiento de los negros y socava la definición de apartheid.

Una encuesta realizada en 2021 por «Palestine News Network» reveló que el 93% de los palestinos de Jerusalém Este prefieren vivir bajo un gobierno israelí que bajo uno palestino. Esta es la respuesta más fuerte al apartheid – incluso los propios palestinos prefieren el llamado «apartheid israelí». Porque conocen la verdad: saben que Israel es un paraíso para ellos, donde pueden hacer realidad el «sueño americano».

Los continuos esfuerzos de Amnistía Internacional y otros por definir la identidad de los palestinos y los árabes que viven en Israel no es más que un esfuerzo colonialista por decirle a una minoría cómo debe sentirse y quién es. Creo que el pueblo palestino y los árabes israelíes son inteligentes, vibrantes y educados, y no necesitan ayuda para definir su propia identidad.

Probablemente, Amnistía Internacional nunca informará sobre el verdadero apartheid contra los israelíes. Mientras que los palestinos pueden entrar libremente en Israel con los documentos adecuados, a mí, judío israelí, se me prohíbe entrar en Gaza o en otras ciudades palestinas. La última vez que un judío entró en Gaza, no le fue muy bien. Avera Mengistu, un hombre israelí, está retenido como rehén por el grupo terrorista Hamás en Gaza.

Es hora de poner fin a la mayor mentira del siglo: Israel no es un Estado de apartheid. Es cierto que Israel no es un país perfecto, como tampoco lo es ningún país del mundo, pero el hecho de que los foros internacionales traten a Israel como un saco de boxeo es indignante. Israel va más allá para preservar a sus minorías y apoyar al pueblo palestino, al tiempo que defiende a sus civiles contra los radicales que quieren destruir el único Estado judío del mundo.

Antes de que alguien llame a Israel apartheid, debería venir a Israel y visitar las prósperas comunidades y hablar con los palestinos. No escucharán nada sobre el apartheid y todo sobre la coexistencia y la diversidad.

Hananya Naftali es un destacado influencer judío israelí y activista de los derechos humanos en la lucha contra el antisemitismo, el antisionismo y el movimiento BDS.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat