Inicio ISRAEL Opinión. Netanyahu confía en que la vacunación le de el empuje necesario para ganar las elecciones. Por Shalom Yerushalmi*

Opinión. Netanyahu confía en que la vacunación le de el empuje necesario para ganar las elecciones. Por Shalom Yerushalmi*

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Se dice que el primer ministro Benjamin Netanyahu confía en que el programa de inoculación masiva del país contra el coronavirus dará a su partido Likud un impulso ganador de las elecciones en la votación de marzo próximo, y hasta comenta por lo bajo a sus confidentes que cree que podrá sumar más escaños a la facción del Parlamento del Likud, partido que encabeza hace más de una década.

A los visitantes de su oficina, Netanyahu les muestra regularmente dos coloridos gráficos que guarda en su escritorio: uno que muestra las cifras de infección por el virus, el otro el ranking del Likud en las encuestas de opinión, según un informe del miércoles de Zman Yisrael. Los gráficos muestran que después de que el país saliera de su primer cierre la primavera pasada, tras haber logrado reducir las cifras de infección diaria a dos dígitos, se predijo en las encuestas que el Likud ganaría unos 40 escaños en la Knesset (Parlamento), por encima de los 36 que ganó en marzo de 2020.

Sin embargo, a la rápida reducción de las restricciones del cierre le siguió un aumento de las infecciones por virus que condujo a un segundo bloqueo nacional en septiembre, y luego, a partir del domingo de esta semana, el tercer cierre, que continuará por lo menos durante dos semanas.

En los meses siguientes, a medida que la crisis del virus ha ido afectando a la economía, aumentando el desempleo y forzando las restricciones en muchos aspectos de la vida pública, el Likud ha bajado constantemente en las encuestas a un número de escaños, hasta 32 según las propias encuestas del partido.

Eso, dice Netanyahu a los invitados en su oficina, cambiará ahora, ya que el programa de vacunación proporciona el tan esperado alivio. Para el día de las elecciones del 23 de marzo, espera que el Likud haya alcanzado otro pico de popularidad, estimando que el partido ganará entre 38 y 40 escaños.

Netanyahu suele decir a sus invitados que las vacunas, junto con la sensación de estar finalmente libre del coronavirus, cambiará drásticamente el estado de ánimo de la economía y la sociedad. “La gente al final vota de acuerdo a las acciones tomadas, a los resultados, a los logros”, dice Netanyahu. “A la hora de la verdad saben quién les trajo las vacunas, y quién los está sacando de la crisis”, argumenta el mandatario.

El coronavirus tendrá un rol protagónico en los comicios de marzo, y “las elecciones serán sobre eso y nada más”, afirma, con convicción.

El martes, Netanyahu visitó un centro de vacunación, posando con el ciudadano vacunado número 500.000. Se esperan fotos similares con cada cifra de hito en el programa nacional que pretende vacunar a todos los israelíes en los próximos meses.

Netanyahu también descarta la amenaza que presenta el ex miembro Gideon Sa’ar, quien a principios de mes creó el partido Nueva Esperanza para desafiar directamente a Netanyahu por el liderazgo. Tampoco se muestra preocpuado por la deserción del ex ministro Ze’ev Elkin, uno de sus antiguos aliados, quien migró a Nueva Esperanza diciendo que ya no puede apoyar a Netanyahu con la conciencia tranquila. Otros legisladores del Likud también se han unido al partido de Sa’ar.

“Sa’ar es sólo aire – un globo que va a pincharse antes de las elecciones”, dice Netanyahu, catalogando al partido Nueva Esperanza como “amateur”. Además, sostiene que el partido no tiene las raíces políticas, base o tradición para convertirse en un actor influyente.

El experimentado líder nota que, históricamente, aparte del Laborismo, no ha habido ningún otro partido que se haya enfrentado al Likud y haya resistido al paso del tiempo. Encuestas recientes han mostrado que no se predice que el partido laborista, Avodá, pase el umbral necesario para integrar la Knesset. El socio del gobierno de unidad del Likud, el partido Azul y Blanco del ministro de Defensa Benny Gantz, ha caído en picada en las encuestas y se encuentra justo por encima del umbral, a pesar de haber ganado 33 escaños en las últimas elecciones.

Dentro del Likud, Netanyahu está consolidando su posición. Aunque el tribunal interno del partido decidió el domingo que se celebraran elecciones primarias, se espera que su comité legislativo y su secretaría dejen de lado la idea. Al mismo tiempo, Netanyahu está buscando reservar plazas para tres elecciones personales en la lista del partido, eventualmente asegurando las posiciones 5, 26 y 30.

Netanyahu quiere llenar el alto rango del quinto puesto con el embajador saliente de Israel en los Estados Unidos, Ron Dermer, que terminará su mandato con el inicio de la administración entrante de Biden en enero.

Sin embargo, se dice que Dermer no está interesado en los ámbitos políticos o públicos por el momento, y que está más inclinado a unirse a un grupo de intelectuales. También ha rechazado una oferta de Netanyahu para dirigir el Consejo de Seguridad Nacional, informó Zman.

El próximo cambio de administración en los EE.UU. ha sido acompañado por rumores de que el presidente saliente Donald Trump, que cooperó estrechamente con Netanyahu durante su mandato, podría visitar Israel en febrero en lo que podría ser un impulso para el primer ministro. Sin embargo, fuentes cercanas a Netanyahu niegan que se esté planeando una visita.

Una encuesta del Canal 12 publicada el domingo predijo 28 escaños para el Likud, 19 para Nueva Esperanza, 16 para el Yesh Atid-Telem de Yair Lapid, 13 para Yamina, 11 para la Lista Árabe Conjunta, ocho para cada uno de los partidos religiosos Shas y el Judaísmo de la Torá Unida, siete para Yisrael Beytenu y cinco tanto para el Azul y el Blanco como para el Meretz. Avodá no pasaría el umbral para entrar en la Knesset según la encuesta.

Los resultados muestran que ni el Likud ni su rival Nueva Esperanza podrían formar una coalición sin el otro.

Las elecciones, las cuartas en el período de dos años, fueron convocadas la semana pasada después de que el gobierno de poder compartido del Likud y Azul y Blanco no lograra acordar un presupuesto antes del 23 de diciembre. Sin embargo, el primer ministro Netanyahu no parece preocupado: cree que las vacunas le darán el impulso para mantener su cargo una vez más.

*Analista político de Zman Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat