Inicio ISRAEL Opinión. La diferencia entre el judaísmo y los partidos haredim

Opinión. La diferencia entre el judaísmo y los partidos haredim

Por Guido Procupez
0 Comentario

Itongadol (Por Yair Lapid presidente de Yesh Atid y compañero del candidato a presidente de la lista Azul y Blanca).- Quiero hablarte sobre el judaísmo y sobre Ya’acov Litzman y Moshe Gafni. El judaísmo es una parte significativa de mi vida. Es mi identidad. Mi judaísmo es parte de mi vida familiar. Es mi mesa de Shabat. Mi elección de vivir en Israel es una elección judía.

¿Qué dice eso sobre mi discusión con Litzman y Gafni? Nada. Absolutamente nada. Porque no necesito preguntarle a Litzman o Gafni cómo ser judío. Nadie les dio la autoridad para hablar en nombre del judaísmo. No soy ni una pulgada menos judío que ellos. No les diré cómo ser judíos y no me dirán cómo ser judíos.

Mi discusión con los partidos ultraortodoxos no es sobre el judaísmo. Están tratando de afirmar que se trata del judaísmo, pero no lo es. Mi discusión con ellos, sobre las matemáticas y el inglés en el sistema educativo ultraortodoxo, no se trata del judaísmo. El Gaon de Vilna era un genio de las matemáticas. Rambam era un doctor. El rey Salomón hablaba 70 idiomas.

No hay problema para estudiar inglés. Es un debate sobre economía, sobre cómo ganarse la vida, sobre que si sus hijos no estudiaban matemáticas e inglés, no iban a tener las herramientas para el trabajo moderno. No iban a poder financiarse ellos mismos. Y si no pueden, ¿quién los financiará?, ¿Nuestros niños?, ¿Por qué? No tienen una respuesta para eso. Es por eso que intentan arrastrarlo a una discusión entre religiosos y seculares. Debido a que no tienen una respuesta, es mucho más fácil gritar «antisemitismo» y decirme «Hitler».

Mi discusión con ellos sobre la igualdad de nuestra carga nacional tampoco se trata de la ley religiosa. Se trata de responsabilidad mutua. Se trata del contrato social. Se trata de una pregunta simple y crucial: ¿vale menos la sangre de mis hijos que la de los suyos?

En el ejército arriesgas tu vida. Mi hijo fue a ser un luchador. Las fiestas ultraortodoxas liberan a sus muchachos del servicio. ¿Qué dice eso sobre nuestro contrato social? Moisés preguntó: «¿Tus hermanos van a la guerra y tú te quedas aquí?». No lo hizo como una pregunta religiosa, sino moral. ¿Los judíos envían a otros a la guerra por ellos? El Rambam dijo: «En una guerra de necesidad, todos van, incluso el novio y el puente de su jupá». ¿Pueden las personas religiosas ignorar a Moisés y Maimónides? Es una pregunta difícil, por lo que Litzman y Gafni no quieren responderla. Es más fácil gritar «antisemitismo» y decir que soy descendiente de Amalek.

Mi discusión con ellos sobre los presupuestos también es legítima. Cuando el gobierno recorta los presupuestos en todos los ámbitos, como lo hizo la semana pasada; cuando hay cortes en salas de emergencia y educación especial; entonces es legítimo preguntar: ¿Por qué no podemos tocar el presupuesto para yeshivas? Pregúntese qué recomendaría el rabino Akiva o Hillel: ¿dinero para estudiantes saludables de Yeshiva o dinero para niños con necesidades especiales? Ustedes saben la respuesta. También Litzman y Gafni. Pero prefieren en cambio gritar «antisemitismo» y decir que soy una enfermedad infecciosa.

Si quieren escapar del debate, entonces no tienen respuesta. Pero no pongan al judaísmo de su lado. No les pertenece. No lo poseen. El judaísmo no reside en el rabinato o en las oficinas del judaísmo de la Torá Unida. Está en la Biblia, en el Talmud, en los libros judíos, en el cementerio militar de Kiryat Shaul. Vive en los valores judíos de responsabilidad mutua y el cuidado para los débiles. Son valores sagrados. Yo trato al judaísmo con seriedad. No pertenece a ningún partido político. Pertenece al pueblo de Israel.

Por: Yair Lapid, presidente de Yesh Atid y compañero del candidato a presidente de la lista Azul y Blanco

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat