Inicio ISRAEL Opinión. Gantz afirma que Netanyahu engañó al público israelí, pero eso no es lo que sucedió. Por David Horovitz*

Opinión. Gantz afirma que Netanyahu engañó al público israelí, pero eso no es lo que sucedió. Por David Horovitz*

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Anunciando el martes por la noche que su partido Azul y Blanco votaría por una moción preliminar para disolver la Knesset (Parlamento) – una amenaza que implementó el miércoles por la tarde – Benny Gantz emitió una acusación punzante del hombre con el que eligió asociarse en el gobierno hace unos 200 días.

En lo poco que duró la coalición Netanyahu demostró ser, según Gantz, «un rompedor de promesas en serie». Había mentido acerca de la verdadera búsqueda de la unidad nacional. Había mentido al prometer «nada de trucos» en un acuerdo de coalición que se suponía que vería a Gantz asumir el cargo de primer ministro el próximo noviembre. Se había atribuido el mérito de todos los éxitos en la lucha de Israel contra la pandemia, marginando los papeles de todos los demás en el gobierno, la administración pública y el aparato nacional de salud. Había dejado a Israel sin presupuesto para todo el año 2020, y también estaba retrasando el presupuesto de 2021, exacerbando radicalmente la devastación causada por el COVID-19 en las legiones de empresarios de Israel, y la desolación de los cientos de miles de nuevos desempleados.

A Netanyahu le gusta comparar a Israel con las principales naciones del mundo, señaló Gantz amargamente, pero ¿en qué otro lugar del mundo sería un primer ministro tan irresponsable como para dejar a su país sin presupuesto en medio de una pandemia? La negativa del primer ministro a aprobar el presupuesto, acusó, fue un verdadero «acto de terrorismo económico».

El problema con el asalto de Gantz a la integridad y los motivos de su rival-socio fue que lo dijo como si fuera revelador. Sin embargo, sus afirmaciones de que «Netanyahu reniega y el público paga», que nuestro primer ministro es un manipulador político profundamente cínico, y que durante los últimos dos o tres años ha estado tomando decisiones con al menos un ojo en su juicio por corrupción, son las mismas razones que Gantz citó al entrar en la política hace dos años. Son las mismas razones por las que Gantz formó una alianza política e hizo campaña en las últimas tres elecciones con una promesa fundamental: que no se sentaría en el gobierno con Netanyahu, un hombre que consideraba peligroso para Israel.

Y sin embargo, hace ocho meses, Gantz anunció que estaba abriendo negociaciones sobre un acuerdo que mantendría a Netanyahu en el poder. Y hace apenas seis meses, se unió a una coalición liderada por Netanyahu – entregando al primer ministro los votos que había ganado en esa promesa básica de no hacer nada de eso.

Gantz explicó el martes por la noche que esperaba que Netanyahu «estuviera a la altura de las circunstancias». Excepto que las semanas de conversaciones de la coalición subrayaron que no tenía tal expectativa. Gantz, en cambio, desconfiaba tanto de Netanyahu que él y sus asesores negociaron una asociación que creían que no daría al primer ministro ningún margen de maniobra, produciendo un acuerdo de coalición inmensamente complejo, rehaciendo las leyes electorales israelíes en el proceso. En mayo, Gantz incluso se hizo jurar como primer ministro suplente, por lo que no se requeriría un nuevo voto de la Knesset en el futuro cuando la rotación entrara en vigor.

Pero, como era de esperarse, Gantz fue burlado por Netanyahu en esas negociaciones, quien aprovechó una laguna jurídica: si el presupuesto no se aprueba, la coalición cae y la rotación se cancela. Naturalmente, por lo tanto, Netanyahu no ha aprobado el presupuesto.

En el discurso del martes por la noche, transmitido en vivo a la nación, Gantz afirmó: «No es sólo a mí a quien Netanyahu mintió, les mintió a ustedes. No soy solo yo a quien Netanyahu engañó, engañó a todos los ciudadanos de Israel».

Pero eso no es lo que pasó en absoluto. Muchos ciudadanos israelíes estaban y están preparados para votar por Netanyahu, sabiendo, de hecho en algunos casos apreciando, que es un astuto zorro político en el que no se puede confiar plenamente. Muchos de esos votantes de Netanyahu creen que las acusaciones de corrupción contra él son infundadas, y muchos otros piensan que pueden ser sólidas pero que no superan las ventajas que ofrece un primer ministro experimentado y astuto que ha mantenido a este país relativamente seguro, que se enfrenta a Irán y que últimamente ha logrado una sucesión de acuerdos de normalización en asociación con la administración Trump.

Sin embargo, la mayoría de los que no estaban preparados para votar por Netanyahu en las tres últimas elecciones, en cambio, depositaron su fe en Gantz. Y la verdad del asunto, entonces, no es que Netanyahu «engañó a todos los ciudadanos de Israel». Esa formulación está doblemente equivocada. Lo que realmente sucedió es que Gantz se permitió ser engañado, y luego engañó a los ciudadanos de Israel que habían votado por él.

Voluntariamente cegado a las contradicciones que continúa generando, y a la devastación que ha causado a la oposición de centro al primer ministro, Gantz el martes por la noche preguntó simultáneamente «quién puede creer en nuevas promesas» de Netanyahu, y se ofreció a seguir sentado con él sólo si aprobaba el presupuesto. Y lo remató declarando que si Israel regresa a las urnas, se postulará nuevamente y buscará establecer un gobierno de unidad genuino «en el cual usted, Netanyahu, no tendrá ningún lugar».

El hecho de que pudiera decir esas palabras, para revivir la promesa rota de sus tres campañas pasadas, resulta verdaderamente increíble. A lo lejos, casi se podía oír la risa de Netanyahu.

*editor fundador de The Times of Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat