Inicio ISRAEL Israel: Llegó el momento de salvar el Mar Muerto

Israel: Llegó el momento de salvar el Mar Muerto

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Una maravilla natural está siendo destruida bajo la mirada de Israel. Pero el descenso de los costes de desalinización, los avances técnicos y las nuevas vías de cooperación regional ofrecen una oportunidad de cambio.

En los últimos días, Israel ha decidido renunciar a una deuda de unos 65 millones de shekels (20 millones de dólares) que le debía la empresa Dead Sea Works por el agua que bombeó de nuestra maravilla natural, cada vez más reducida, para su fábrica de potasa.

Los informes sobre esta decisión difícil de entender señalan que el Estado no ha especificado por qué una empresa comercial enormemente rentable, que ha hecho una fortuna durante mucho tiempo utilizando un recurso nacional finito, que desaparece y que ha sido bendecido, no debería estar obligada a realizar este pago en particular.

Pero la sugerencia no confirmada es que el Ministerio de Justicia temía perder una batalla judicial si las Obras del Mar Muerto -propiedad del Grupo ICL (Israel Chemicals), a su vez parte de la multimillonaria Corporación Israelí controlada por los Hermanos Ofer- decidían impugnar la factura de la Autoridad del Agua.

¿Por qué? Porque los pagos que Dead Sea Works debe hacer al Estado sólo fueron codificados adecuadamente por una ley de 2017 sobre la utilización del agua salada natural de Israel, y la deuda en cuestión es anterior a esa legislación.

La cuestión de renunciar a un asunto insignificante (para Dead Sea Works) de 20 millones de dólares es solo un insulto menor cuando se compara con la lesión mayor y devastadora que es la desaparición gradual de la maravilla del mundo que es el Mar Muerto: el lugar más bajo del planeta, uno de los cuerpos de agua más salados de la tierra, una importante atracción turística medicinal y general, y un regalo natural que estamos destruyendo gradualmente.

Las orillas del Mar Muerto retroceden sin cesar; está plagado de socavones. Su superficie actual es de unos 600 kilómetros cuadrados (234 millas cuadradas); en 1930, era de más de 1.000 kilómetros cuadrados (410 millas cuadradas).

La empresa Dead Sea Works, que a principios de este año obtuvo nuevas y generosas licencias estatales para seguir bombeando agua del mar en retroceso, no es la única -ni siquiera la principal- infractora. (Se ha informado de que la empresa ha reconocido que sus actividades son responsables de menos del 10% de la reducción del Mar Muerto; los grupos ecologistas consideran que la cifra es mucho mayor).

El fertilizante producido a partir de los minerales que extrae es crucial para la producción de alimentos, pero si se quiere seguir explotando la zona, el mar debe reponerse por completo, y todo el marco de su explotación comercial debe rehacerse radicalmente en beneficio de la nación, para las generaciones actuales y futuras.

Sin embargo, como la periodista de medio ambiente de The Times of Israel, Sue Surkes, documentó en un importante artículo de investigación hace dos años, el principal factor de la desaparición del Mar Muerto es el cese casi total de lo que hace 80 años era un flujo anual de unos 1.200 millones de metros cúbicos (975.000 acres-pies) de agua dulce hacia el Mar Muerto, principalmente a través del río Jordán, desde el Mar de Galilea, más al norte, que a su vez era alimentado por los ríos Hatzbani y Banias.

Desde hace tiempo, casi todo ese caudal ha sido desviado, sobre todo por los Estados árabes vecinos -en acciones que contribuyeron en gran medida a la Guerra de los Seis Días de 1967- y por Israel, para el suministro de agua potable, la agricultura, la energía hidroeléctrica y la industria.

Estas necesidades crecientes se han visto agravadas por la disminución de las precipitaciones.

¿Qué hacer entonces?

El grandioso proyecto Mar Rojo-Mar Muerto, en el que participan Israel, Jordania y la Autoridad Palestina, parece haber caído en desgracia. Israel está recalentando sus relaciones con Jordania -este mes acordó duplicar la cantidad de agua que suministra al reino asolado por la sequía- y pretende mejorar las condiciones de los palestinos, bajo la atenta mirada de la administración de Biden que busca minimizar las fricciones en Oriente Medio. Sin embargo, el multimillonario proyecto de oleoducto se considera en general prohibitivo, poco práctico y con grandes peligros potenciales para el medio ambiente.

Más alentador, aunque todavía faltan años, es el hecho de que la séptima planta desalinizadora de Israel, encargada por el ex ministro de Energía Yuval Steinitz para la Galilea Occidental, podría llegar a constituir parte de una solución.

Steinitz estaba motivado en buena parte por el imperativo de restaurar el Mar de Galilea, el Kinneret, como recurso hídrico natural principal y fiable de Israel, con un flujo de la planta desalinizadora del norte que garantice que el Mar de Galilea siga lleno. Pero podría hacer más que eso: enviar suficiente agua al Mar de Galilea para permitir la apertura de la presa de Degania y el restablecimiento fiable del flujo de agua en el río Jordán y en el Mar Muerto, impulsando la agricultura y el turismo en el camino.

No hay soluciones rápidas, sencillas y económicas para la crisis del Mar Muerto, y mucho menos para la creciente crisis del agua en la región, que sigue albergando posibilidades de nuevos conflictos.

Pero el descenso de los costes de desalinización, los avances técnicos y las nuevas vías de cooperación regional -subrayadas por los Acuerdos de Abraham y el retorno de la interacción de alto nivel entre Israel y sus veteranos socios jordanos y egipcios para la paz- podrían combinarse para producir nuevas oportunidades, o para hacer realidad propuestas que antes podrían haberse descartado como inviables.

La idea de un flujo de agua suficiente para detener primero la contracción del Mar Muerto y luego reponerlo gradualmente a través de una ruta desde la planta desalinizadora de Galilea Occidental, por ejemplo, costaría probablemente a Israel unos 350 millones de dólares al año. Tal vez los propietarios de las obras del Mar Muerto podrían encontrar unos primeros millones para ayudar a poner en marcha el proceso.

Fuente: David Horovitz, Times of Israel

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat