Inicio INTERNACIONALES Un fotógrafo británico capta escenas inquietantes de la huella duradera del Holocausto

Un fotógrafo británico capta escenas inquietantes de la huella duradera del Holocausto

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- En «A Wounded Landscape: Bearing Witness to the Holocaust», Marc Wilson visita 130 lugares de Europa para contar 22 historias trágicas, incluida la de su bisabuelo.

El 9 de febrero de 1943, el transporte 46 salió del campo de concentración de Drancy, en las afueras de París, con destino a Auschwitz. Entre los 1.000 deportados que fueron llevados a la muerte se encontraba Aaron Ianco, de 73 años.
Siete décadas más tarde, el bisnieto de Ianco, el fotógrafo británico Marc Wilson, inició un proyecto que le llevaría a recorrer Europa para capturar imágenes que cuenten no sólo la trágica historia de su propia familia, sino la de otras 21.

El libro de Wilson, de 750 páginas, «A Wounded Landscape: Bearing Witness to the Holocaust» (Un paisaje herido: Testigo del Holocausto), que se publica el 21 de octubre en Londres, contiene más de 350 fotografías impresionantes e inquietantes tomadas en 130 lugares de 20 países. Estas imágenes incluyen comunidades que en su día fueron vibrantes pero destruidas, antiguos guetos y escenas tanto de asesinatos individuales como de matanzas a escala industrial. Se intercalan con las transcripciones de las conversaciones de Wilson con los supervivientes y sus familias.

Wilson, que ha trabajado como fotógrafo profesional durante 25 años, admite que dudó durante muchos años antes de embarcarse en el proyecto.

«Este era un tema que sabía que era importante en general y que sabía que era importante en términos de mi propia cultura, mi propia familia también», dice a The Times of Israel. «Pero nunca sentí que fuera lo suficientemente bueno para hacerlo. No me sentía lo suficientemente bueno como fotógrafo. No sentía que tuviera el lenguaje visual adecuado dentro de mí para dar a este tema las imágenes, la sensibilidad y la importancia que merecía».

Pero los sentimientos de Wilson empezaron a cambiar en 2014 después de que completara «The Last Stand», un proyecto de cuatro años que documentaba algunos de los restos físicos, como las estructuras de defensa militar, de la Segunda Guerra Mundial en las costas de las Islas Británicas y el norte de Europa. Las imágenes que produjo – «suaves, delicadas y sensibles, y que aluden a la historia»- convencieron a Wilson de que quizás estaba preparado para pensar en un trabajo centrado en el Holocausto. Sin embargo, dice, aunque conocía la historia, seguía sin estar seguro de «cómo me afectaría, no como fotógrafo, sino como individuo».

En el primer lugar que visitó, el campo de internamiento de Rivesaltes, en el sur de Francia, Wilson se dio cuenta de que el planteamiento que había adoptado para «The Last Stand» -despegado, situándose a distancia y fotografiando los lugares en el paisaje que los rodeaba- no funcionaría.

«Aquellas primeras imágenes me dejaron tan frío que supe que aquello estaba completamente mal», recuerda. En lugar de eso, reconoció, necesitaba superar «literal y metafóricamente» la barrera que le había mantenido fuera del campo.

En su visita a los Rivesaltes al día siguiente, Wilson buscó el K12, el barracón de los niños. El primo de su madre, que trabaja con supervivientes del Holocausto en Ginebra, le había dicho que aún quedaban restos de cuadros pintados en las paredes por los niños con materiales que les había dado la Cruz Roja suiza. El proyecto, decidió Wilson, tendría que ser íntimo y subjetivo, y contarse a través de historias individuales.

d

Aaron Ianco, Drancy to Auschwitz. February 9th, 1943. Transport 46.
London, 2017


Aaron Ianco fue transportado de Drancy a Auschwitz en el Transporte 46 el 9 de febrero de 1943. (Marc Wilson, Londres, 2017).

«El espacio me dijo básicamente cómo hacer este trabajo», dice.

La primera historia en la que se embarcó Wilson fue la de su bisabuelo, un judío rumano que se fue con su familia a vivir a París en la década de 1930.

«No elegí la historia de mi familia porque fuera la más importante para mí. En cierto modo la elegí porque era la más fácil de acceder», dice Wilson. «Sabía muy poco [sobre ella] porque no era algo de lo que realmente habláramos, pero sabía que había algo ahí. No sentí que persiguiera mi infancia de ninguna manera, como si fuera un período de la historia que no se hablaba».

En el libro, la historia de Ianco se cuenta mediante retazos de una conversación que Wilson mantuvo con su madre, Eliane (a diferencia de más de 40 miembros de su familia, la abuela de Wilson sobrevivió al Holocausto gracias a que se casó con un suizo y se trasladó a Ginebra antes de la guerra). Hay fotografías de Drancy, de la antigua estación de Bobigny en París de donde partió el transporte de Ianco hacia el Este, y documentación que lleva su nombre junto con la rampa de selección que tomó y la cámara de gas en la que fue asesinado en Auschwitz.

Pero Wilson nunca quiso que la obra tratara sólo de su familia. «Nunca he querido dar más importancia a un individuo que a otro, ya sea mi propia familia o un extraño», dice. «Eran igual de importantes. Y cualquiera que fuera su experiencia, era igualmente devastadora, dondequiera que los llevaran, de donde vinieran».

En cambio, dice Wilson, siempre ha visto la historia de su propia familia como simplemente «una de las 22 historias de esta obra y estas 22 historias, obviamente, [son] representativas de millones de historias».

Cada una de las historias que aparecen en el libro está relacionada con el trabajo de Wilson en otra o ha evolucionado a partir de ella. Por ejemplo, mientras investigaba una historia en Israel, Wilson entabló una conversación con una mujer en un autobús mientras viajaba de Tel Aviv a un kibutz (comuna agrícola). Ella había trabajado con un grupo de supervivientes del Holocausto y le preguntó a Wilson si quería que averiguara si alguno quería hablar con él. Varias de las historias del libro surgieron de esa conversación.

«La historia siempre venía de la persona», dice Wilson. «Siempre era alguien que quería compartir su historia conmigo, lo que era realmente importante para mí porque nunca quise coaccionar ni presionar».

Wilson, conscientemente, no se refiere a haber entrevistado a personas para el proyecto. «Siento que he tenido 22 conversaciones y mi papel ha sido escucharlas. Nunca tuve preguntas preparadas para estas personas en absoluto porque quería que me dijeran lo que se sentían cómodos diciéndome ese día», dice. «Descubrí muy pronto que escuchando, en lugar de preguntando, obtendría toda la información, no la que yo quería, sino la que ellos querían darme, y eso es lo único que quería mostrar en este libro».

Como señala Wilson, aunque ninguna de las personas cuyas historias presenta se conocía durante la guerra, muchas de ellas están, por supuesto, conectadas por su ubicación. Al leer el libro, estos lugares y las historias de las redadas, los campos y las marchas de la muerte resultan muy familiares. Pero cada una de ellas tiene su propio elemento y relato.

Noga, de Nir David, en Israel, por ejemplo, recuerda cómo su abuelo, carpintero, salvó a su familia de ser deportada de Theresienstadt a Auschwitz, ya que fue bajado de un tren porque el comandante quería que terminara un trabajo en el que había estado trabajando, el abuelo de Noga dijo que si los alemanes querían el trabajo terminado, toda su familia debía ser bajada del tren también.

En Leeds, una ciudad del norte de Inglaterra, Lilian Black le habló a Wilson de su padre, Eugene, que sobrevivió a Bergen-Belsen, Buchenwald y, a diferencia de su familia que fue asesinada allí, a Auschwitz. A su muerte, Lilian accedió a la petición de su padre de esparcir algunas de sus cenizas en Auschwitz para que pudiera volver a estar con su familia. «Fue muy duro», dijo.

Y en Londres, Harry Mans, ya fallecido, relató las familias de Holanda que lo acogieron antes de que acabara escondido con otros 11 niños judíos en una torre de agua en Brunssun. «De vez en cuando, cuando era una noche oscura, Willie [que los cuidaba] nos dividía en dos grupos y nos llevaba a dar un paseo por los alrededores, ciñéndose principalmente al bosque», dijo a Wilson. «Cada grupo salía en una noche diferente. Era pleno invierno y hacía mucho frío. Mientras caminábamos podíamos oír el hielo que se rompía bajo nuestros pies. No estaba permitido hablar, ni siquiera susurrar».

e
Marc Wilson. (Anna Nekrasova).

Wilson reconoce que el proyecto le resultó desesperadamente duro en algunos momentos. Su voz apenas aparece en el libro, aunque un breve pasaje inicial en el que describe una visita a Pudu Turcului (Rumanía) -un pueblo «polvoriento y sucio»- en busca de las raíces de su bisabuelo transmite sus emociones. «Estaba enfadado, lleno de odio, pero sobre todo, simplemente triste, perdido», escribe.

Wilson recuerda que «ha habido algunos momentos muy concretos en los últimos seis años en los que he visto cosas que me han hecho llorar, mirar a través de mi cámara llorando. Pero nunca he dejado de hacer esas fotos, porque tengo que hacerlas».

Hay momentos, añade, en los que, ante una imagen o una historia terrible, se preguntaba si podía seguir adelante. «Pero la respuesta era siempre que sí», dice, «por la sencilla razón de que soy libre y estoy vivo y soy capaz de ver estas cosas, soy capaz de ir a estos lugares y salir de ellos, y por eso es mi responsabilidad hacer que esto funcione».

Wilson describe su trabajo como centrado en «el paisaje, la historia y la memoria». Dice que los «momentos de dolor» que experimenta con frecuencia a su regreso a Gran Bretaña de un viaje al extranjero provienen en la mayoría de los casos del hecho de que los lugares que ha visitado están relacionados con una de las 22 historias.

«Si uno va a esos lugares y conoce a una persona que estuvo allí, se vuelve mucho más poderoso en ese sentido», dice.

Es ese poder el que espera que experimenten los lectores del libro si luego visitan los lugares.

«Es mucho más difícil de afrontar, pero hace que la emoción sea mucho más fuerte, lo que significa que espero que la gente aprenda más y se quede con ella durante más tiempo», dice Wilson.

Pero también hay un mensaje más sencillo, aunque quizás más profundo, que Wilson quiere que transmitan las historias de las personas que aparecen en el libro: «El objetivo es que el lector sea consciente de lo increíbles, pero de lo parecidos que eran a nosotros y de lo parecidos que somos a ellos, y de lo fácil que estas personas podrían ser también nosotros».

Fuente: Por Robert Philpot, The Times Of Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat