Inicio ISRAEL Crece la interna dentro del Likud, el partido de Netanyahu

Crece la interna dentro del Likud, el partido de Netanyahu

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.– En Israel, las disidencias internas existentes en el partido gobernante, Likud, encabezado por el primer ministro Benjamín Netanyahu, en lugar de disminuir dan la impresión de expandirse. Pese a la necesidad de presentar un frente unido en la Knesset (Parlamento) que pueda responder de esa manera a los miles de israelíes que se están manifestando contra el Primer Ministro, aduciendo un mal manejo en las medidas tomadas para combatir la pandemia del COVID-19, la grieta entre los dirigentes del partido continúa profundizándose.

Una de las disidencias está centrada en la presidencia del World Likud, el brazo mundial del Likud, que nuclea a las instituciones de la Diáspora identificadas con el ideario jabotinskyano, pues su actual presidente, Yaakov Hagoel aspira a ser reelecto. Mientras tanto, Benjamín Netanyahu apoya la candidatura de Miki Zohar, el miembro de la Knesset que preside el bloque parlamentario de la coalición gubernamental y, por lo tanto, también el del Likud.

El hecho de que Hagoel no retirara su candidatura, pese a las presiones recibidas y tras haber sido aventajado por Zohar en la votación del Likud de Israel por un 4%, Hagoel parece haber fortalecido su candidatura entre los miembros diaspóricos del World Likud. Pero la elección, prevista para fines de julio, se suspendió debido a diversas presentaciones que se llevaron a cabo ante las instancias legales partidarias.

Paralelamente, dentro del bloque parlamentario del Likud se produjeron situaciones de difícil comprensión, pues algunos de sus miembros no siguieron las indicaciones provenientes de la oficina del Primer Ministro, lo que hizo que no participaran de ciertas votaciones en el recinto o directamente tomaran medidas contrarias con las decididas por el gabinete ministerial respecto al coronavirus, como ocurrió con la legisladora Yifat Shasha-Biton, quien presidia la comisión parlamentaria del Coronavirus.

Ante estas situaciones, Miki Zohar, en base a una de sus responsabilidades, aplicó sanciones disciplinarias a quienes no actuaron de acuerdo a lo que se había establecido, que de acuerdo a lo informado por medios de prensa israelíes sumaban un tercio del bloque parlamentario. Algunos de los sancionados se dirigieron al Primer Ministro solicitándole que reemplace a Miki Zohar por otro funcionario, dada la disconformidad de algunos legisladores con su labor.

Uno de los parlamentarios enfrentados en esos momentos con Zohar fue el ministro de Finanzas, Israel Katz, quien a su vez es el presidente del Mercaz Halikud, la organización israelí del Likud, y también de su Comité Constitucional o Estatutario.

Katz, de acuerdo a lo informado por el portal Walla, no se ha quedado quieto y ha logrado que el Comité Constitucional del Likud modifique la organización del movimiento, por un lado dándole mayor poder porcentual para designar candidatos en la listas electorales partidarias, y por otro quitándole poder al World Likud, transfiriéndoselo al Mercaz Halikud. Una de las tareas que ahora le corresponden es ser su presidente el que participe en las negociaciones para designar a los principales directivos y funcionarios de las organizaciones nacionales (Movimiento Sionista Mundial, Agencia Judía, Keren Kayemet Leisrael y Keren Hayesod), y que además los candidatos propuestos sean sugeridos por el presidente del Mercaz Halikud. De esta forma, los miembros del World Likud sólo designaran a su propia conducción, y por lo tanto su presidente no tendrá el poder que tenía hasta ahora de designar a los directivos y funcionarios del Likud en las organizaciones nacionales.

Por un lado, estas modificaciones en la estructura legal del Likud no es nueva, pues ya se implementó con la representación del partido en la Histadrut, y fue una de las propuestas electorales de Katz cuando se propuso para presidir el Mercaz Halikud. Por otro lado, se habría producido un acercamiento entre Katz y Zohar, pues las modificaciones estatutarias contarían con el aval del Primer Ministro, que no habría logrado convencer a Hagoel a que renunciara a su candidatura a la presidencia del World Likud, como tampoco – hasta el momento de escribirse este artículo – que Danny Danon aceptara ser nuevamente embajador israelí, es decir que este físicamente alejado de la interna del Likud.

Danny Danon ha tenido una relación dificultosa con Netanyahu desde el mismo momento en que fue candidato para presidir el World Likud en el 2006, pues en aquel entonces el primer ministro apoyó a uno de sus contrincantes, y perdió, resultando electo Danon. A partir de ese momento, comenzó su activa participación en la interna del Likud israelí, manteniendo hasta el momento su liderazgo en el World Likud, siendo Yaakov Hagoel uno de sus hombres de máxima confianza.

La reacción esperada de Hagoel a la modificación estatutaria del Likud, será objetarla. Lo hará planteando que fue efectuada durante la campaña electoral para elegir las próximas autoridades del World Likud y por lo tanto tendrían que demorarse en entrar en vigencia por lo menos hasta que concluya el periodo estatutario de las autoridades que se elijan cuando se lleve a cabo la elección suspendida.

Mientras tanto, se conoció el anuncio de Donald Trump de que el Estado de Israel y los Emiratos Árabes Unidos han de iniciar relaciones diplomáticas, lo que implica un hecho que políticamente fortalece al primer ministro Netanyahu, aunque resulta imposible prever si ese fortalecimiento influirá a su favor en la interna del Likud.

EACh

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat