Inicio CULTURA La joven israelí Gal Lusky cruza todas las fronteras en ayuda humanitaria

La joven israelí Gal Lusky cruza todas las fronteras en ayuda humanitaria

Por Gisela
0 Comentario

ItonGadol.- Gal Lusky está acostumbrada a viajar por países musulmanes y normalmente lo hace en secreto. «Si me reconocen mientras estoy en el campo, ese es el final», dijo.
Habló con la agencia Davar desde Dubai, donde formó parte de la delegación israelí en una conferencia sobre ayuda internacional a África durante la pandemia de coronavirus. Esta es la primera vez que la organización sin fines de lucro que ella fundó, llamada Israel Flying Aid (IFA, según sus siglas en inglés), ha presentado su agenda completa en una conferencia internacional, y no es una coincidencia que suceda en un país árabe musulmán.

“Quiero colaborar con organizaciones en el mundo musulmán, lejos del conflicto israelí-palestino», explica Lusky, quien ganó un premio el Día de la Independencia en 2015, en reconocimiento a su trabajo en ayuda internacional. «Espero que se abra una alianza vital entre musulmanes y judíos, una alianza que solo se puede forjar gracias al trabajo de ayuda».

Los inicios de la organización se remontan hace décadas, cuando el hermano de Lusky resultó gravemente herido en el Líbano en 1992. Él era un oficial paracaidista y fue agredido por un escuadrón de terroristas cerca de Beaufort, reseña la fundadora de IFA. Posteriormente fue rescatado pero con graves lesiones que lo acompañaron y lo acompañan toda la vida.

«Mi primera reacción fue el deseo de venganza. La nueva rutina que tenía en los hospitales junto a mi hermano herido, los pensamientos que tenía conmigo mismo, me llevaron a otro lado. Me di cuenta de que la venganza más fuerte sería tratar de curarme».

Lo próximo que hizo Gal Lusky para intentar “sanar” estas heridas fue viajar a Ruanda con dinero en mano e intentar unirse a las organizaciones de ayuda.

La joven dijo que estuvo más de 10 años trabajando con todo tipo de organizaciones, ayudando a mujeres y niños, pero aprendió que las organizaciones de ayuda no necesariamente ayudan a los más necesitados «Las organizaciones de ayuda tienen la libertad de elegir quién recibirá la ayuda y hay mucho cinismo en la forma en que actúan. Esto se debe a que no violarán el derecho internacional, ni las leyes de los países donde ocurre el desastre».

Técnicamente hablando, Lusky es una criminal. A los ciudadanos israelíes no se les permite legalmente entrar en Siria o Irak, y ciertamente no se les permite mover camiones llenos de equipamiento ni organizar grandes delegaciones. Pero lo que es aún más notable de su trabajo es que también están infringiendo la ley en muchos de los países objetivo.

El Consejo de Seguridad de la ONU no habilita la intervención dentro de un país sin la aprobación de sus autoridades. Por lo tanto, “la ayuda humanitaria es ilegal, incluso en caso de desastre natural, guerra e incluso genocidio, a menos que el soberano lo apruebe».

“Me tomó un tiempo entenderlo y digerirlo, pero durante los diez años que he sido voluntaria, he visto el lado oscuro de la ayuda humanitaria. No se habla de eso. Gobiernos que utilizan la catástrofe humanitaria como arma de destrucción masiva de niños y mujeres cuyo único pecado fue nacer en el lado equivocado del mapa político de su país. Las organizaciones humanitarias, incluida la ONU, simplemente lo aceptan «.

Otro ejemplo de la intervención de la joven israelí fue en el huracán Katrina que provocó inundaciones en Nueva Orleans. En Estados Unidos está prohibido entrar a las casas de otras personas sin permiso, por lo que nuestros voluntarios fueron los únicos que fueron de casa en casa, entrando y buscando víctimas no salvas. Este es nuestro ADN judío. La santidad de la vida está por encima de toda ley «.

Respecto de la guerra de Siria que estalló en marzo de 2011, Gal indica que se acercaron rápidamente a colaborar. «El éxito de esta operación es evidente en el hecho de que ha llegado a casi todos los hogares de Israel. Hemos logrado hacer de esta guerra remota algo en lo que los jóvenes de Israel están activos, yendo de casa en casa y pidiendo donaciones de ropa y comida. Tiene un valor enorme para mí «.

La organización está formada por un grupo de aproximadamente 80 árabes-israelíes y, según Lusky, “se han interiorizado que el peligro real no es morir, sino vivir sin la capacidad de hacer el bien en el mundo”.

“Siempre que sea posible, soy abiertamente sionista. Decidí hace 16 años que establecería una organización registrada en Israel. Una organización sionista israelí que estaría orgullosa y sin remordimientos. Israel no es perfecto, pero al mismo tiempo sé que no es por casualidad que elegí dedicar mi vida a salvar vidas, lo hago porque soy judía, israelí y sionista, por la educación que recibí en el kibutz”.

«Hago esto porque creo que esta es la lección más importante del Holocausto y todo esto lo gestiono desde mi hogar seguro que mi pueblo ha construido para sí mismo con sus propias manos. El Estado de Israel me da seguridad y ese es el elemento más importante, los que me entienden lo saben «.

Madre de dos hijos y una ajetreada agenda que implica poner alma, vida y corazón a causas nobles por las que trabaja, Gal no se arrepiente y elige hacerlo una y otra vez, dice. “A lo largo de los años, me he dado cuenta de que el único miedo que tengo que es más fuerte que el miedo a morir, es el miedo a vivir mi vida sin sentido. Vivir en este planeta sin compasión. He elegido tener hijos y es mi responsabilidad dejarles el mundo un poco mejor de lo que lo recibí «.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat