Inicio COMUNIDAD EN ACCION OSM: “El coronavirus produce nuevos disparadores para generar más antisemitismo”

OSM: “El coronavirus produce nuevos disparadores para generar más antisemitismo”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Agencia AJN.- Yaakov Hagoel, presidente del Departamento de Lucha contra el Antisemitismo de la Organización Sionista Mundial (OSM), se refirió al aumento de la judeofobia en el marco de la pandemia del coronavirus.

“Hoy tenemos una mezcla entre el antisemitismo de la Edad Media, como hemos visto en la Peste Negra que decían que los judíos contaminaban el agua, con el agregado del antisemitismo moderno, con los Protocolos de los Sabios de Sión”, aseguró.

-¿De qué forma se caracteriza el antisemitismo en el mundo de hoy?
-Antes del coronavirus, durante la última década, nosotros veíamos más acontecimientos antisemitas en relación al año que antecedía. Los últimos tres años con más intensidad en Norteamérica, en especial en Estados Unidos, y hasta entonces lo veíamos en especial en Europa. Pero para nuestra tristeza, en los últimos dos meses, vemos como el coronavirus produce otros disparadores para generar más antisemitismo y crear otras escusas para demonizar a los judíos. Se crea una narrativa que dice que fueron los judíos los que han traído el coronavirus o que los judíos fueron los que lo trajeron para poder proveer la vacuna y hacer dinero con ella. Nosotros vemos un aumento del antisemitismo y, muy a mi pesar, vamos a ver otro pico más grande cuando el coronavirus termine, pues tendremos una crisis más grande, la crisis económica, y las personas van a estar muy enojadas tras mucho tiempo de estar en su casa. Es decir, hoy tenemos una mezcla entre el antisemitismo de la Edad Media, como hemos visto en la Peste Negra que decían que los judíos contaminaban el agua, con el agregado del antisemitismo moderno, con los Protocolos de los Sabios de Sión.

-¿Cuál es el motivo del aumento del antisemitismo antes del coronavirus?
-Hay que entender que el antisemitismo se gesta alrededor de la crisis, puede tratarse de una crisis económica o de una crisis sanitaria como la hay ahora. Toda crisis produce antisemitismo, buscan culpables, y en la mayoría de los casos los antisemitas se preocupan de encontrar en nosotros a los culpables. Todo momento donde hay crisis es una plataforma para el aumento, esa es la causa madre. Y yo quiero agregar otra característica: el antisemitismo moderno que hoy se basa en el odio al Estado de Israel. Desde la última década, y eso es algo que se ha reforzado mucho, proviene especialmente de fuentes musulmanas, pero no solamente. Están los que nos dicen que tienen una crítica legítima hacia el Estado de Israel, pero si les sacamos la máscara, vemos que tratamos con antisemitas, que el motor de ellos es el odio hacia los judíos.

-Hoy estamos en una crisis especial y las personas buscan culpables. Sin embargo, hace un año no vivíamos la crisis del coronavirus y de todos modos vimos un aumento del antisemitismo…
-Las causas son crisis locales. Nosotros vemos que en Estados Unidos, el más grande de nuestros amigos, han sido asesinados judíos, por causas antisemitas. Y aquí hablamos de una crisis que es interna dentro de EEUU, que quizás tiene un presidente que es demasiado bueno hacia el Estado de Israel. Según ellos, quizás creen que hay un presidente que abraza a los judíos más de la cuenta. Eso les produce la inquietud. Esas crisis son menos claras para nosotros, como personas que no vivimos en esos mismos países. Pero cuando se estudia el tema y te sentás con personas que son especialistas en la materia, el 90% del antisemitismo se produce por crisis.

-¿Quiénes son los provocadores antisemitas más importantes que ve en el mundo?
-Todas las respuestas son correctas en esta historia. Puede venir de un líder, de un partido del congreso, como el Jobbik en Hungría, que se paró en el escenario del parlamente, hace 3 años, y dijo: ‘Amigos… tenemos un problema económico en Hungría, vamos entonces a preparar la lista de judíos’. Son cosas que les da viento de cola a atacantes antisemitas al final del trayecto. Si esa es la consideración de líderes en el mundo, eso provoca desmanes en las calles. Hay un causante al que debemos prestarle atención hoy: todo el tema de la globalización, de Internet… la información que circula. Si hoy ocurre un atentado antisemita, como el de Alemania en el último Yom Kipur en una sinagoga, donde no fue asesinado ningún judío, pero sí fueron asesinados otros fuera de la sinagoga, desde entonces vemos cómo otros intentan imitar eso. Nosotros lo vemos en todo el mundo, no solamente en Alemania. Vemos a personas que tratan de imitar ese mismo acontecimiento, a ese mismo asesino antisemita que filmó toda su operación on-line en una cámara para Internet. Eso provoca un personaje a imitar, un personaje ‘heroico’ a sus ojos. Por lo que aquí tenemos muchas causales que son muy complejas y lamentablemente, así como Internet tiene muchas ventajas, también carencias, porque hay que tener cuidado con la viralidad de lo que circula.

-¿Cuál es la mejor forma de combatir esto?
-Ante todo, la responsabilidad de la seguridad de los judíos recae en los gobiernos de los países en donde el judío habita. No en el gobierno de Israel, no a la OSM ni tampoco a la Agencia Judía y tampoco al Mossad. Deben entender que es su responsabilidad preocuparse por la seguridad de los judíos que viven allí.
Hoy existe una carencia enorme en temas de educación en muchos países, tanto a nivel histórico en relación a la terrible Shoá, como en relación a conocer y amar al extranjero, amar al diferente, la tolerancia… hay muchos lugares en el mundo con carencias de todos estos valores. Ya que al final de cuentas, todo comienza y termina en la educación. También en Estados Unidos existen escuelas que no enseñan sobre la Shoá. Hay que comprender ese enorme absurdo. Eso es lo más importante. Fuera de eso, todo el tiempo que hay actos antisemitas, la seguridad sobre las instituciones judías, de los propios judíos, debe recaer en los propios gobiernos.
Nosotros, los judíos, tenemos que reforzar nuestros valores, tenemos que reforzar los valores judíos, tenemos que reforzar los valores sionistas, tenemos que reforzar el orgullo judío, ya que si nosotros no elevamos nuestras cabezas con orgullo judío, esos antisemitas nos bajarán las cabezas. Sé que puede oírse fuerte, cruel, pero lo digo, ya que quien teme ser judío no será judío. Y eso es algo que debemos comprender, ya que hoy en muchos lugares del mundo hay personas que temen deambular con símbolos judíos. En Francia, durante la última década, casi no verás judíos llevando una kipá, no porque no sean religiosos o no se las quieran poner, ellos llevan un gorro para esconder la kipá. En Bélgica, en Bruselas, no verás casi Mezuzot en los marcos de las casas, ya que las personas tienen miedo, y en Estados Unidos, en las academias, estudiantes se cambian los nombres para parecer no judíos, para no sobresalir y que no les pase nada malo. Eso es algo que hay que detener. Por un lado, los gobiernos tienen que proteger y educar, y por otro, nosotros tenemos que reforzar las comunidades judías y elevar nuestras cabezas con orgullo judío. Debemos ayudar, apoyar. Hoy son ellos los que están en crisis, nosotros antes estuvimos en todo tipo de operaciones en Gaza u operaciones en el Líbano y hemos visto la solidaridad de nuestros hermanos de la diáspora. Este es el momento nuestro aquí, en Israel, para ver cómo nosotros apoyamos a nuestros hermanos que viven en este momento de sus vidas en el otro lado del mar.

Entrevista realizada por Gabriel Ben Tasgal para Hatzad Hasheni.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat