Inicio Organización Sionista Mundial OSM. Opinión: Unidos, dedicándonos en nuestro común denominador

OSM. Opinión: Unidos, dedicándonos en nuestro común denominador

Por IG
0 Comentario

Itongadol (Por Ariel Goldgewicht*).- El titular del departamento de Noar Jalutz y Dor Emshej de la Organización Sionista Mundial (OSM), Sergio Edelstein, trajo al mundo de la educación no formal judía sionista a nivel mundial, una filosofía basada en la fuerza de la unión, de no enfocarnos todo el tiempo en las cosas que nos diferencian, sino que, de vez en cuando, enfocarnos en la inmensa mayoría del común denominador de nuestras ideologías entre todas las tnuot que nos unen.

Uno de los problemas principales que tuvimos durante muchos años, a nivel mundial, en los diferentes movimientos juveniles, es que con el objetivo de generar identidad tnuatí, los movimientos hacen un gran esfuerzo para enfocarse particularmente en lo que los diferencia de las otras tnuot. Los de Betar se identifican como derechistas y los de Hashomer como izquierda, los de Bnei Akiva como religiosos y así sucesivamente. Pero la verdad es que después de nuestro análisis y los estudios que estamos realizando a nivel mundial de todos los movimientos juveniles, podemos declarar que la inmensa mayoría de la filosofía e ideología tnuatí de cada una de las tnuot son similares. Todas son tnuot judeo-sionistas que ven a Israel como el centro del mundo judío. Ven la importancia de la diáspora y de la educación hacia el liderazgo y los valores de ética moral, de integridad, de honestidad, de ser proactivos, pioneros, trabajadores eficientes y de ayudarse el uno al otro y velar por el bien común. Todo ese tipo de valores que nosotros conocemos del mundo de los movimientos juveniles sionistas, por algún motivo, se convierte en menos importante porque nos dedicamos, casi exclusivamente, a los temas que nos diferencian.

Sergio Edelstein trajo la filosofía de dedicarnos particularmente a lo que nos une, no solamente en temas ideológicos, sino también, por ejemplo, en los enfrentamientos. Ahora mismo, todas las tnuot se están enfrentando con los desafíos del regreso a la «normalidad» en la era post-coronavirus, sin importar si se trata de un movimiento de derecha, izquierda, capitalista o socialista, religioso o laico, o si están de acuerdo o no en devolver territorios. Eso es irrelevante al hecho de que hoy en día los chicos en el mundo entero se encontraron con una apatía muy grande. Si antes era la inercia y la costumbre la que llevaba a los chicos a las tnuot cada fin de semana, hoy es mucho más difícil convencerlos de que asistan, porque se acostumbraron, después de dos años de pandemia, a quedarse en sus casas.

Además de eso, nos dimos cuenta de que muchos de los jóvenes sufrieron la terrible perdida emocional de dos años enteros y particularmente críticos de formación. Por Ejemplo, un chico de 16 o 17 años, que antes de la pandemia tenía 14, estos dos años de experiencias que debió haber tenido, los perdió. Y la falta de estas alegrías, tristezas y de todas las experiencias a nivel social que hubiese tenido, para llegar a ser un joven de 16 que sea capaz de ser madrij y llevar adelante un grupo de jóvenes, hoy se siente como una pérdida irreparable en la vida que da una tnua.

A nivel de madurez social, eso se nota, porque un chico de 16 actualmente se parece más a uno de 14 a nivel de madurez emocional. Y la diferencia entre 16 y 18 está marcada más fuerte aún. La formación y la madurez de un joven adulto de 18 años, a capacidad de liderazgo, se quedó estancada a los 16, porque no tuvo estos dos años de experiencias.

El problema es que ahora estamos trayendo a Shnat a jóvenes que quizás, en algunos casos, no están preparados emocionalmente. No estoy generalizando e incluyendo a todos, pero estoy poniendo a la luz uno de los desafíos que hemos notado y por los que se quejan los líderes actuales de las tnuot. Hay un gran vacío que dejaron estos dos años y la falta de preparación de los madrijim y cosas por el estilo se notan.


Sergio Edelstein

Esos son problemas comunes para todas las tnuot, por lo que nosotros en vez de darle atención a una tnuá específica, ya sea por algún motivo político o de alguna corriente religiosa especifica o alguna filosofía económica, queremos darle todo el apoyo a todas las tnuot por igual.

Por eso, hemos iniciado con dos seminarios. Uno en México, que busca apoyar a todas las tnuot de América Latina norte, es decir de Perú hacia arriba. Son dos o tres representantes de cada tnuá, de cada país, que van a dialogar entre las diferentes tnuot y los diferentes países para generar una consciencia social, cuáles son los obstáculos que se están enfrentando y también para poder aprender de otros. Además, van a haber sesiones con profesionales externos que van a ayudarlos a enfrentar estos desafíos.

Estamos haciendo algo similar en el Cono Sur, en Buenos Aires, en el que estamos teniendo a jóvenes de Chile, Uruguay, Paraguay y del interior de Argentina. Van a participar dos representantes de cada tnuot. Por ejemplo, si en Chile hay siete tnuot, estarían participando 14 chilenos. Vamos a tener también una serie de sesiones en Buenos Aires para que vean cómo hacer para fortalecer los lazos que nos unen.

Un punto adicional que quiero agregar, con respecto al Cono Sur en particular, es la nueva formación o la reformación de los consejos de los movimientos juveniles sionistas. Antes, era algo muy activo y popular que en la mayoría de los países existía, pero por algún motivo en las últimas dos décadas fue desapareciendo. Nosotros hicimos grandes esfuerzos para revivir este tema, por ejemplo, en Chile, se creó Derej; el Consejo de Movimientos Sionistas Chilenos, una mesa en la que se reúnen los representantes de todos los movimientos locales para poder sacar adelante actividades juntos, que antes no existía. También estamos reviviendo el tema en Uruguay y Argentina. Y cada uno de estos tres consejos tiene un director, que es un profesional, que viene del mundo de las tnuot y que sabe coordinar con los líderes y llevar adelante este tipo de cooperación inter-tnuot. Ellos en gran medida son los que están coordinando este congreso que estamos realizando en Argentina, obviamente guiados por Sergio Edelstein el titular del Departamento y Liat Jerozolimski la coordinadora de proyectos estratégicos en los países hispanoparlantes, y siempre con la cooperación y apoyo de distintas organizaciones sionistas adicionales. Están involucrados, las organizaciones sionistas (conocidas como las instituciones nacionales, OSM, La Agencia Judía, el Keren Hayesod y KKL), juntos estamos colaborando para llevar adelante este proyecto, liderando en base al ejemplo.

Nuestra esperanza es que se convierta en una tradición y que todos los años se realicen estos congresos en el continente, en el primer semestre del año, porque queremos también en Israel, en el mes de octubre, hacer un gran congreso de los representantes de los consejos de todo el planeta.

Queremos poder generar una mesa de un congreso grande en el que aparezcan los representantes de los consejos de los movimientos juveniles sionistas de todo el planeta y juntos, discutiendo cuáles son los desafíos que se están enfrentando hoy en día, pero sobre todo haciendo el esfuerzo máximo de enfocarnos en lo que nos une, a diferencia de lo que se hacía tradicionalmente, de fijarnos en lo que nos diferencia.


Ariel Goldgewicht

Por ejemplo, el trabajo de voluntariado que se realizamos en los países limítrofes con Ucrania en las últimas semanas es una muestra de lo que se pudo compartir entre todas tnuot. Para eso pusimos una condición, no permitimos que ninguna tnua viaje sola. Nosotros estuvimos dispuestos a presupuestar y ayudar con la condición de que fuera más de una tnua, porque nuestra filosofía es que tenemos que empujarlos a trabajar en conjunto.

Hay muchas resistencias, muchas más de las que se pueden imaginar. También en las máximas autoridades en Israel y de los chicos en los países, que están acostumbrados a ver a otras tnuat como rivales. No tenemos ningún problema en que se sientan identificados con su tnua y crean de todo corazón que la filosofía de su tnua tiene mayor mérito que filosofías alternativas. Pero el desafío clave es comenzar a apoyarnos y trabajar en conjunto, porque si no, no vamos a poder sobrevivir a este obstáculo ni al que sigue.

Estamos buscando consolidar la importancia del funcionamiento de los diversos consejos en cada país. Queremos generar capacitaciones de pensamientos y diálogo a nivel de liderazgos tnuatí, para que puedan aprender de las experiencias de cada uno. También queremos aprovechar esta oportunidad para realizar un diagnóstico real y actual, para fortalecer de manera paralela y mutua a todos los movimientos.

Lamentablemente hay algunas organizaciones dentro del mundo sionista que se dedican a trabajar de manera sectorial, es decir, que apoyan únicamente a las personas que pertenecen a su partido o a su corriente religiosa. Pero nosotros vemos a todos los chicos por igual, no importa el color de la kipá que tenga sobre la cabeza, y no importa si no tiene kipá. Nosotros vemos a todos los jóvenes judíos sionistas de la diáspora por igual y queremos apoyarlos a todos de manera paralela y mutua. Por supuesto, queremos generar dudas y cuestionamientos profundos, pero queremos crear un medio para conocer y crecer, no solo en cantidades de miembros, sino aprovechar la realidad actual para alcanzar nuevos horizontes.

En tiempos de crisis, verdaderos lideres brillan. Queremos consolidar la importancia del valor del consejo en cada país, queremos pensar qué funciones pueden llegar a ocupar en las mesas en cada país y sus comunidades. Queremos que nos conozcan y sepan cómo pueden presentar iniciativas al departamento de Sergio Edelstein para poder llevar adelante sus sueños. Estamos convencidos de que las soluciones para los obstáculos más grandes a los que nos enfrentamos ya existen. Están en la cabeza creativa de un madrij o madrija en Suecia o en Australia o en cualquier otro pais. El problema es que para traer esas ideas creativas de la teoría en su tnua a la práctica en que puedan combatir contra los obstáculos, hace falta un mediados como la Organización Sionista Mundial para que pueda tomar esa iniciativa, ponerla en práctica y hacerla mundial.

Queremos con estos congresos y con el contacto que tenemos con ellos que entiendan que ellos tienen el poder de llevar adelante sus propias ideas. Yo no estoy acá para decidir por ellos ni para decirles qué tienen que hacer, sino escucharlos a ellos, entenderlos y con las herramientas que tenemos aquí, poder llevar adelante sus proyectos. Queremos demostrar que la juventud realmente es pionera y puede hacer grandes cosas. Nosotros los queremos apoyar, y unidos lo vamos a lograr.

* Director ejecutivo del Departamento de Noar Jalutz y Dor Hemshej (Juventud Pionera y Futuras Generaciones).

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat