Inicio Organización Sionista Mundial Mensaje del líder de la Organización Sionista Mundial, Yaakov Hagoel

Mensaje del líder de la Organización Sionista Mundial, Yaakov Hagoel

Por Iton Gadol
0 Comentario

Queridos amigos,

En 1897, un pueblo disperso se reunió en lo que parecía casi surrealista. Por primera vez en casi 2000 años, representantes judíos de decenas de comunidades de todo el mundo se reunieron para discutir el regreso a su tierra natal.

Allí en Basilea, Suiza, comenzaron a discutir cómo convertir un viejo sueño en una realidad alcanzable, allanando un camino de esperanza desde la desesperación, imaginando la renovación desde donde una vez hubo destrucción y buscando la unidad desde los fragmentos de la separación.

En ese evento pionero, por primera vez en la historia, nuestros libros de oración llenos de versos de anhelo por un regreso a Sión y Jerusalem vieron un rayo de esperanza en los primeros pasos hacia el cumplimiento del sueño.
Theodor Herzl, el Visionario del Estado y los otros líderes tempranos vieron el sionismo como el cumplimiento del derecho natural e histórico de nuestro pueblo e inculcó en los delegados del Congreso Sionista un sentido de unidad.

La Organización Sionista Mundial es la organización que provocó el renacimiento del Estado de Israel. Sirve como el gobierno del pueblo judío, que reúne y une bajo sus alas diversas opiniones, puntos de vista, denominaciones y desafíos que enfrenta el pueblo judío, tanto en la Diáspora como en Israel.

Cuando Menachem Begin fue elegido primer ministro en 1977, se le preguntó con qué estilo dirigiría el gobierno. Él respondió, «en un buen estilo judío».

Inspirado por este gran líder, me esfuerzo por administrar esta importante organización con un buen estilo judío, sionista y ético, trabajando junto con los miembros del Ejecutivo sionista en Israel y en la Diáspora.

Hoy asumo el importante papel de liderar el movimiento sionista. Hago esto por humilde reverencia y la realización de los valores eternos de nuestro pueblo: valores de libertad, respeto mutuo, identidad y tradición.

Mis queridos amigos, miembros de la organización, representantes de las comunidades judías, los de diferentes denominaciones con diferentes puntos de vista, todos compartimos un objetivo con una visión reservada exclusivamente para nuestro pueblo.

Nuestra nación tiene miles de años, un pueblo que llevó con orgullo sobre sus hombros el eterno Libro de los Libros que lo ha impartido al mundo.
Somos un pueblo que ha pasado por penurias, persecuciones, humillaciones y asesinatos. Somos una nación cuya patria nos fue arrebatada, no una sino dos veces, pero nunca abandonó el sueño de volver a ella.

Somos una nación que ha revivido su idioma y conservado su cultura.
Somos las personas más perseguidas en la historia de la raza humana.
Sin embargo, somos una nación que surgió de las cenizas de la opresión y el exilio, un pueblo que se despojó de sus cadenas y regresó a la Tierra de Israel, su patria histórica.

Entre todas las diferencias de nuestra gente, reconocemos nuestros desafíos comunes. Algunos de nosotros vivimos en la Diáspora, pero todos vemos la Tierra de Israel como el hogar de cada judío. Estamos unidos para enfrentar los innumerables desafíos que enfrenta nuestro pueblo.

Nuestros valores compartidos incluyen el fortalecimiento de la identidad judía y sionista, la lucha contra el antisemitismo y los movimientos de boicot, la educación, la importancia de asentar la tierra, el fortalecimiento de la centralidad de Jerusalem como nuestra capital eterna e histórica, la aliá (inmigración) a Israel, la tradición y el hebreo, lenguaje que nos ha acompañado durante generaciones.
A lo largo de los años, las Instituciones Nacionales han redimido tierras, recaudado fondos y donaciones, luchado por nuestro derecho a existir y a inmigrar y asentar la tierra.

Hoy, llevando nuestra herencia eterna desde los días del monte Sinaí, desde el monte Sinaí hasta los profetas bíblicos y los padres del sionismo moderno, continuamos con nuestra obligación de trabajar por el pueblo de Israel y la Tierra de Israel.

Me gustaría agradecer ante todo al Creador del mundo y pedirle su fuerza y guía en los diversos desafíos que aún tenemos por delante. Y a ustedes, queridos activistas sionistas de Israel y la Diáspora, y a todos aquellos entre quienes la chispa de la esperanza y la visión del sionismo laten en sus corazones, les agradezco.

Espero que trabajemos juntos para el cumplimiento continuo de nuestra visión.

«He aquí, un pueblo se levanta como leona, y se yergue como león «. Números 23:24

«Convirtió un trapo en una bandera, y una turba miserable en un pueblo, reunido erguido alrededor de esa bandera». Theodor Herzl, 1901

Con el amor del pueblo de Israel y la Tierra de Israel,

Sinceramente,

Yaakov Hagoel
Chairman del Ejecutivo Sionista

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat