Inicio COMUNIDAD EN ACCION La Universidad de Haifa comprobó la autenticidad de misteriosos artefactos precolombinos

La Universidad de Haifa comprobó la autenticidad de misteriosos artefactos precolombinos

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- Nuevos hallazgos sobre el secreto de una colección de objetos de arte misteriosos de Puerto Rico, que supuestamente fueron confeccionados por miembros de las Diez Tribus Perdidas, fueron encontrados por la Dra. Iris Groman-Yaroslavsky en su laboratorio de la Universidad de Haifa.

Los hallazgos confirmaron que los objetos fueron tallados en el siglo XVI, y no son una falsificación moderna, y también descubrió evidencia que muestra que algunos de los objetos estaban recubiertos de oro y pintura roja. «Esta es definitivamente una de las historias más extrañas y fascinantes en las que he participado», confesó el Dr. Groman-Yaroslavsky. “Hasta la fecha, no hemos encontrado ningún objeto de arte en piedra tallada similar en esta región de América, y es por eso que muchos investigadores asumieron que deben ser falsos. Sin embargo, las pruebas microscópicas que realizamos muestran sin lugar a dudas que las piedras fueron talladas hace unos 600 años».

La historia de estos objetos de arte, conocida como la Biblioteca de Agüeybaná, suena como la trama de una película de Indiana Jones. En el siglo XIX, un monje puertorriqueño con el nombre de José María Nazario presentó una colección de unas 800 estatuillas de piedra tallada, algunas de las cuales tenían una forma claramente humana, mientras que otras parecían artículos artísticos o rituales. El problema es que nunca se han encontrado estatuillas u objetos de arte similares de esta región de América, y no hay evidencia de ningún sistema de escritura en las otras culturas precolombinas de la región. Las marcas no se parecen en nada a los sistemas de escritura desarrollados por los aztecas o mayas. La historia contada por el propio monje Nazario no es menos extraña: una anciana cercana a la muerte lo invitó a su cabaña en las montañas, y allí le contó sobre un tesoro que su familia había estado guardando durante siglos que había pertenecido a los antiguos habitantes de la zona. Ella le dio instrucciones detalladas sobre dónde estaba enterrado el tesoro. Nazario siguió sus instrucciones y se adentró en las montañas, llegando a un pozo cubierto por una piedra grande, tal como la mujer le había dicho. Cuando quitó la piedra, encontró cientos de estatuillas. Como hombre religioso, su explicación fue que estos eran objetos de arte hechos por miembros de las Diez Tribus Perdidas, que deben haber llegado a Puerto Rico después de viajar por Siberia.

A lo largo de los años que siguieron, diferentes investigadores hicieron varias sugerencias sobre las piedras y los grabados que llevan. Algunos sugirieron que, si bien algunas de las piedras son auténticas, otras fueron forjadas por la población local en el siglo XIX cuando vieron el gran interés que habían creado las estatuillas. Otros estudiosos afirmaron que todas las estatuillas están falsificadas, y probablemente fueron hechas por el mismo Nazario o por otros. Tampoco hubo acuerdo con respecto a los grabados: algunos expertos afirmaron que el sistema de escritura era similar al sumerio, otros sentían que estaba más cerca de los fenicios, etc.

La ausencia de hallazgos similares hace que sea particularmente difícil probar o refutar la autenticidad de las estatuillas y, como resultado, los investigadores gradualmente perdieron interés en la colección. En 2001, sin embargo, un estudiante de investigación llamado Reniel Rodríguez Ramos vio las piedras durante un viaje de estudios y quedó encantado. Completó su doctorado en culturas precolombinas y volvió a investigar las piedras. «Decidí estudiar las piedras desde cero, sin ninguna suposición sobre si son reales o falsas, y dejar que los resultados hablen», explicó. Rodríguez observó que incluso a primera vista estaba claro que las piedras tenían varios siglos de antigüedad. Muchos de ellos mostraron cambios en el color en un solo lado, lo que demuestra que un lado había sido enterrado en el suelo, mientras que el otro estaba expuesto al aire y la luz solar, lo que provocó que su color cambiara. Pero todavía se podría sugerir que, si bien las piedras en sí mismas eran antiguas, los grabados y las tallas solo se agregaron en el siglo XIX.

Después de una larga búsqueda, Rodríguez llegó al Laboratorio de análisis de Groman-Yaroslavsky en la Universidad de Haifa. El inusual laboratorio se especializa en exámenes microscópicos que revelan cómo se fabricaron varios objetos, qué herramientas se usaron, si las técnicas y herramientas son antiguas, etc. Las pruebas microscópicas realizadas por Groman-Yaroslavsky demostraron inequívocamente que las piedras fueron talladas en la antigüedad.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat