Inicio COMUNIDAD EN ACCION Keren LeYedidut. «Los números de la aliá se han disparado en América Latina y hemos tenido que aumentar nuestro personal»

Keren LeYedidut. «Los números de la aliá se han disparado en América Latina y hemos tenido que aumentar nuestro personal»

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Iton Gadol.- La pandemia del coronavirus, que lleva casi un año causando preocupación en todo el mundo, ha impactado particularmente a la aliá. En una entrevista con Iton Gadol, Nadin Hakas, representante del Keren LeYedidut en Uruguay y responsable de gran parte de América Latina, reveló cómo se reorganizó la institución para afrontar este período en el que el trabajo, tanto por el incremento en la cantidad de solicitudes como por el tiempo que insume reunir la documentación con muchas oficinas trabajando de manera remota. Además, habló sobre el rol que están desempeñando los representantes de la organización para asistir a los que deciden mudarse a Israel, tanto en lo económico como en lo logístico y emocional.

«A las complicaciones generales que se viven en cada país para conseguir los documentos necesarios con oficinas que muchas veces están cerradas, tanto de los propios gobiernos como los consulados o embajadas», explica Hakas, quien asegura que han debido incrementar su personal para poder hacer frente a la gran cantidad de solicitudes de aliá en tiempos donde los trámites llevan más tiempo que antes de la pandemia.

Según aseguró, la aliá facilitada por el Keren LeYedidut se ha incrementado en un 50 por ciento en 2020 respecto al año anterior. «Además del aumento absoluto en número de olim, el tiempo, el trabajo y el dinero que nos insume poder lograr que cada olé llegue a Israel, nos implica tres veces más trabajo que en tiempos normales», sostuvo. «Han sido meses en los que hemos estado trabajando muchísimo. Hemos tenido que aumentar nuestro personal dedicado a América Latina porque los números se han disparado y la cantidad de horas que debemos dedicar a la aliá se ha multiplicado, no solo por los temas logísticos, que son muy complicados, sino también porque la gente necesita más contención», agregó.

A continuación, los tramos más interesantes de la entrevista de Nadin Hakas con Iton Gadol:

IG- ¿Puede darnos un pantallazo sobre cómo está viendo en general la aliá durante la pandemia?

La aliá con pandemia se ha complicado mucho. A las complicaciones generales que se viven en cada país para conseguir los documentos necesarios con oficinas que muchas veces están cerradas, tanto de los propios gobiernos como los consulados o embajadas. Todo se ha complicado, también en Israel los trámites demoran más de lo normal. Han aumentado por un lado las solicitudes de aliá, pero por otro lado se han demorado los trámites y los vuelos, que a veces se cancelan, o cambian sus condiciones. Permanentemente hay que decir a los olim que las condiciones cambiaron, que tienen que hacer cuarentena cuando llegan de diez días y no de dos semanas como era antes, o si tienen que hisoparse, o cambios que tienen que hacer en los vuelos dependiendo dónde hacen escala si es en Europa, porque según el país a veces no permiten hacer escalas, o a veces no hay vuelos directos y más de una escala en Europa no se puede hacer. Es todo muy complicado, y paralelamente, para las familias en sí la situación particular se ha complicado aún más, en su mayoría por temas económicos, ya que en muchos casos sus ingresos han disminuido o han desaparecido completamente.

IG- ¿Cómo fue la aliá en vuestra organización?

La aliá en nuestra organización se incrementó en un 50 por ciento en 2020 respecto a 2019 a pesar de todas las dificultades mencionadas. Además del aumento absoluto en número de olim, el tiempo, el trabajo y el dinero que nos insume poder lograr que cada olé llegue a Israel nos implica tres veces más trabajo que en tiempos normales. Han sido meses en los que la gente del Keren hemos estado trabajando muchísimo, e incluso hemos tenido que aumentar nuestro personal dedicado a América Latina porque los números se han disparado y la cantidad de horas que debemos dedicar a la aliá se ha multiplicado, no solo por los temas logísticos, que como ya dije son muy complicados, sino también porque la gente necesita más contención. Hay muchos casos de familias en una situación muy complicada, de frustración, de depresión o de desesperación. A veces más que el tema económico lo que necesitan es hablar y descargarse con alguien. A veces, prestar un oído es importante además de dar respuestas sobre lo que va a pasar a futuro. Tratamos de darle a cada olé y a cada familia lo que necesita, desde el punto de vista económico pero también desde la contención, la información y el apoyo.

Nadin Hakas.

IG- ¿Cómo está desarrollándose la aliá del Keren Leyedidut en América Latina?

El Keren se ha reorganizado para adecuarse a la situación actual del mundo por la pandemia y a las nuevas exigencias de la aliá. Tenemos actualmente tres oficinas funcionando. Una en Argentina, que tiene dos personas, una para Buenos Aires y otra para el interior; otra en Brasil, que tiene también dos personas, una en San Pablo y otra en Río de Janeiro; y estoy yo en Uruguay, que me ocupo de América Latina desde México hasta Chile y de los latinos que anden por el resto del mundo. He tenido olim desde Estados Unidos, desde Italia, desde Polonia, desde España. Tratamos de ver las circunstancias en cada país y ver qué manera es la más adecuada para ayudar a esos olim. Cuando llegan a Israel, nuestro equipo de allá, que ahora son tres personas, los reciben y se ocupan de apoyarlos en sus primeros seis meses en el país. Es muy importante el trabajo que se hace en la previa, durante y después de la aliá para que tengan una mejor inserción en Israel y para que su aliá sea exitosa, que en definitiva es lo que buscamos.

IG- ¿Quiénes están haciendo aliá mayoritariamente en estos tiempos?

Lo que estamos viendo en esta época es que hay mucha más dispersión de perfiles en cuanto a la aliá y en cuanto a los países. Hay países como México o Panamá que no tenían habitualmente mucha aliá y que ahora ven multiplicada la cantidad de olim, no solo por temas económicos, sino por una percepción en cuanto al futuro, por temas internos de esos países. Es muchas veces por un deseo de empezar de vuelta en Israel. Por su propio futuro y, principalmente, por el futuro de sus hijos. En México estamos viendo mucha aliá de familias con hijos y de gente joven. En otros lugares, como Panamá y Colombia, tenemos una aliá local muy fuerte pero también tenemos muchos refugiados venezolanos, que están por toda América Latina, pero que escapan a esos países por ser limítrofes y desde allí buscan irse a Israel. Son familias que están en situación de emergencia y muy complicadas desde todo punto de vista para conseguir sus documentos y sostenerlos económicamente en el proceso hasta que logran completar su proceso de aliá, que puede demorar hasta dos o tres años hasta llegar a Israel.

IG- ¿Cómo está funcionando el Keren en Israel con la recepción de los olim?

La llegada a Israel está cerrada en estos momentos para toda persona que no sea ciudadano o olé con visa de aliá. Nosotros ayudamos no solamente a los olim que completaron su proceso sino que también le damos una segunda oportunidad a las personas que hicieron aliá antes o nacieron en Israel y estuvieron fuera del país por más de 10 años y quieren volver. La recepción en Israel va a depender del status de los que llegan, si son «olim jadashim» o «toshá jozer». En todos los casos deben hacer una cuarentena, que puede ser en hotel o en su apartamento particular si tienen alquilado y lo pueden hacer ahí sin presencia de otras personas. Entonces lo que hace el Keren es mientras están haciendo la cuarentena esta en contacto con los olim permanentemente a través de Zoom, explicándoles lo que van a tener que hacer cuando termine la cuarentena que implica muchas cosas. En todos los casos tienen que abrir una cuenta bancaria, anotarse en la «kupat jolim» para los olim, o en el caso de los toshavim jozrim presentarse en el Ministerio del Interior y en el bituaj leumí para hacer unos tramites… En fin, toda una serie de cosas en las que allá los asesoran y les explican lo que tienen que hacer. Hay gente que quizás estando en cuarentena se les acababan algunas cosas y no podían salir a comprarlas, y no manejan todavía bien el idioma ni saben cómo pedirlas por internet, entonces ha tocado que mis compañeros en Israel tengan que ir a hacer de delivery. Según lo que necesita la gente, nuestro equipo de alla que tiene mucha empatía con los olim los trata de ayudar en lo que pueden. Después cuando termina la cuarentena los van a visitar, les llevan los cheques con la ayuda, si se sienten mal y tienen miedo de tener coronavirus se ocupan de que los vayan a ver los médicos. Los tratan de ayudar en lo que sea que se necesita, ahi esta nuestro equipo para ayudarlos, para que los olim que van por el Keren Leyedidut se sientan acompañados y puedan pasar el proceso de la mejor manera posible.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat