Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: Soplan vientos de cambio en la calle árabe

Hatzad Hasheni: Soplan vientos de cambio en la calle árabe

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Prof. Eyal Zisser (Israel Hayom)

El sorprendente anuncio del presidente del partido Lista Árabe, Ayman Odeh, que estaría dispuesto a unirse, o al menos apoyar, a un gobierno de centroizquierda, envió sus ondas de choque a través del sistema político israelí. Simplemente, el líder árabe israelí se está alineando con una tendencia creciente.

Los partidos sionistas fueron prontamente rápidos en descartar la noción de cooperación con Odeh y su facción antisionista. Sin embargo, fue más notable que algunos de los colegas árabes de Odeh, miembros del partido Balad, por ejemplo, rechazaron apresuradamente su comentario, incluso los calificaron de “desafortunados”.

Las palabras de Odeh, sin embargo, no estaban destinadas a los políticos sionistas, incluso a aquellos que podrían necesitarlo después de las elecciones; ni estaban destinadas a sus colegas legisladores árabes, con quienes realmente no quiere presentarse en una plataforma conjunta. No hace falta decir que sus palabras no estaban destinadas al público judío en Israel, que dejó de intentar cortejar desde hace mucho tiempo y que ha enajenado repetidamente y lamentablemente a través de declaraciones y acciones anteriores.

Las palabras de Odeh estaban dirigidas a los votantes árabes que necesita para convertirse en una fuerza política importante en la próxima Knesset. Muchos de estos votantes abandonaron a Odeh y sus colegas durante las últimas elecciones y, según una encuesta de Israel Hayom publicada el martes, todavía son reacios a brindarle su apoyo. Un contundente 55% de los que tradicionalmente votan por los partidos árabes dijeron que definitivamente NO tienen la intención de votar en las próximas elecciones; mientras que solo el 37% de los árabes israelíes en general, musulmanes y cristianos, dijeron que planean emitir un voto para cualquier partido. Estos son los números más bajos en relación con otros partidos y sectores en Israel.

Los votantes árabes no están ocultando su ira y descontento con los políticos árabes en Israel, debido a su conducta personal y política, sino también a la agenda que han tratado de impulsar. Indudablemente, Odeh sabe de qué manera están soplando los vientos dentro del público árabe, y su voluntad declarada de unirse o apoyar a un futuro gobierno israelí aparentemente tenía la intención de atenuar la animosidad de sus electores.

Es importante entender que los votantes árabes en Israel, particularmente la generación más joven, quieren integrarse y participar en la sociedad israelí. Aunque a menudo critican o plantean demandas que el público judío ve como extremas, los israelíes árabes eligieron el camino de conexión e integración sobre la separación y la alienación. Prefieren una agenda civil que aborde el bienestar, la educación, el empleo y más, sobre la agenda actual adoptada por los políticos árabes centrada casi por completo en la cuestión del conflicto israelí-palestino.

La caída en las tasas de participación electoral en la comunidad árabe se percibe erróneamente como un síntoma de desafección. No significa una retirada del estado, sino de la vieja política de los partidos árabes y sus representantes en la Knesset, que ignoran los intereses de los ciudadanos árabes israelíes regulares. Lamentablemente, los partidos sionistas han renunciado a los votantes árabes, abandonando el campo de juego a los mismos partidos árabes que defienden el antiguo grito de protesta bolchevique: cuanto peor es para los ciudadanos árabes israelíes, mejor para los partidos árabes.

Los políticos árabes solían obtener el apoyo de la calle árabe, pero nada dura para siempre. Ahora parece que los votantes árabes quieren que sus representantes trabajen hacia la integración social en lugar de la oposición, de ahí su disminución del apoyo a los partidos árabes tradicionales, líderes y consignas del pasado.

Esta tendencia se hizo evidente en la década anterior cuando los líderes locales que promocionaban agendas cívicas derrotaron a los políticos de los partidos árabes en las elecciones municipales en el sector árabe. En 2013 en Nazareth, por ejemplo, la ciudad árabe más grande de Israel, Ali Salem derrotó al actual alcalde Ramez Jarasi del partido Hadash y al representante del partido Balad, ex diputada Hanin Zoabi. Salem ganó nuevamente por un amplio margen en 2018.

Ayman Odeh sabe todo esto y, como cualquier animal político, quiere sobrevivir políticamente. Siente el estado de ánimo en la calle árabe y quiere alinearse con su circunscripción. Este es un desarrollo positivo en sí mismo, pero es probable que solo la próxima generación de políticos árabes en Israel marque el comienzo de un cambio real. Y si buscan la integración y la asociación, solo podemos esperar que SI encuentren socios entre los partidos sionistas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat